10 Últimos

viernes, 12 de mayo de 2017

Cuando las tripas se arrugan… por @sajidb47


Por Saúl Jiménez Beiza


“No pueden haber placeres”, así dice estrofa de una poesía llanera y se refiere a una familia que la mujer no le cocina a su esposo y este se queja en una forma muy dicharachera y que hoy lo utilizo para referirme a lo oído en las conversaciones que tuve con algunos pobladores del pueblo de Bariquí, municipio del estado Falcón. Bariquí tiene una población de aproximadamente 400 familias y en tiempos atrás el 90% era militante acérrimo del chavismo y en esta visita pregunto y me señalan que el gobierno nacional a hecho cosas buenas pero que el hambre los está matando, que parecen unos muertos andantes de lo flaco que están.

Ellos señalan que ahora no consiguen comida como antes pero que además la que consiguen es con unos precios exorbitantes, Pedro dice: “Llevo tres mochilas de billetes de 20 para ir al mercado y cuando compro me devuelven dos bolsitas de 4 kg, eso es lo que vale mi dinero”.

En el municipio hay una fábrica de cemento, Cemento Caribe que nacionalizó Carlos Andrés Pérez en su época y las bolsas para embasar el cemento se lo fabricaban en Morón en Venepal, luego este gobierno la expropió, ahora las 2 fábricas son administradas por el gobierno nacional, producen cemento pero no tienen las bolsas de papel para empacarlos, el cemento está regulado a dos mil bolívares, pero cuando se logra conseguir se debe pagar 12 y 15 Bs por una paca y ¿quién construye con esos precios? por lo tanto los albañiles del municipio están parados, es una tristeza para ellos ver como producen el cemento en sus narices y los sacan en camiones a granel para otros Estados y ellos se quedan mirando lejos, pero igual pasa con la pesca llegan las cavas a cargar y salen para el centro del país y para comerse un pescado deben pagarlo bien caro.

También en el municipio hay criadores de ganado con capacidad para la producción lechera y cárnica y antiguamente se abastecía de dichos productos, hoy en día las fincas están en emergencia porque no consiguen los insumos y medicinas necesarios para su producción que anteriormente lo adquirían por la vía de AGROISLEÑA, ahora la empresa AGROPATRIA es del gobierno se quedaron sin sus insumos.


En la zona funcionaban 2 camaroneras que empleaban alrededor de 300 personas c/u una de esas camaroneras en sus 32 piscinas producía alrededor de 1400 toneladas para la exportación, hace 8 años el gobierno decidió expropiarlas y entregársela a los trabajadores con una administración centralizada, resultados incrementaron los puestos de trabajo a 700 personas, bajaron la producción hasta su mínimo expresión cuando se acabaron los camarones y larvas que estaban en producción, los administradores se robaron plantas, bombas y todo lo que consiguieron a su paso. Como vemos este es un municipio que pudiera ser ejemplo de desarrollo sustentable, generando riqueza y estabilidad para sus habitantes, donde tienen todos los recursos necesarios para una alimentación sana, lamentablemente carece de lo más importante, un estado promotor que propicie el emprendimiento, que respete la propiedad privada y genere seguridad jurídica y policial donde se puede minimizar el delito y propiciar la educación en función de sus propias necesidades.

Para la población, mayoritariamente chavista, la situación de su municipio y del país es una incertidumbre porque ellos en el 98 decidieron apoyar a Chávez por el ofrecimiento de redención social, la plena seguridad y las probabilidades de su desarrollo, ahora cuando andan con su hambre a cuesta ellos dicen que tampoco oyen del otro lado ninguna propuesta que les permita visualizar un futuro promisorio, de desarrollo, que les permita salir de esta crisis social, económica y política y de allí que no se atreven a dar el paso de desprenderse del chavismo por aquello de “más vale malo conocido que bueno por conocer”.

12-05-17