10 Últimos

domingo, 18 de septiembre de 2016

Un pueblo unido es invencible por @santosyorme


Por Pompeyo Márquez


A medida de que se profundiza la crisis con “las soluciones” implementadas por Maduro y la cúpula militar, no encuentran más escapatoria que apelar a la represión más descarada. Hemos llegado a un momento en que en Venezuela hay más presos políticos que en Cuba. Los ojos de los demócratas del mundo están posados sobre nuestra Patria, pendientes de lo que va a suceder en el curso de estos días.

A un pueblo unido no se le puede “engatusar”. Conversando con unos amigos hacíamos mención a la fórmula de las tres T para resolver esta crisis: talento, tolerancia y testículos. La hoja de ruta trazada por la MUD es, en nuestra opinión, el camino correcto. A la represión se le derrota presentando una plataforma que una a todo el país y con objetivos muy claros como es el retorno a la democracia, el respeto ala Constitución, la recuperación del aparato productivo con el respeto de la propiedad privada y las garantías de una economía mixta, tal como lo pauta la Constitución vigente: inversión privada, nacional y extranjera, en combinación con la inversión estatal. Nadie está inventado con esto el agua tibia, ahí están los ejemplos de numerosos países que han salido de dictaduras, y han recobrado su soberanía, y salido de la barbarie al progreso, a la modernidad.

Venezuela ha superado situaciones similares en distintos momentos de su historia. Podemos citar a finales del siglo XIX el laudo español, cuando daba la impresión de que el país se hundía. El imperio británico aprovechándose de aquella situación iba a llegar hasta Upata; en este caso desde un primer momento se declaró írrito el arrebato del Esequibo. Bien, los venezolanos pudimos salir de trances que se extendieron incluso hasta un bloqueo por parte de los países acreedores; se dio el caso de que se habló a comienzos del siglo XX de un gobierno de Unidad y el mocho Hernández salió de la cárcel para un ministerio.


La sociedad mundial ha progresado y la tendencia principal de estos últimos años es hacia la democracia. Por supuesto, en el presente, el terrorismo se ha convertido en el principal enemigo de la paz, precisamente el 11 de septiembre se recordó el vandálico hecho de las Torres gemelas, y como dijo el presidente Obama, el mundo no sucumbirá ante esta amenaza de un enemigo “invisible” que atenta contra los derechos humanos, contra la vida y la seguridad de ciudadanos de cualquier parte del mundo.

Los Maduro tienen sus días contados, en pleno siglo XXI Venezuela no puede vivir en la barbarie, regida por la “ley de la selva” y es un hecho auspicioso cómo los demócratas del mundo respaldan la luchas que los venezolanos libramos por la democracia, que no dudamos en decir que unidos ¡sí se puede restablecer!

18-09-16