10 Últimos

viernes, 16 de septiembre de 2016

La revolución de la sociedad civil


Por Saúl Jimenez


En 1988 cuando por primera vez tuvimos la oportunidad de elegir a nuestro gobernador y alcalde en forma directa y que los ciudadanos empezamos a tener la oportunidad de escoger a quien consideramos lo podía hacer mejor, en Carabobo participó como candidato a la Gobernación Henrique Salas Romer quien venía de ser Diputado en el Congreso Nacional y nos llamaba mucho la atención que él como candidato centrara, fundamentalmente, su campaña en la reunión e integración con la sociedad civil organizada, es decir Asovecinos, Cooperativas, gremios, cámaras, asociaciones, unión de transportistas y sindicatos de transporte y una larga lista de organizaciones que generalmente no son tomadas en cuenta en esas actividades a pesar de lo mucho que pueden aportar al desarrollo del país.

Luego como gobernador en ejercicio continuó con la misma práctica y estaba en contacto permanente con todas esas asociaciones en función de conversar sobre el desarrollo del estado, después implemento lo que llamó “Foros de Consulta Vecinal” que se convirtieron en un sitio de encuentro entre los vecinos organizados y otras expresiones organizativas y el alto gobierno de Carabobo para oírlos en torno a cómo sentían su situación y las de sus comunidades, hablar sobre las necesidades de desarrollo de las mismas e incluso situaciones de salud u otra índole que afectaran sobremanera a la comunidad y eso generó un cambio positivo para el Estado al rescatar los espacios públicos con muchas otras actividades donde participó muchísima gente y en ese momento el gobernador Henrique Salas Romer empezó a hablar que en Carabobo se inició la Revolución de la Sociedad Civil.

Viéndolo en el tiempo es cierto y revisando la situación que viene padeciendo nuestro país por el desastre de gobierno que tenemos que además se ha empeñado en acabar con cualquier expresión organizativa que no responda a los intereses del partido de gobierno y del Gobierno buscan la forma de desaparecerlas, es así como vemos organizaciones que en otrora eran referencias organizativas como los sindicatos, las Centrales Regionales de Trabajadores y la CTV los han ido reduciendo a su mínima expresión, igual con todos los demás músculos de la Sociedad Civil que existieron en Venezuela hasta el año 2000 y que soportaron la arremetida hasta el año 2004 y de allí en adelante fueron minimizándose hasta el día de hoy.


Y es triste ver que desde los diferentes partidos políticos de la oposición también tratan de ignorar o en otros casos utilizar a las expresiones de la sociedad civil que todavía hacen vida en Venezuela y solo les importa su “partido” tratando de copar a los otros partidos para también hacerlos desaparecer en una lucha de todos contra todos, cuando es de todos conocidos que entre todos los partidos políticos que existen en Venezuela no se llega ni al 40% de la población y de esos serán un 50% que tiene una militancia activa. Esto no significa una posición anti-partido o anti-política, por el contrario sostengo que ambos sectores son complementarios y que en muchas oportunidades son los planteamientos de los partidos políticos los importantes y le tocara a la Sociedad Civil secundarlos o viceversa porque en definitiva en Venezuela debemos luchar por la reconciliación, la inclusión, la unidad y el cambio del sistema político, económico y social para el bienestar de todos y no de un sectores, sea del lado que sea.

En Venezuela estamos preparados para participar en las elecciones sean las que sean pero no estamos organizados para ser ciudadanos y defender nuestros derechos y es triste ver el deterioro de la Sociedad Civil como expresión organizativa y la agresividad del Gobierno amenazando, reprimiendo, metiendo miedo y que no logremos articular actividades que nos permitan neutralizarlo, que desde hace tiempo aparto los principios democráticos y de la convivencia pacífica para transitar el camino de las dictaduras y que somos los ciudadanos, fundamentalmente, los llamados a cerrarles el paso.

Pienso que es hora de que seriamente contribuyamos a la organización de la Sociedad Civil en sus diferentes expresiones, y que por esa vía todos los ciudadanos que no quieran participar en partidos políticos, podamos estar preparados para defender nuestros derechos y lograr rescatar la verdadera democracia con una gran participación en la toma de decisiones y logremos una verdadera Revolución de la Sociedad Civilque pueda participar en las luchas por venir e integrarse en un Gran Frente de Liberación Nacional donde participen los partidos políticos y todas las demás expresiones organizativas en igualdad de condiciones y de esa forma si vamos a tener el interés y la fuerza necesaria para rescatar, transformar y desarrollar a Venezuela como corresponde en pleno siglo XXI .


16-09-16