10 Últimos

martes, 25 de abril de 2017

Tarek William Saab, piénsalo por @ClaudioNazoa


Por Claudio Nazoa


Tarek, imagino que viste lo indescriptible de la inmensa y maravillosa marcha del 19 de abril. No hay palabras. Había que vivirlo.

Imagino también que estos bichos malos, amigos tuyos, te contaron el terror que sintieron al ver las imágenes que les enviaba el helicóptero de la policía. La autopista más grande de Caracas, con diez canales arriba y abajo, estaba abarrotada de personas gritando: ¡Basta! ¡No nos calamos más esta vaina!

Tarek, quienes manifestamos, no queremos tumbar al gobierno. Queremos elecciones para cambiarlo.

Todos sabemos, tú también, cuál fue la respuesta a esta marcha: una represión jamás vista en Venezuela. Yo era uno de esos cientos de miles de venezolanos que corrimos en desbandada huyendo de bombas, perdigones y colectivos armados quienes, al parecer y dado tú silencio, a ti te gustan.

Tarek, yo vi, sé que tú también, a compatriotas desesperados lanzarse al inmundo río Guaire. Prefirieron arriesgar sus vidas antes que caer en manos de esos bichos que reprimen y que son invisibles para ti. ¡Qué vaina, Tarek! No quisiera estar en tu pellejo.

Son muchas las injusticias y lo sabes. No disimules. No evadas. Habla claro. Clarito. Que todo el mundo entienda que no estás de acuerdo con este sistema que veja los derechos humanos. Se valiente. Sorpréndenos. Tú dices ser poeta, y los poetas siempre están con la justicia y el amor. No hay poetas amigos del verdugo.


Tarek, ya no vale la pena hacer llamados a funcionarios de este gobierno, quienes pasan horas y horas escuchando y aplaudiendo cadenas inútiles e interminables. Disimulando la vergüenza de tener que apoyar a un mandatario fuera de sí, que insulta y amenaza.

Ya es hora de que durante una cadena, alguien enfrente a Maduro. Que sin miedo diga la verdad. Que haga algo parecido a lo que tímidamente hizo la fiscal general de la República. No esperen salir del gabinete para decir que no sabían. ¡Sí saben, y al no hablar, son cómplices!

Tarek, después que pase todo esto, porque va a pasar, nadie los va a querer ni allá ni acá. Mira cómo le pagó el diablo al valiente general Baduel.

Tarek, en la próxima marcha, haz algo digno: ponte frente a la concentración de los venezolanos que por derecho queremos llegar a la Defensoría del Pueblo. Y cuando en medio de perdigonazos, bombas lacrimógenas y coñazos de los colectivos, logres entrar, seguramente la gente te va a salvar y te sacará en hombros.

Tarek, piénsalo. A lo mejor, sin querer, te conviertes en héroe.

24-04-17