10 Últimos

martes, 20 de septiembre de 2016

¿Con qué se “come” la transición política en Venezuela? Por @emmasancheza


Por Emma Sánchez


No confundir transición con revolución es lo que recomienda Nelson Chitty. La MUD tiene que resolver sus contradicciones, sugiere Alexis Alzuru. No se debe hacer nada a espaldas de la gente, advierte Nicmer Evans

La oposición venezolana desarrolla una estrategia dirigida a la realización de un referéndum revocatorio en el año 2016, mientras que el gobierno batalla por evitarlo. Pero además del referéndum revocatorio también se discute y analiza sobre una posible transición.

Para Venezuela las transiciones no son un fenómeno nuevo. El país ya vivió un proceso de este tipo luego de la muerte de Juan Vicente Gómez, el 17 de diciembre de 1935. Entonces el Congreso decidió que Eleazar López Contreras lo sustituiría hasta abril de 1936, pero luego acordó que estaría en la jefatura del Estado hasta 1943. El mismo López Contreras redujo su mandato de 7 a 5 años.

Otro ejemplo a tener en cuenta es lo que sucedió en 1958: luego del derrocamiento del general Marcos Pérez Jiménez, se designó una junta de gobierno formada por civiles y militares.


Nelson Chitty La Roche: no confundir transición con revolución

A juicio del experto constitucionalista Nelson Chitty La Roche, existe el riesgo de confundir transición con revolución: “Un ademán brusco, tajante, radical de un orden a otro, no parece una transición, sino que se asemeja a un cambio abrupto que en política se denomina revolución. Cuando hablamos de transición suponemos un elemento de diálogo y de amnistía. Hay entre los factores predominantes un mínimo concierto”.


Considera que para que haya una transición debería designarse una comisión de la verdad, para analizar los hechos, sus consecuencias y las responsabilidades de los gobernantes. “Para eso se establece un concepto clave que se llama justicia transicional”, agregó.

En opinión de Chitty, esto no puede hacerse con los poderes constituidos porque están sesgados ideológicamente. Por ende, sería menester crear un dispositivo que no pueda ser presionado. Como eso es extraordinario, amerita una consideración también extraordinaria mediante un estado de excepción.

Primero debería ocurrir el referéndum revocatorio; luego, la elección, seguida por una declaración de estado de excepción y finalmente la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente.

“Para esto tiene que haber patriotismo, densidad y calidad constituyentista. No hay espacio para mediocridad”, insistió.

La transición es temporal y necesita “la organización funcional del aparato político y jurídico que se instrumentalizará a esos efectos”, puntualiza. Pero además “una transición puede y a menudo requiere de acciones extraordinarias”, considera, y es por ello que defiende “la articulación de un dispositivo de justicia transicional, sin el cual, dada la empresa y sesgo ideológico que obra sobre los poderes públicos, poco o nada puede hacerse”.

El analista instó al país a no caer en la tentación de la violencia, “que anda acechando siempre estos tiempos precarios llenos de tentaciones y cálculos, de atajos y aventuras”.

Alexis Alzuru: la MUD debe resolver sus contradicciones

Para que se produzca la salida de Maduro y se inicie la transición “se requiere que la oposición resuelva sus contradicciones, intrigas y divisiones”, expuso el profesor de Filosofía Política en la Escuela de Estudios Políticos y doctor en Ciencias Políticas de la UCV, Alexis Alzuru.


Alexis Alzuru: la MUD debe luchar por el revocatorio aunque sea en 2017. Foto: Jonathan Lanza

“La resolución de los conflictos a lo interno de la MUD es una condición que debe satisfacerse obligatoriamente para desalojar al chavismo del poder. Si este prerrequisito no se cumple en Venezuela no habrá transición este año ni el próximo”, evaluó.

En ese sentido, el catedrático afirmó que “las disputas dentro de la MUD hicieron que se perdiera el mejor momento para negociar con el gobierno. La oportunidad para acorralar a Maduro mediante un proceso de negociación pasó; ahora, correspondería esperar otro momento; otro escenario”. A su juicio, “si hoy la MUD negociara o dialogara con el gobierno conseguiría resultados muy por debajo de los que pudo haber logrado en mayo o junio de este mismo año”.

“Por supuesto, el gobierno tratará de forzar algunos encuentros con la MUD. El oficialismo tratará de presionar para iniciar conversaciones; pues ellos saben que el tiempo de negociación de la MUD pasó. También saben que después de que el CNE fije la fecha de recolección del 20% de las firmas, Maduro mejorará su posición de fuerza y negociación”, agregó.

Su recomendación para la coalición opositora es que reescriba “su propia narrativa sobre el revocatorio; es decir, en los próximos días y meses la MUD debería corregir su discurso y sus argumentos sobre la fecha del revocatorio”.
Alexis Alzuru estima que la dirigencia opositora “debería invertir mucho tiempo y recursos explicándole al país que revocar a Maduro en 2017 tendría consecuencias políticas tan importantes y definitivas para Venezuela que no hacerlo sería un suicidio colectivo”. La MUD, sostuvo, “debería explicar que el peor escenario para Venezuela es permitir que Maduro permanezca en la presidencia hasta fines del 2018”.

Alzuru opinó que las disputas internas de la MUD, así como “las agendas que vienen desarrollando Henrique Capriles, María Corina Machado y Henry Ramos fueron factores que hicieron que este año se perdieran las oportunidades de concretar la transición”. Planteó que los tres dirigentes “deberían comenzar a entender que Venezuela no necesita candidatos presidenciales, sino líderes comprometidos con el futuro de la nación”.

Evans: Ninguna acción a espaldas de la gente tiene futuro

La pregunta clave para Nicmer Evans, dirigente de Marea Socialista y politólogo, es ¿cuál transición? “El problema de hablar de transición es que hay que definir de qué transición estamos hablando, porque algunos se refieren a una transición de modelo y otros de gobierno”.


El Gobierno no quiere ceder el poder, afirma Nicmer Evans. Foto: Ángel Dejesús

Para Evans, “lo que está en tela de juicio en este momento es la posibilidad de que, a través de la aplicación de un referéndum revocatorio, la mayoría de los venezolanos decidan sustituir al gobierno. Para esto lo que se necesita son votos a favor de la salida del Presidente Maduro en el RR”.

Pareciera, según el analista, “que se están generando una serie de condiciones y negociaciones en función de que estos cambios no sean abruptos, y por eso pienso que hoy hay una condición política que dificulta la posibilidad de que los mecanismos constitucionales se ejerzan de manera adecuada para que haya un cambio de gobierno de manera regular en el país”.

Hay evidencias claras “de que el gobierno no quiere ceder el poder a pesar del nivel de ilegitimidad que vive”, añadió Evans.

El politólogo advierte que “ninguna acción política de espaldas a la gente tiene futuro en el país, llámese como se llame: transición, referéndum revocatorio, negociación, acuerdos, pactos o diálogo”.

Si se negocia una transición “en la que ya se está planificando el nombre del próximo vicepresidente”, y “sobre esto se vea como se genera toda una tramoya en función del mantenimiento y control del poder por parte de un sector del gobierno, y la posibilidad de que una parte de la oposición acceda también al poder en esa transición”, el acuerdo estaría condenado al fracaso.

Evans piensa que una transición “tiene que pasar por el ejercicio del referéndum revocatorio para que las negociaciones y los acuerdos a los que se llegue se hagan en función de la opción de salir o no del gobierno, y después se presente una opción electoral al país para salir de la crisis”.

Como dirigente de Marea Socialista, Nicmer Evans sostiene: “La transición fundamental en este momento no es nada más de cambio de gobierno, es de cómo salir de la crisis que agobia a la gente”. Esta es, aseguró, “la verdadera transición que el pueblo venezolano está esperando en este momento, y para eso debemos debatir, discutir y analizar entre todos los sectores”.

19-09-16