10 Últimos

domingo, 2 de abril de 2017

Un corazón cerrado no entiende el mensaje de Dios, por @Pontifex_es



Papa Francisco 01 de abril de 2017

Evangelio según San Juan 7,40-53

Nadie habló jamás como este hombre: En aquel tiempo, algunos de la multitud que lo habían oído, opinaban: "Este es verdaderamente el Profeta". Otros decían: "Este es el Mesías". Pero otros preguntaban: "¿Acaso el Mesías vendrá de Galilea? ¿No dice la Escritura que el Mesías vendrá del linaje de David y de Belén, el pueblo de donde era David?" Y por causa de él, se produjo una división entre la gente. Algunos querían detenerlo, pero nadie puso las manos sobre él. Los guardias fueron a ver a los sumos sacerdotes y a los fariseos, y estos les preguntaron: "¿Por qué no lo trajeron?" Ellos respondieron: "Nadie habló jamás como este hombre". Los fariseos respondieron: "¿También ustedes se dejaron engañar? ¿Acaso alguno de los jefes o de los fariseos ha creído en él? En cambio, esa gente que no conoce la Ley está maldita". Nicodemo, uno de ellos, que había ido antes a ver a Jesús, les dijo: "¿Acaso nuestra Ley permite juzgar a un hombre sin escucharlo antes para saber lo que hizo?" Le respondieron: "¿Tú también eres galileo? Examina las Escrituras y verás que de Galilea no surge ningún profeta". Y cada uno regresó a su casa" Palabra del Señor.

Reflexión del Papa Francisco:

Los fariseos no comprenden a Jesús porque su equivocación fue la de separar los mandamientos del corazón de Dios. Pensaban que todo se resolvía observando los mandamientos, pero estos no constituyen una fría ley, porque nacen de una relación de amor; y son indicaciones que nos ayudan a no equivocarnos en nuestro camino para encontrar a Jesús.

De este modo, los fariseos cierran su corazón y su mente a toda novedad, y no comprenden el camino de la esperanza.

Es te es el drama del corazón cerrado, el drama de la mente cerrada, y añadió que cuando el corazón está cerrado, este corazón cierra la mente, y cuando mente y corazón están cerrados, no hay lugar para Dios, sino sólo para lo que nosotros creemos que se debe hacer.

En cambio, los mandamientos llevan una promesa y los profetas despiertan esta promesa. Quienes tienen el corazón y la mente cerrados, no logran acoger el mensaje de novedad que trajo Jesús, y que es el que había sido prometido por la fidelidad de Dios y por los profetas. Pero ellos no entienden.

Es un pensamiento cerrado que no está abierto al diálogo, a la posibilidad de que exista otra cosa, a la posibilidad de que Dios nos hable, que nos diga cómo es su camino, como hizo con los profetas.

Esta gente no había escuchado a los profetas y no escuchaba a Jesús. Es algo más que ser simplemente cabeza dura.

No, es algo más: es la idolatría del propio pensamiento. "Yo pienso así, esto debe ser así y nada más". Esta gente tenía un pensamiento único y quería imponer este pensamiento al pueblo de Dios, por esto Jesús les llama la atención:

"Ustedes cargan sobre las espaldas del pueblo tantos mandamientos y ustedes no los tocan ni con un dedo".

Ante la dictadura del pensamiento único, lo que pide el Señor es vigilar y rezar; no ser tontos, no comprar cosas que no sirven y ser humildes y rezar para que el Señor nos de siempre la libertad del corazón abierto, para recibir su Palabra ¡que es promesa, alegría y alianza! Y con esta alianza ir adelante. (Homilía en Santa Marta, 10 de abril de 2014)

Oración de Sanación

Amado Señor, tus Palabras son fuente de Sabiduría y de Verdad. Siempre llegan a estremecer y sacudir mi alma buscando enderezarla por el único camino que me ofreces para alcanzar la felicidad

Hasta los que te querían capturar, cuando te oían hablar decían: "nadie jamás ha hablado como este hombre", porque tu Palabra es fuerza, en ella se imprime la verdad, el amor y la compasión del Padre.

Tu Palabra es sanación y bendición, tiene poder de liberar y proteger de los perversos planes del enemigo. Quiero moverme a través de ella y no dejarme lleva según la dirección que sople el viento.

Dame la capacidad de mirar al mundo a través de tus ojos, de hablarles a mis hermanos con la sorpresa y bondad de tus palabras, sin insultos ni agravios ni ninguna forma de agresión

Toma mis manos y prepárala para las luchas del mañana, toma mi boca, mis oídos y mis ojos y úngelos con tu Santo Espíritu de tal modo que nada ni nadie pueda dañarme ni obstaculizar mi camino hacia Ti.

Que no tenga el miedo de actuar y de luchar, de proclamarte que eres mi Señor y mi Salvador, el Mesías, el Hijo del Dios vivo, el que siempre viene en mi rescate y me da nuevas oportunidades

Oh mi buen Dios, quiero que hoy mi corazón y mis labios canten de gozo y te alaben al saberte como la fuente verdadera de la felicidad.

Gracias por todas las bendiciones que me das y porque cada día, con el poder de tu Palabra, avivas mi corazón y haces de mí una mejor persona. Amén.

Propósito para hoy

“Hoy, tomaré un tiempo a solas y lo dedicaré a conocer más a fondo acerca de la historia de los primeros cristianos y del Papado".

Frase de reflexión

"Los santos son personas que pertenecen totalmente a Dios. No tienen miedo a ser despreciados, incomprendidos o marginados". Papa Francisco