10 Últimos

miércoles, 3 de mayo de 2017

Lo que quiso decir el Papa y no queremos entender por @centrogumilla


Por Jesús María Aguirre


Según la transcripción de la entrevista en el avión de vuelta de su viaje de Egipto, el Papa dijo:

“Hubo una intervención de la Santa Sede bajo pedido fuerte de los cuatro presidentes que estaban trabajando como facilitadores, y… la cosa no resultó. Y quedó ahí. No resultó porque no… las propuestas no eran aceptadas, o se diluían, o era un “sí, sí” pero “no, no”. Todos conocemos la difícil situación de Venezuela, que es un país al que yo quiero mucho. Y sé que ahora están insistiendo… no sé bien de dónde – creo que de los cuatro presidentes – para relanzar esta facilitación, y están buscando el lugar. Yo creo que tiene que ser con condiciones ya. Condiciones muy claras, ¿no? Parte de la oposición no quiere esto. Porque es curioso, la misma oposición está dividida. Y, por otro lado, parece que los conflictos se agudizan cada vez más. Pero hay algo de movimiento. “Hay algo de movimiento, estuve informado de eso, pero está muy en el aire todavía”. Pero todo lo que se pueda hacer por Venezuela hay que hacerlo. Con las garantías necesarias. Si no, jugamos al “Don Pirulero”, ¿no?, y no va la cosa. Gracias”.


La Agencia cubana de noticias, CUBA DEBATE, tituló su información:

“Papa Francisco responsabiliza a oposición venezolana por fracaso de diálogo político.”


El Papa Francisco opinó que la crisis venezolana se ha agudizado porque sectores de la oposición en el país no acepta el diálogo que ha facilitado la Iglesia Católica con cuatro c.


La reacción de la MUD no se hizo esperar y entre otros dirigentes opositores Henrique Capriles ripostó: “No es verdad, (Francisco) habla como si unos quisieran dialogar y otros no”. De esa forma, Henrique Capriles desacreditó las declaraciones del Sumo Pontífice.

El dirigente opositor venezolano Henrique Capriles rechazó el llamado del papa Francisco de retomar el proceso de diálogo con el Gobierno de Nicolás Maduro, destinado a superar las diferencias en el país suramericano”.

Al día siguiente de este zigzagueo mediático, hablando ante decenas de miles de personas en la Plaza San Pedro durante su discurso semanal, el Papa en sus peticiones del Ángelus dominical pidió que: “se respeten los derechos humanos y se ponga fin a la violencia en Venezuela, donde cerca de 30 personas han muerto en protestas durante el mes de abril” y denunció una  “grave crisis humanitaria, social, política y económica que está agotando a la población” (…) Hago un sentido llamado al Gobierno y a todos los estamentos de la sociedad venezolana para que eviten cualquier otra forma de violencia, que se respeten los derechos humanos y que se busque una solución negociada (…)”.

No es la primera vez que el Gobierno con sus aliados informativos cubanos, incluido algún jesuita afecto al oficialismo, juega con las declaraciones de voceros de Roma (General de los Jesuitas, el Papa, etc.) para tratar de mostrar que la oposición venezolana no atiende a los llamados de diálogo del Papa y que la Conferencia Episcopal Venezolana desobedece al Pontífice. El apoyo otorgado por Francisco al Cardenal Jorge Urosa, después de los ataques de Semana Santa, deja clara su posición.

Para quien quiera leer integralmente la declaración papal de que “las propuestas no eran aceptadas”, la alusión del “sí, sí” pero “no, no” concierne directamente a la patada que Diosdado dio al primer concierto de la agenda de diálogo cuando atacó directamente por intromisión al Secretario de Estado del Vaticano, vocero oficial del Papa. Estos temas conciernen a la fijación de un calendario electoral, al reconocimiento de la Asamblea, a la liberación de presos políticos y a la apertura de una vía de emergencia humanitaria. Pero para todos es sabido que la MUD debe de trabajar en un programa alternativo y compartido, así como en una ruta común de acción para negociar con cierta coherencia. Ya es hora de que la oposición no pise otra vez una concha de mango, quedando ante el mundo como reticente a la vía negociada y díscolo con las directrices del Papa, siendo así que apelaron a su acompañamiento o facilitación. Tal vez cuando el número de muertos alcance cuotas más altas, no haga falta esperar al día de Pentecostés, para que se nos ilumine la mente.

02-05-17