10 Últimos

domingo, 14 de mayo de 2017

Son mentiras. Esa tramoya constituyente no va a funcionar por @ElNacionalWeb


Por Arnaldo Esté


Da nervios mirarlos tan enredados. Con su tradicional ineptitud, no se pusieron de acuerdo en la artimaña, a pesar de haberla querido hacer desde hace tiempo. Desde que jugaban a una de vaqueros empañuelados en la plaza de las Tres Gracias. Se colearon en el tren del eterno, se las arreglaron para desplazar a los extraños al grupo y allí están, encompinchados con unos generales muy vivos, ¡por cierto!

Una dictadura con un  viejo afán de comunitarismo que termina en un repetido corporativismo: organizaciones populares con personas negadas. Empanadas sin carne. Con unos seguidores autobuseados que parecen ser hechos en Corea del Norte. Y que nunca van a funcionar por estar viciada en el clientelismo petrolero.

La crisis general ha seguido creciendo y, con ella, la propia crisis e inseguridad de un gobierno que lanza eso de una constituyente para profundizar la Constitución y llenar sus vacíos. Una serie de burladeros con medidas discordantes.

No es nuevo eso de un galimatías de nombres viejos para ideas huecas. Para explicar esas cosas el supremo se traía unos escribidores de esos itinerantes turistas de las revoluciones. Ahora no sé quién es el genio, pero seguro que tiene problemas de lenguaje. Alguna variedad de dislexia que le impide comunicar con claridad.

Lo muy malo es el costo, el lenguaje de la violencia, ya no solo en hambre, mengua, inseguridad y ruina sino en muertos y heridos. Un costo que, deben saberlo, se le cargará a lo que llaman “costo de salida”.


La oposición, en cambio, ha dejado de ser “opositores”. Se han unido, tomado la calle y acordado en un modo que se resume en cuatro propuestas que van tomando la forma de símbolos: Asamblea Nacional, elecciones, libertad a los presos políticos y comida. Además de eso se enriquece con imaginación e imaginadores de una generación que abona esperanzas. Sin embargo, así, fortalecida, le va a resultar difícil tomar el rumbo hacia la negociación. Hacia una inevitable negociación.

Desde una posición de fuerza tendrá que venir el entendimiento primero, la negociación segundo y el gobierno de coalición tercero. ¿Verdad que suena ácido? A pesar de haberlo escrito muchas veces, a mí mismo me suena feo.

arnaldoeste@gmail.com

13-05-17