10 Últimos

martes, 20 de septiembre de 2016

Transportistas hicieron caravana para que las autoridades le pongan seriedad a la inseguridad por @yohanamarra


Por Yohana Marra


Sin mucho alboroto, los transportistas del oeste de Caracas se concentraron cerca de la estación del Metro Carapita. Con sus unidades formaron una larga fila por la avenida intercomunal de Antímano, pues iban a protestar debido a la inseguridad.

Los movió nuevamente un homicidio: el viernes 16 de septiembre asesinaron al compañero Alfredo Martínez, cuando salía de hacer unas diligencias en el Banco Exterior de La Yaguara.

La meta del gremio fue llegar hasta el Ministerio para las Relaciones Interiores, Justicia y Paz, en la avenida Urdaneta, con un documento en el cual exigieron que se activaran las mesas de trabajo —prometidas hace dos meses— para tratar la problemática de la inseguridad.

El acuerdo quedó en una reunión que sostuvieron con las autoridades durante otra protesta por el mismo tema, el 15 de julio de este año, cuando el gremio trancó la redoma La India; Caricuao; Las Adjuntas, El Paraíso y El Junquito en rechazo al asesinato de José Camacaro, ocurrido el 12 de julio en Macarao.
A las 9:30 am de este lunes se movilizaron. Recorrieron toda la avenida San Martín, donde se unió otro grupo de transportistas, y sonando sus cornetas, manejaron el largo camino por El Silencio hasta caer en la avenida Urdaneta. La ruta se efectuó en completa normalidad, sin trancar el paso ni ocasionar mayores dolores de cabeza al tráfico.


Desde los negocios abiertos del centro, no faltaron las miradas extrañadas, no obstante, los transeúntes mantenían su marcha por las calles como si nada. Parecía no interesarles una larga fila de camioneticas tocando cornetas, entre tantas cosas que se ven en la ciudad a diario.

En la sede del Ministerio de inmediato formaron un cordón de seguridad funcionarios de laPolicía Nacional Bolivariana (PNB) y la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), mientras los conductores estacionaron sus unidades a lo largo de la Urdaneta, obstruyendo un solo canal.


El gremio hizo una caravana como medida de protesta pacífica contra la inseguridad

Tras unos minutos de espera, el director general del despacho, Pinto Gutiérrez, recibió el documento en representación del ministro Néstor Reverol, que viajó a Margarita por la Cumbre de Países No Alineados, finalizada el pasado 18 de septiembre.

José Castro, presidente de Unión Conductores del Oeste, fue el vocero. Pidió que se comiencen las mesas de trabajo que les prometieron y que los cuadrantes no se limiten a su zona asignada cuando hay una emergencia.

“La PNB tiene un cuadrante y la GNB otra. El homicidio del compañero el viernes 16 ocurrió a media cuadra de un punto de la PNB, pero a veces ellos no cruzan de un sitio a otro porque no es su cuadrante”, expresó.

Mientras Castro exponía la preocupación del gremio por el hampa, el viceministro de Prevención y Seguridad Ciudadana, Manuel Pérez Urdaneta, intervino y se reunió en las oficinas con unos voceros.

Acordaron sentarse este lunes 26 de septiembre con el bloque del suroeste, en Antímano, y el martes 27 con los conductores del este, en Petare. Comenzarán las mesas de trabajo que solicitaron, para atacar las zonas más peligrosas, según comentó Luis Colmenares, presidente del bloque de conductores del este.


Pinto Gutiérrez, director general de despacho, recibió a los transportistas en nombre del ministro Néstor Reverol, quien se encontraba en Margarita por la cumbre de Países No Alineados

17 atracos en un día

Colmenares sostuvo que en la avenida Libertador pueden ocurrir hasta 17 robos diarios. Admitió que la vez que formalizaron la queja en el Ministerio hubo presencia de la PNB al día siguiente, pero se mantuvo por cinco días, luego no los vieron más.

Añadió que otras rutas peligrosas son el Paseo Colón de Los Caobos, la redoma de Petare y la avenida Rómulo Gallegos.

Por su parte, José Castro manifestó que la avenida Baralt es otro de los puntos que más dolores de cabeza les da, por la cantidad de atracos que se registran a diario. También la vía de El Junquito, hacia el Pérez Carreño, La Yaguara y el hospital Algodonal.

“Ni los pasajeros se sienten seguros en las unidades de transporte. Queremos que se les dé continuidad a las mesas de trabajo. No queremos más muertes en el país, ¿qué más vamos esperar para trabajar por la seguridad?”, agregó.
Además de los asaltos, son víctimas de secuestros de las unidades por las que después deben pagar entre 600.000 y un millón de bolívares para que se las regresen. “A veces nos las dan todas desvalijadas”.


El gremio estacionó sus unidades frente al Ministerio de Interior, Justicia y Paz, a lo largo de la avenida Urdaneta

El Observatorio Venezolano de Violencia (OVV) realizó un estudio entre abril y mayo de este año, sobre la seguridad en el transporte público. Antímano y Petare fueron las “zonas calientes” que más nombraron los conductores.

El terminal suburbano de La Urbina y las paradas de la calle Panorama, del barrio Julián Blanco, estuvieron entre los puntos más peligrosos indicados en la investigación, al destacar como focos donde se cometen robos, cobro de peaje con armas de fuego y secuestro de las unidades para usarlas en entierros, generalmente en horas de la mañana. También se resaltaron las paradas de Palo Verde y José Félix Ribas.

En el estudio del OVV, Antímano se llevó la palma porque los transportistas declararon que todas las rutas son peligrosas: Carapita, La Acequia, La Gruta, El Cardón, Bicentenario, entre otros.

Fotos: Miguel González

19-09-16