10 Últimos

viernes, 12 de mayo de 2017

Entre tumbos, golpes y fraudes por @garciasim


Por Simón García


Maduro quiere sustituir la Asamblea Nacional Constituyente por una Comunal. Las diferencias entre ambas saltan a la vista mientras más tratan de ocultarlas. Con sus tumbos atolondrados la revolución no se está tragando a sus hijos, son estos quienes se están engullendo al Comandante con todo y Constitución de 1999.

Le pasaron tipe al principio “el pueblo de Venezuela es el depositario del poder constituyente originario” y en vez de pueblo ponen a Maduro. Pretenden abolir el mandato constitucional del derecho al sufragio el cual no “….se ejercerá mediante votaciones libres, universales, directas y secretas”.

Para adelantar su operación, Maduro tiene que llevarse por delante la Constitución y hacer que otros incurran en delitos. Pero hay una ciudadanía que la está defendiendo y si la FAN quiere una Asamblea Constituyente que lea el texto constitucional y vele por su cumplimiento.

La jugada de Maduro es inviable porque es para no hacer elecciones de Gobernadores, de Alcaldes y de Presidente de la República, cambiar el ordenamiento jurídico y la estructura democrática del Estado social de justicia y Derecho. Su fin es redactar una carta magna para constitucionalizar una dictadura.

El golpe de Maduro está creando perturbaciones en su propio campo. No sólo es el comportamiento ejemplar de la Fiscal General de la República optando por acatar la CN. Es también la opinión del Dip. Eustoquio Contreras, la de Rodríguez Torres e incluso la de la exmagistrada Rondón de Sansó para citar casos que no son homologables. Vendrán otros desacuerdos.


Maduro se propone terminar de arruinar al país. Desde el PSUV deben contribuir a pararlo. Es un asunto de Estado romper el control opresivo que ejerce la cúpula sobre el partido y las instituciones de poder distorsionadas para brindar impunidad y perpetuación ilegal en el gobierno.

La ruptura de Maduro con la Constitución es cada vez más irreversible. Pero sus seguidores, que conservan ideales y reservas democráticas, no están obligados a enterrarse con él. Pueden ser fieles a la Constitución y evitar que la lucha por la libertad sea abonada con sangre de venezolanos.

Es la hora de que la MUD trabaje por un gran entendimiento plural que integre a todos los factores que son necesarios para rehacer y renovar lo que hemos perdido. Es momento para reposicionar la vigencia de la CN y luchar por un clima de convivencia. Es preciso diversificar, descentralizar, regionalizar, incorporar nuevos actores, vincular el cambio de régimen al cambio de vida.

No es momento de reclamar tardanzas, porque siempre son bienvenidos los que quieren abrir la vía electoral, pacífica, democrática y constitucional. El pueblo la va a seguir forjando, desde la calle. Y el país de los que sólo han conocido este régimen lo va a lograr, venciendo represiones y otros tropiezos, porque nada es más poderoso que una nación convencida de hacer valer sus derechos sobre una minoría usurpadora.

11-05-17