10 Últimos

jueves, 4 de mayo de 2017

AN sacó su propia carta para “matar” la Constituyente que propone el Presidente por @IBISL


Por Ibis León


La explosión del artefacto hizo correr a los uniformados. La Guardia Nacional y el personal de seguridad de la Asamblea Nacional se apostaron en la entrada oeste del Palacio Legislativo donde impactó el objeto pirotécnico.
En la reja de protección forcejeaba un grupo de oficialistas, dirigido por el diputado chavista Darío Vivas, que intentó entrar a la fuerza a la sede del Poder Legislativo, pero fue contenido por el cordón militar. La tensión se disipó a los pocos minutos de la explosión.


Puertas adentro, la bancada opositora esperaba el inicio de la sesión en la que discutirían la responsabilidad política del Defensor del Pueblo en la “ruptura del orden constitucional”.

Teodoro Campos tomó el micrófono y propuso cambiar el orden del día. El parlamentario pidió que se incluyera un debate sobre la Constituyente que propone el presidente Nicolás Maduro como primer punto. La moción fue aprobada.

“No confundamos la Constituyente consagrada en la Constitución con el bodrio que propone Nicolás Maduro”, sentenció el diputado y constitucionalista Juan Miguel Matheus.

El abogado aclaró que el artículo 348 del texto fundamental establece que el Presidente tiene potestad para proponer la iniciativa de una Asamblea Constituyente; sin embargo, este poder se agota con la iniciativa misma que tiene que ser aprobada en votación directa y universal, a través de un referendo consultivo, por los venezolanos para que pase a la convocatoria.


“Si ese decreto (presidencial), que todavía no conocemos, trae consigo la convocatoria de una constituyente, Maduro sería un usurpador del poder del pueblo y por lo tanto sería nula”, afirmó tajante.

El expresidente del Parlamento y también abogado Henry Ramos Allup, no dudó en calificar la propuesta presidencial como una “prostituyente” y una constituyente “sufragicida” porque buscaría –a su juicio- asesinar el voto.


Henry Ramos Allup

El parlamentario dio una extensa explicación sobre la sectorización del voto que denunció pretende implementar el Ejecutivo para su beneficio, pues la mitad de los constituyentes serían escogidos por el propio Gobierno en función de los sectores sociales que decida priorizar.

Advirtió que si los venezolanos no votan las bases electorales de la Constituyente, la representación proporcional de los constituyentes corre el riesgo de ser irrespetada.

Delsa Solórzano ejerció el derecho de palabra desde su curul y calificó de absurda la propuesta de Maduro. “Si tomamos la palabra de Maduro, la AN pudiera convocar la Constituyente, los diputados podríamos ser constituyentes en este momento y modificar la Constitución ahora mismo sin que el pueblo vote. Eso es una locura”, espetó.

La parlamentaria subió el tono cuando se refirió al constitucionalista Hermánn Escarrá, integrante de la comisión presidencial que promueve la constituyente, como el “doctor Rocola” porque “canta según la moneda que le metan”.

El primer vicepresidente de la AN, Freddy Guevara, cerró el debate. Desde la tribuna de la directiva repitió que la propuesta del Presidente “no es la constituyente” sino un “disfraz”. “Maduro plantea un esquema fraudulento en el que el pueblo en decide quién es el Estado sino es el Estado el que decide quién es el pueblo, quiénes van a votar y quienes podrán postularse”, alertó.

Asomó que la Constituyente es parte de un “cambio de estrategia del Gobierno” que estaría afectado y debilitado por las protestas de calle.

La bancada de la MUD presentó su carta para “matar” la Constituyente en el acuerdo que aprobó este 2 de mayo. El “as” es el artículo 333 constitucional que invocan y que establece que: “Esta Constitución no perderá su vigencia si dejare de observarse por acto de fuerza o porque fuere derogada por cualquier otro medio distinto al previsto en ella. En tal eventualidad, todo ciudadano investido o ciudadana investida o no de autoridad, tendrá el deber de colaborar en el restablecimiento de su efectiva vigencia”.

El artículo 350 que dice: “El pueblo de Venezuela, fiel a su tradición republicana, a su lucha por la independencia, la paz y la libertad, desconocerá cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe los valores, principios y garantías democráticos o menoscabe los derechos humanos”, también fue puesto sobre la mesa por la dirigencia.


El “ofensor del pueblo”

Franco Casella, micrófono en mano, acusó al defensor del pueblo, Tarek William Saab, de ser el “ofensor del pueblo”.

Una acusación que complementó José Brito, quien dijo que ante la ausencia del defensor, la resistencia ciudadana pacífica “logrará la salvación del pueblo”.

Robert Alcalá instó al funcionario a renunciar y dejar que la AN escoja a otro que no sea “cómplice” de la ruptura del orden constitucional cometida por los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia.

Los parlamentarios decidieron, por unanimidad, investigar a Saab por su participación de la ruptura del orden constitucional.

La AN también aprobó un acuerdo sobre la inconstitucionalidad y nulidad de la denuncia de la carta de la OEA anunciada por el jefe de Estado y un acuerdo en condena a las muertes causadas por la represión y en solidaridad con los familiares de las víctimas.

Fotos: Asamblea Nacional.

02-05-17