10 Últimos

jueves, 11 de mayo de 2017

GN y PNB llevan 40 días reprimiendo al pueblo venezolano



MUD 10 de mayo de 2017
@unidadvenezuela

La movilización que convocó la Unidad Democrática para marchar este miércoles hasta la sede principal del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) a fin de mostrar su rechazo ante las violaciones a la Carta Magna que ha realizado el gobierno a través de ese Poder Público, volvió a ser reprimida por todo el arsenal antimotín de las fuerzas de seguridad del Estado que no permitieron que los manifestantes, quienes llevaban la Constitución como único escudo, lograran llegar hasta su destino final en el centro de Caracas.

Mientras la Guardia Nacional (GN) pronunciaba a través de sus parlantes la frase “jóvenes, retrocedan, que viene el día de la madre”, comenzaron disparar bombas lacrimógenas y chorros de presión de agua desde sus ballenas a los ciudadanos que marchaban pacíficamente por la autopista Francisco Fajardo, obligándolos a replegarse hasta Las Mercedes, Chuao y El Rosal, donde continuaron emboscando y accionando todo su arsenal hacia los manifestantes.

Durante un balance que ofreció el diputado Miguel Pizarro desde su cuenta Periscope, detalló que la manifestación resistió por varias horas en la Fajardo, pero se dispersó en varios grupos distribuidos en Chacao, Las Mercedes y Altamira debido a la contención de los cuerpos de seguridad pública.

Desde Altamira, instó a los ciudadanos a no cansarse porque la violencia del gobierno tiene como único fin que abandonen las acciones de calles. “Aquí no se puede cansar el que tiene un familiar en el exterior y quiere que vuelva, aquél que ha perdido a un ser querido producto de la inseguridad o el que sabe que merecemos un futuro diferente. La estrategia es clara: la gota contra la piedra hasta que esta se rompa”, dijo.

Por su parte, el parlamentario José Manuel Olivares confirmó a través de su cuenta de Twitter que un joven manifestante llamado Miguel Castillo (27A) falleció tras recibir un impacto de “plomo” en el tórax izquierdo durante represión en Las Mercedes. “Otro asesinado por la Guardia Nacional”, aseguró.

Más temprano,  funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana reprimieron con gas pimienta y bombas lacrimógenas a  las personas que se concentraban en la avenida Vollmer de San Benardino, donde se llevaron detenido a Sergio Contreras, dirigente del partido político Voluntad Popular y profesor de la Universidad Católica Andrés Bello.

Marcela Máspero, coordinadora nacional de la Unete, narró que los uniformados requisaron y despojaron de sus bolsos a los jóvenes presentes. Después agredieron a los manifestantes restantes con gas pimienta y bombas lacrimógenas.  “Fue una agresión brutal. Nos cobijamos en el centro comercial (Parque Caracas), pero aquí estamos resistiendo, porque hoy la marcha tiene que llegar al TSJ”, apuntó.

PNB  se posicionó contra grupos paramilitares

Dos horas más tarde se presentó otra situación irregular en San Benardino, cuando colectivos armados llegaron hasta ese lugar, donde efectuaron más de 30 detonaciones contra los manifestantes, dirigentes políticos por la Unidad y la PNB.

Ante esta acción, el director de la Policía Nacional Bolivariana y General de Brigada de la Guardia Nacional, Carlos Alfredo Pérez repudió las acciones de los colectivos, pero señaló que los funcionarios presentes no pudieron hacer nada para detenerlos porque ellos están mejor armados que los fuerzas de seguridad y garantizó que capturaran a los mismos.

“Somos unas personas que garantizamos el orden a ustedes. Ninguno de nosotros anda armado. Cuando llegaron los vagabundos esos nosotros fuimos los primeros que nos colocamos delante de ustedes, garantizándoles la vida sin cargar los medios para combatirlos a ellos”, declaró a los medios de comunicación presentes en esa zona.

Por su parte, la diputada Gaby Arellano mientras sostenía en sus manos los cartuchos de balas que accionaron los grupos paramilitares  resaltó que había quedado demostrado de dónde viene la violencia durante las protestas antigubernamentales y quienes son los responsables de disparar directo la cabeza.

No escaparon de la represión

En el resto del país se realizaron movilizaciones en rechazo al gobierno, donde los manifestantes del estado Zulia y Anzoátegui también fueron reprimidos por los cuerpos de seguridad estatales. El diputado de la Asamblea Nacional, Omar González Moreno recibió ocho puntos de sutura por el impacto de una bomba lacrimógena en la cabeza durante contención en la ciudad de Barcelona, en el estado Anzoátegui cuando marchaban hacia la sede regional del Poder Judicial.

“Rechazamos la represión generada por la GNB hacia nuestro pueblo que ha marchado de manera pacífica exigiendo sus derechos”, expresó en su cuenta de Twitter la alcaldesa de Maracaibo, Eveling de Rosales.

MUD
@unidadvenezuela