10 Últimos

viernes, 28 de abril de 2017

Camino al fin del mundo por @luispespana


Por Luis Pedro España


Una vez más Venezuela se encuentra en medio de una oleada de protestas que rompen nuestra maltrecha cotidianidad, dispara la esperanza de los venezolanos que quieren cambio y desata los demonios represivos de un régimen que nos recuerda qué tan cruel puede llegar a ser nuestra supuesta idiosincrasia alegre y festiva.

Relatar lo ocurrido nunca será más relevante que tratar de avizorar lo que está por venir. Ciertamente nadie lo sabe, o como le escuche a algún periodista amigo: “Si lo supiera lo vendería”, antes de decirlo de gratis. Pero tampoco hay que ser pitoniso, ni adivinador, para saber que estamos ante un comienzo que aguarda por algo peor en el corto plazo.

Comencemos por lo más fácil, el condicionamiento económico. Desde antes de estas jornadas de protestas ya sabíamos que este 2017 sería tan malo como 2016. Solo la propaganda oficial, esa que nadie cree, podía decir lo contrario. Una contracción de las importaciones, aún más severa que la que hemos visto en los últimos tres años, serán la causa de un desabastecimiento de vértigo y una caída de la economía que puede volver a ser de 5% o 7%.

Son ya más de tres años de crisis, desabastecimiento y empobrecimiento. Este país no sabe lo que es comprar lo más básico. Un paquete de harina se puede convertir en la alegría del día y una bolsa de jabón el resultado de una épica. No importa ya no lo que diga, sino lo que haga el gobierno, esta angustia y este malestar no van a cambiar con el tiempo. ¿Cuánto falta? Preguntamos todos. La respuesta es simple, el mismo tiempo que le quede al gobierno.

Y la tragedia gubernamental es esa. El pueblo ya hizo la correlación entre crisis económica y gobierno de Maduro. Cuando esto ocurre, las crisis sí cambian gobiernos, y en esas andamos. Pero, para mal de todos, nos han tocado los tercos. Sea por convicción o por necesidad existencial, tenemos un gobierno encerrado entre sus muros y atrincherado en sus factores de poder, esperando un milagro petrolero, los errores de la oposición o la resignación del pueblo.


Ninguna de las tres va a ocurrir. El petróleo vivió su último “boom” antes de ser sustituido, la oposición más que dejar de cometer errores, el caso es que pifias ya no fortalecen al gobierno y, por último, cada vez que al pueblo le entra el desánimo, el crujir de tripas y las sandeces del presidente lo sacan de su marasmo.

Las mismas razones que le impidieron al timorato gobierno que heredó a Chávez adaptarse a los cambios económicos que le tocó vivir, son las que le van impedir una retirada ordenada, un táctico retroceso o una simple salida negociada que les permita mantener la cabeza sobre los hombros y no entre los pies.

En el futuro inmediato veremos más protestas y violencia, más rocambolescas e inauditas acciones por parte del gobierno. Veremos cómo las trampas se les van acabando. No importa qué inventen, hoy es el diálogo, mañana alguna elección que no toque la presidencia, pasado la constituyente, entre medio un golpe velado u otro claramente provocado. Les falta meter a más líderes presos, más jóvenes torturados, quiera que no, incluso alguna notoria desaparición. Finalmente, quienes no saben gobernar solo saben de laboratorios, de operativos, de “jugadas maestras”, de narrativas y técnicas de propaganda. Así como de muerte y terror.

Por esa vía el gobierno nos lleva al fin del mundo. Al final de este mundo de socialismo ramplón y tramposo, constructor de fortunas personales a costa de miserias generales, de cinismo e hipocresía, que no se cansan de disfrazar de moralidad y grandeza.

El futuro es simple para nosotros, no hay ninguna posibilidad de que lo peor aún no esté por venir. Pero es así como terminan las malas historias, con más sufrimiento del necesario, con más muertes de las previsibles y con menos disponibilidad de recursos con los cuales reconstruir el país.

27-04-17