10 Últimos

miércoles, 19 de abril de 2017

Avalancha, vídeos y delaciones, por @lmesculpi



Luis Manuel Esculpi 18 de abril de 2017
@lmesculpi

En Caracas se celebraron unos eventos dirigidos a los aficionados a los cómics (comiquitas les decíamos nosotros en  los remotos tiempo de la infancia)a las  aventuras de ciencia ficción y géneros semejantes. Se realizaron durante varios años y en espacios distintos de la capital. Al lado de algunos personajes tradicionales de las tiras cómicas, incorporaron los superhéroes modernos. Esta especie de ferias las llamaron Convenciones Avalanchas, por su contenido era lógico suponer qu el título de la exposiciones no se refería  a ningún evento partidista, sindical o gremial.

En la esfera política el símil de la avalancha se ha empleado electoralmente, podría decirse de las últimas elecciones parlamentarias, que el oficialismo  perdió con una avalancha de votos, evidenciada en la obtención de dos tercios de  la Asamblea Nacional, por parte de la fuerzas democráticas.

La verdad es que no me explico si algunos personajes que tenían fama de honestos y de una conducta recta, sufrieron una denigrante transformación o siempre fueron así y ahora debelan su verdadera personalidad. La actitud obsecuente y Zalamera de Aristóbulo para explicar los sucesos de San Félix, señalando que eso parecía ” una avalancha de amor”, donde él no vio ninguna agresión y los portadores de mensajes además de huevos, eran mangos, tomates y hasta una pelota “spalding” que el mismo atrapó; contradiciendo la propia versión de Maduro. Tal muestra de cinismo y obscenidad difícilmente tenga parangón.

Es domingo en la noche, desde la tarde se promueve una alocución de Maduro donde hará importantes anuncios, confieso que sin mucha expectativa me dispongo a verla.

Desde el inicio señala que va a presentar unos vídeos, según dice está autorizado por los órganos competentes para hacerlo.  Efectivamente durante la transmisión se exhiben seis videos, me dio la impresión que Nicolás le estaba haciendo el “quite” al animador de La Hojilla, o al de El Mazo, la presencia de los ministros me despejo esas imágenes. Los camarógrafos además de Maduro enfocaban insistentemente a Reverol y Padrino, sintonizaban la imagen con las amenazas de represión y la información: “desde mañana lunes, al primer toque de diana, las FANB estarán en la calle diciendo viva la unión cívico-militar”…

Mientras veía la mencionada alocución me vino a la memoria el famoso “testigo estrella” de Isaías Rodríguez y todo el affaire alrededor de ese caso, en especial cuando mencionó que todos los capturados se habían acogido a la delación.  También llama poderosamente la atención la glorificación que un gobierno que se proclama de izquierda hacen de los “patriotas cooperantes” o sapos y de la delación; facetas en las cuales coinciden el stalinismo y el fascismo.

Antes ya se había denunciado que los presos habían sido torturados, para arrancarles confesión contra los diputados de Primero Justicia en Caracas, tal como fue corroborado en los vídeos, donde en uno de ellos se distorsiona la imagen del “capturado”  mientras en el caso de otro preso se exhibe claramente su rostro.

Fue una presentación verdaderamente deplorable y aberrante indigno de un jefe de gobierno, no imagino ningún Presidente presentando un espectáculo semejante. Se quiso presentar una imagen de fuerza y se proyectó debilidad y desesperación; propia de la situación que confronta el gobierno.

Los episodios narrados muestran el verdadera faz de quienes gobiernan, la ausencia de la deontología   que alguna vez pregonaron, esas deformaciones perversas se suman a su rotundo fracaso como gobernantes. Su sustitución democrática se ha convertido en una necesidad imperiosa para superar la crisis política, social, económica y ética en la que han sumido a la sociedad venezolana. Esa es una misión inaplazable y verdaderamente histórica que tienen las fuerzas democráticas, estamos profundamente convencidos que nos colocaremos a nivel de tan trascendente tarea. Así será.

 
Luis Manuel Esculpi
@lmesculpi