10 Últimos

viernes, 21 de abril de 2017

Los privados de libertad por @ElNacionalWeb


Por Maritza Izaguirre


Los regímenes autoritarios se distinguen por privar de libertad, a los que consideran sus enemigos políticos, especialmente si estos expresan opiniones contrarias al pensamiento oficial.

En los últimos días hemos observado con preocupación los abusos cometidos por las autoridades, al limitar la libre circulación, obstaculizando el acceso a los centros urbanos, dónde, de acuerdo a nuestra Constitución, los ciudadanos son libres de participar en actos públicos para expresar su molestia, ante lo sucedido,  en especial  el irrespeto al Poder Legislativo, y el continuo abuso de la Sala Constitucional del TSJ, el cual responde claramente a los enunciados del Poder Ejecutivo.

Todo esto complica aún más la situación de los presos políticos, muchos de ellos retenidos, a pesar de contar con ordenes judiciales de libertad condicional, otros esperando sentencia firme y los  condenados, a pesar de que es de todos conocidos, en la mayoría de los casos, lo injusto de los procedimientos legales a los que fueron sometidos.

Esos hechos me traen a la memoria, lo ocurrido  en mi propia familia, en los largos años de la dictadura gomecista. En mi infancia, mis tías, nos relataban las dificultades sufridas en los años veinte del siglo pasado, cuando mi abuelo materno, Eduardo Porras Bello, periodista encarcelado por sus críticas al gobierno de turno, fue retenido en prisión  por largos años, 14 en total. La familia se vio obligada a sobrevivir sin la presencia del padre, las mujeres asumieron la responsabilidad de sacar adelante a los menores con esfuerzo y sacrificio, acompañados de  la fortaleza moral de la religión católica. Con fe y esperanza  esperando  por el cambio, que permitiera la libertad del padre ausente.


Años duros de escasez y pobreza pero que fortaleció a la unidad familiar rechazando el autoritarismo y sembró la responsabilidad social del grupo, siempre pendiente de cómo ayudar al otro.

El sufrimiento compartido unifico a las familias de los presos, se ayudaban entre si, circulaban las notas recibidas y oralmente trasmitían las noticias  acerca de su precaria situación.

Una vez recuperada la libertad, mi abuelo regreso a sus tareas habituales en La Religión y nos trasmitió a sus nietos la fortaleza moral y el compromiso en la defensa de los derechos civiles, y el rechazo al autoritarismo y al abuso de poder.

De allí nuestra vinculación  con la libertad de expresión y el compromiso con una gestión pública responsable por el  bienestar de todos,  sin distingos ideológicos.

En la unión esta la fuerza para cambiar y lograr una sociedad justa y responsable por el cambio por todos deseado.

19-04-17