10 Últimos

domingo, 23 de abril de 2017

Que el pueblo hable con el voto por @xabiercosco


Por Xabier Coscojuela


La violencia se hizo presente en toda la geografía nacional durante el pasado miércoles 19 de abril y todo indica que se va a repetir hoy jueves, mientras escribimos este editorial. Esa violencia y sus consecuencias son responsabilidad exclusiva de Nicolás Maduro y el cogollo que lo rodea. De más nadie.

La decisión que ellos tomaron de irrespetar la voluntad del pueblo venezolano expresada el pasado 6 de diciembre de 2015, al desconocer a la Asamblea Nacional, se mantiene al también impedir el referendo revocatorio que los sectores democráticos quisieron realizar el pasado año, a lo que se agrega la decisión de no convocar a las elecciones regionales que debieron realizarse en diciembre del año pasado.

Ayer Maduro, durante su intervención en la avenida Bolívar, dijo que quería resolver la diferencia política existente con elecciones y que las quería pronto. Esa es una de las cuatro peticiones hechas por la Mesa de la Unidad Democrática desde hace varios meses y que ha sido ignorada tanto por el Gobierno, como por las cuatro militantes del PSUV que integran la directiva del CNE.

Aunque es difícil de creer, Maduro también se definió como un hombre de diálogo, que cree en la palabra y en el razonamiento. Ofreció, de nuevo, entablar conversaciones con la dirigencia de los sectores democráticos del país, pero lamentablemente, su palabra está más devaluada que el bolívar.

Nosotros siempre hemos creído necesario el diálogo y el entendimiento. Seguimos creyendo que es el camino más conveniente para los venezolanos, pero el gobierno de Maduro tiene que dar demostraciones concretas de que esta vez es en serio. De que no quiere reestablecer esas conversaciones para burlarse de quienes le adversan.


Las peticiones hechas por la MUD son concretas. Ninguna de ellas está fuera de la Constitución. Las elecciones regionales debieron celebrarse el año pasado y las municipales tienen que llevarse a cabo este año. ¿Por qué Maduro no ordena a sus rectoras que fijen el cronograma electoral? Una democracia que se precie de tal no puede tener presos políticos.

Eso se lo dice a Maduro un amigo suyo como lo es José Pepe Mujica.

Tiene que ser respetado lo decidido por los venezolanos el 6D de 2015 cuando se eligió al Parlamento. No basta con reconocer los resultados, hay que aceptar las consecuencias de esos resultados.

Establecer el canal humanitario es de una necesidad elemental. La vida de muchos está en peligro. Para creerle a Maduro alguna de estas peticiones tiene que ser atendida ya, pero la solución definitiva es restablecer el hilo constitucional y que el pueblo hable con el voto.

22-04-17