10 Últimos

martes, 11 de abril de 2017

Criticar la oposición, ejercicio de democracia por @ElNacionalWeb


Por Antonio Pasquali


Quienes vituperan, cual si fuera traición, el oponerse a la oposición desde la oposición misma, habrán de reconsiderar su impulsivo y ambiguo error. ¡Eso es democracia, estúpidos, un signo vital del pluralismo que a la postre nos salvará de otros coroneles y pensamientos únicos!

La actual y magna devastación del país es ciertamente obra de  militares elevados a su nivel de incompetencia, resentidos y permeables a la intoxicación política, de bajo cociente  y corruptibles pero –que quede bien claro– de uniformados incompetentes que recibieron la inesperada ayuda de una oposición civil de pocos méritos, electorera pero inconsistente, la cual no entendió el papel que le asignaba el país de defender eficaz e incansablemente la democracia, y es globalmente incapaz (con excepciones) de ponderar, jerarquizar y exigir solución a cada uno de los grandes problemas nacionales. Todos estos adjetivos son de cortesía, dan una idea morigerada de la falta de grandeur, ansias de poder, inmadurez mental y mezcla de infantilismo, amoralidad y apoliticidad que en algún porcentaje comparte la oposición con el régimen y que nos han hundido en las inconmensurables miserias de la Venezuela actual.

Ante un cuadro de esa complejidad y desesperanza, solo cabe oponerse al despotismo totalitarista de Miraflores con todo el bagaje mental y el coraje que se tenga, y exigir con fuerza de la oposición (MUD y Asamblea) praxis menos supinas, más inteligentes e impactantes, que en lugar de oler a fatigas restauradoras difundan el primaveral perfume de una nueva y más limpia democracia. Así el país los volverá a seguir, indecisiones y abstenciones mermarán.


La MUD no contempla en su diaria rutina de trabajo el escuchar al país, lo que debió más bien sistematizar pariendo de su seno un gobierno sombra que la alimentase cuotidianamente y sector por sector, a ella y a la Asamblea, en datos procesados y denuncias irrefutables de las violaciones seriales de la Constitución y los desastres chavistas de acción y omisión. No lo hizo (eso da trabajo, claro está), al punto de anquilosarse gravemente en la esencial capacidad de apostrofar sin vaguedades al régimen socavándole las bases sin prisas ni pausas. Administró pésimamente su hermosa victoria del 6-D que el bellaco régimen le volvió pírrica, y hoy una Venezuela cloroformizada, precipitada en el cansancio de la catástrofe como diría Zygmunt Bauman, lanza miradas fatalistas a un chavismo que –sin dramáticas rectificaciones de la oposición– logrará incrementar sus chances de alcanzar la longevidad del peronismo (70 años) o del castrismo (58 años).

La que sigue es una de las numerosas y culposas omisiones de la oposición que la inhabilitó para denunciar el régimen ante el país y las instancias internacionales.

Ni la MUD ni la Asamblea procesaron con el necesario vigor y rigor el drama sanitario nacional, la “ranchificación” de hospitales y quirófanos, la mortífera carencia de insumos vitales y medicinas, los consecuentes picos de mortalidad en la primera y tercera edad, y al omitir esa su obligación y actuar sin la debida diligencia se hicieron de facto cómplices de un régimen desalmado y asesino. No disponer de un gobierno sombra cuyo ficticio ministro de sanidad reciba diariamente de la Federación Médica un reporte de fallecidos por desnutrición o falta de atención sanitaria, insumos quirúrgicos y medicinas, significa renunciar a poder eficazmente denunciar a la ciudad y al mundo de cuántos ciudadanos causa diariamente la muerte un gobierno que mantiene el país desabastecido de remedios e insumos y rechaza la ayuda internacional. Aun así, existe suficiente información empírica para aseverar a conciencia que, al violar flagrantemente los Art. 82, 83 y 84 de la Constitución que hacen de la salud una “obligación del Estado”, el régimen chavista es el autor intelectual y causante directo de todas las defunciones nacionales debidas a falta de alimentos y de recursos médico-sanitario- farmacéuticos.

La directa responsabilidad del régimen en esas muertes tiene además dos agravantes con una misma motivación política: “No perder la cara”, no querer reconocer ante el mundo la gravedad de la situación, fingir que en la Venezuela de la “suprema felicidad social” nada falta, o guardar los votos que Chávez anduvo comprando en el archipiélago caribeño:

1) pese a sus vagos acercamientos de última hora a la ONU, más destinados a calmar las protestas que a conseguir inmediatas ayudas sanitarias, el régimen ha rechazado hasta ahora con criminal lógica todas las ofertas de ayuda sanitaria de países y ONG, y su portavoces han confesado ante la ONU en Ginebra que sí hubo rechazos por considerar algunas ofertas “políticamente condicionadas” (como la brasileña, que de seguro hubiese aceptado si venía firmada por Lula da Silva en lugar de Michel Temer). Al asumir la grave decisión de no aceptar dichas ayudas por “orgullo revolucionario”, el chavismo optaba con sangre fría por dejar morir más y más venezolanos con tal de no reconocer urbi et orbi la existencia de una grave crisis humanitaria nacional, y

2) obcecado por su afán de reconstruirse una imagen ya muy empañada mintiéndole al mundo sobre sus carencias y fracasos, el régimen ha cometido el crimen humanitario colateral de enviar 10 cajas de auxilios alimentarios a los damnificados peruanos en momentos en que millares de desesperados venezolanos buscan comida en la basura, y un segundo crimen de lesa nacionalidad que pasó casi desapercibido: serias fuentes noticiosas aseguran que el régimen incrementó recientemente de 66.000 a 88.000 barriles diarios sus remesas de combustible a Cuba, Nicaragua e islas caribeñas, todos pésimos pagadores; envíos que un gobierno menos sediento de poder y menos cruel con sus ciudadanos que dice amar tanto (realmente hay amores que matan) hubiese eliminado hace años para reducir deudas internacionales, asegurar al país suficiente comida y traerse un jumbo diario de medicinas e insumos sanitarios para salvar vidas venezolanas.

¿Se han preguntado la MUD y la Asamblea si ese comportamiento tiene alguna dimensión penal? Por darle de larga a la solución de la grave crisis sanitaria nacional elevando así la mortalidad, el régimen chavista está incurso en el crimen de lesa humanidad previsto en el Art. 7-k de los Estatutos de Roma de la Corte Penal Internacional (que Chávez se precipitó a firmar y ratificar el 7/6/2000 –segundo país de la región en hacerlo después de Belice– en su primerísima y breve etapa semidemocrática), artículo que exige a la Corte intervenir ante “cualquier acto inhumano que cause intencionalmente graves sufrimientos y atente contra la integridad física o la salud mental de quien lo sufre”. Entre dichos actos figura obviamente lo que el derecho francés llama desde 1934 “non assistence à personne en danger” y que el Art. 223-6 de su más reciente Código Penal condena con penas de 5 años de prisión y 75.000 euros de multa, aplicables  incluso –atención con esto– a quien impida la prestación del socorro por terceros (como la no-aceptación de una ayuda foránea), o lo que una ley italiana llamada “del buen samaritano” llama “delitto di omessa solidarietá”, solidaridad que el Art. 593 de su Código Penal define como “un deber aunque resulte penoso o peligroso prestarlo” y cuya pena pasa al doble si la no prestación de socorro causa el fallecimiento de la persona a socorrer.

Pero lo que resulta casi increíble es que ni la MUD ni la Asamblea hayan salido a denunciar tan criminal conducta sanitaria del régimen citando nuestro propio Código Penal, que nadie al parecer tuvo la ocurrencia de consultar. Allí también, en nuestro mismísimo Código, aparece el delito de “omisión de deber de socorro” y la pena para quien “habiendo encontrado persona… en situación peligrosa… haya omitido la prestación de su ayuda a dicha persona” (Art. 438), una no-prestación considerada infracción dolosa al deber de solidaridad, mientras que su Art. 195 recoge el principio francés de incriminar por igual a quien impide la prestación de socorro por terceros, al condenar de 3 a 12 meses de prisión el “no solicitar auxilio ajeno con urgencia” (como efectiva y comprobadamente hizo el régimen chavista).

Omisiones de similar gravedad tapizan la no muy gloriosa historia de nuestra oposición organizada. ¿Cómo es eso de no criticar MUD y Asamblea cuando se tienen argumentos sólidos para hacerlo, teniendo como único norte el beneficio del país y el retorno de la democracia? Cada vez que la oposición renuncia a increpar el régimen por no saber ponderar problemas o por incapacidad de acumular suficientes argumentos probatorios, está extendiendo a dicho régimen su patente de corso, acercando el día en que nuestra carta magna pasará definitivamente a ser el Plan de la Patria 2013-2019 de Hugo Chávez.


09-04-17