10 Últimos

viernes, 5 de mayo de 2017

De mi patria no me voy… por @DiarioTalCual


Por Rafael Viloria


Por los tiempos en que el poder despótico de Cipriano castro y Juan Vicente Gómez, Eran dueños de Venezuela. Por las tierras Tachirenses: El entonces Presidente del Estado Táchira, celestino Castro, confrontaba serios problemas, con la presencia de un padre llamado Gabriel Gómez.

El padre en cuestión era de condición política contraria de clan de los Castro y los Gómez: situaciones que le cansaba encarcelamientos constantes, incluyendo cuatro (4) años en las mazmorras del cuartel San Carlos.

En una nueva oportunidad en el que el curita fue a prisión; el propio Celestino Castro, de parte de Cipriano Castro; le comunico que escogiera entre las mazmorras o el destierro para Colombia. Y que luego le diera la respuesta.

El padre Gómez, le dio la respuesta de inmediato: .. No hay porque esperar hasta mañana; mi resolución está tomada: Esta Patria también es mía y tengo derecho a vivir en ella, así sea encadenado…”

Hay en Venezuela la voluntad y disposición de miles de ciudadanos de las cuatro (4) puntos cardinales de la Patria, la decisión de salir de su patria hacia futuros inciertos está cobrando fuerza incontrolable. De manera especial, se observa la disposición en los jóvenes.

Me molesta sobre manera con preocupación incorporada cuando alguien me plantea la idea de porque no me salgo del país. Ello me hace recordar al padre Gómez de las épocas de la dictadura de Gómez.


De mi patria no me voy… Y no me voy porque al contrario me tengo que quedar para abordar con mucha fuerza la práctica, defensa y preservación e valores y principios, tan coherentemente expresados en los artículos 1°, 2°,3°,4°,5° y 6° de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Artículo 2 Venezuela se constituye en un Estado democrático y social de Derecho y de Justicia, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico y de su actuación, la vida, la libertad, la justicia, la igualdad, la solidaridad, la democracia, la responsabilidad social y, en general, la preeminencia de los derechos humanos, la ética y el pluralismo político.

Artículo 3 El Estado tiene como fines esenciales la defensa y el desarrollo de la persona y el respeto a su dignidad, el ejercicio democrático de la voluntad popular, la construcción de una sociedad justa y amante de la paz, la promoción de la prosperidad y bienestar del pueblo y la garantía del cumplimiento de los principios, derechos y deberes reconocidos y consagrados en esta Constitución. La educación y el trabajo son los procesos fundamentales para alcanzar dichos fines.

Artículo 5 La soberanía reside intransferiblemente en el pueblo, quien la ejerce directamente en la forma prevista en esta Constitución y en la ley, e indirectamente, mediante el sufragio, por los órganos que ejercen el Poder Público. Los órganos del Estado emanan de la soberanía popular y a ella están sometidos.

Porque en mi patria es donde realmente está el futuro que hará posible la construcción de un mundo mejor en lo social económico y político. En Venezuela hay espacio para aplicar aquello que visionó Arturo Uslar Prieti. “Sembrar el petróleo”. Todo lo que hay que hacer es convocar a la unión de voluntades, hacia una causa común; la patria unida, que camine por encima de intereses sectarios y totalitarios, que a la postre se convierten en sistemas nada democráticos y mucho de dictadores.

Si bien es cierto hay que seguir el ejemplo que Caracas dio, no es menos cierto, que podemos seguir “Entrampados”. Es un juego que a ningún destino cierto y seguro nos lleva. Lo más seguro es que nos quedemos sin el legado que los héroes (campesinos, negros, heroínas, jóvenes) labraron con su valor y su sangre, sus vidas, para poner a las generaciones de entonces, las de hoy y las que vendrán una verdadera patria de todos los venezolanos y venezolanas.

Aquí las supuestas ideologías que promueven las divisiones de los pueblos, tienen, que por principios ser rechazadas y enterradas. El genio de América está esperando que cumplamos su última voluntad “… Si mi muerte contribuye a que cesen lo partido y se consolide la UNION yo bajaré tranquilo al sepulcro."

Hoy la idea de huir, debe ser rechazada por voluntad patriótica, llegó el momento de despertar, reaccionar y accionar en el marco de Reconstruir la Venezuela que todo aspiramos; sin armas, sin violencia; sin dividir a los pueblos por pensar distinto, tal como así lo expresa el artículo 2° de la Carta Magna. Se trata de recomponer la patria. Ese compromiso es lo que nos debe unir siempre. En consecuencia no es huyendo como lo lograremos. Solo el pueblo, salva al pueblo. No más corrupción, no más violencia, no más ideologías que no queremos.

Ex-presidente de Ceconave


05-05-17