10 Últimos

sábado, 10 de septiembre de 2016

El Aguijón: Se ocupan o desocupan, @JARTUROMS1




Por Arturo Molina, 09/09/2016

La realidad por la que atraviesan los venezolanos la evaden imprudentemente los dirigentes del oficialismo (PSUV), quienes apelan a la estrategia de sembrar miedo en la gente y acusar a los partidos políticos de terroristas, tratando de evitar la organización constitucional del reclamo popular.

La crisis humanitaria impuesta por el régimen a los venezolanos ha despertado la conciencia ciudadana, sumando millones de voluntades a favor del sistema de libertades.

Las protestas contra el abuso de poder, hambre, miseria, corrupción e inseguridad, es asumida por el régimen con tono de burla y desprecio hacia los disidentes.

Las persecuciones y atropellos contra dirigentes de oposición, periodistas, camarógrafos, y gente común y corriente, lo hace el régimen de forma grotesca. Ahora no es necesaria la evidencia o flagrancia, el oficialismo se la fabrica o siembra, según su real gana.

El desbarajuste generado por el oficialismo en lo económico, político y social, está rebasando sus designios. La destrucción del aparato productivo y el ingreso familiar les sabe a estiércol.

La escasez generalizada producto de la imposición del modelo económico estatista, está generando la lucha interna en el PSUV por el control del comercio contra los hijos de la revolución siglo XXI, los “bachaqueros”.

Al monopolio en la producción y comercialización de cemento y cabilla, se suma la venta de alimentos, medicinas, insumos agrícolas, pecuarios y repuestos a precios internacionales, en manos de la cúpula militar y gobernadores del PSUV.

En esa “novedosa” actividad comercial de militares y gobernadores, no entregan factura al consumidor, siendo la misma una obligación en los comercios establecidos legalmente, so pena de ser sometidos a multas o cierres de no dar cumplimiento a la norma. Es así como dicen combatir “la guerra económica y los bachaqueros”.

El régimen se engaña a sí mismo, y pretende con gastos suntuosos en reunión de países “no alineados” cambiar la opinión internacional sobre la realidad venezolana.

Los ciudadanos padeciendo crisis humanitaria y el oficialismo malgastando los pocos recursos que ingresan al país. Hasta en aviones de CONVIASA traen gratuitamente a los “presidentes que les apoyan”.

Los venezolanos han exigido de forma pacífica la aplicación de mecanismos constitucionales para salir del fraude que se tiene al frente del Ejecutivo Nacional, sin obtener respuestas satisfactorias por parte del CNE, “quienes se sustentan en un reglamento” inconstitucional, para evadir neciamente el clamor de cambio expresado por los ciudadanos.

El legado que le queda al socialismo siglo XXI representado en la cúpula corrupta del PSUV, es reconocer que su modelo económico y político fracasó y está siendo rechazado por millones de venezolanos. Se ocupan o desocupan.

Tomado de: