viernes, 9 de noviembre de 2012

Consejos Legislativos Regionales como actores del Poder Popular.


Carlos Romero Mendoza 09 de noviembre de 2012

Estas semanas los medios impresos y digitales, así como las redes sociales se han visto inundados de artículos de opinión y de análisis sobre las Comunas y el Poder Popular, ello como consecuencia directa del anuncio que en días pasados hizo el Presidente de apresurar e implantar una nueva forma de organización política-territorial en la base de la organización social llamada: Comunas.

En este sentido no hay que perder de vista el Plan de la Patria 2013-2019 pues allí se plantea concretamente la nueva geometría del poder que se traduce en un diseño basado en ejes de desarrollo territorial, que en teoría agruparán unos 39 mil consejos comunales, los cuales a su vez, según la realidad demográfica, darán origen a 3.000 Comunas. Una nota curiosa: según Prensa Latina en el país existen un total de 44.196 mil Comunas.[1]

Esas Comunas -como sabemos- se alimentarán o se constituirán con las competencias, bienes, servicios y recursos que le transfieran los estados y municipios según las normas establecidas en el Decreto de gestión comunitaria de servicios, bienes y otros, publicado el pasado mes de junio del 2012 y que es el producto o resultado directo del objetivo 2.3.2 del Plan de la Patria 2013-2019.

La página web Prensa Latina[2] registra una nota de prensa fechada el 31 de octubre de 2012, que señala que los Consejos Legislativos Regionales, una vez legitimados el 16 de diciembre de 2012, deberán adecuar las leyes nacionales a la realidad regional y además a través de la actividad legislativa estadal impulsar la transferencia de recursos, bienes, servicios y competencias al Poder Popular.  Por lo tanto es evidente que los Consejos Legislativos Regionales serán –según el resultado electoral-  detonantes importantes para la activación del diseño Comunal y para el debilitamiento del Poder Municipal.  

Importante es recordar que el Consejo Legislativo Regional es el órgano legislativo estadal y por lo tanto es la instancia que tiene competencia para dictar leyes estadales a través de las cuales se organicen los municipios, las entidades locales y la división político territorial del estado (Art. 164 de la Constitución). 

El 16 de diciembre se estará decidiendo además del gobernador, al grupo de personas que con la legitimidad de una elección, tendrán en sus manos la capacidad de modificar la división política del Municipio, así como de desarrollar normas para organizar las Comunas como entidades locales dentro del territorio del Municipio.  Empieza a tener mucho más sentido el tema del voto entubado y a preocupar aún más la muy silenciosa, casi inexistente campaña de los candidatos a diputados regionales de la Unidad o de la oposición.

Debemos recordar que las Comunas son entidades locales “especiales” a partir del año 2010 cuando se reforma la Ley Orgánica del Poder Público Municipal, lo que la lleva a tener un mismo “estatus” –si se puede usar la expresión-  de las inutilizadas y olvidadas parroquias.   

Sorprende que siendo la estrategia del gobierno la transformación de la sociedad desde abajo hacia arriba, independientemente de su viabilidad práctica, el Municipio y la legitimación de sus autoridades no tenga en este proceso la importancia estratégica que debería tener.   Creo que la Unidad diseño su estrategia política con una visión centralizada, respondiendo al presidencialismo exacerbado que hoy padecemos y olvidando que el espíritu de Unidad debió haber arropado disciplinadamente también a las elecciones locales.    Por cierto a 5 meses de la elección municipal, aún no se ha dado la convocatoria oficial del CNE a ese proceso local.

La elección municipal y los referendos aprobatorios de las Cartas Comunales -requisito para crear las Comunas-, se convierten en dos espacios cívicos y políticos de vital importancia, y decisivos, para que a través de la participación ciudadana se pueda contener la transformación del Estado y el desconocimiento de la Constitución Nacional en cuanto al diseño del Estado Venezolano.

El tema de la constitución de las Comunas es aún más complejo que el proceso traumático y excesivamente discrecional de activación y registro de los Consejos Comunales, en Buenos Aires, Argentina, ha tomado 6 años poder elegir las primeras autoridades comunales, y hoy a 7 años de su creación, diputados provinciales y ciudadanos se reúnen en mesas para analizar las razones por las cuales éstas nos han logrado cumplir con su misión de ser actores de la descentralización.

El tiempo se agotó, no se puede seguir subestimando las Comunas, su objetivo no es que funcionen para el beneficio de la comunidad, sino que por el contrario su objetivo es la creación de un Estado clientelar que aproveche ese vínculo para lograr un mayor control sobre la sociedad. La conciencia ciudadana, la valoración de nuestros derechos como ciudadanos y la organización local son claves en esta batalla que se inicia con las elecciones del 16 de diciembre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Para comentar usted debe colocar una dirección de correo electrónico