10 Últimos

martes, 18 de abril de 2017

Diálogo, elecciones, calle por @angelcacique


Por Angel Cacique


Las Soluciones políticas: Diálogo, elecciones, calle, no resuelven por si solas la grave crisis estructural y la aguda crisis humanitaria existente en Venezuela, aunque ayudan.

Este domingo de gloria en el programa de José Vicente Rangel en Televen entrevistaron a un sacerdote católico para tratar en diferido el tema de la grave situación del país y la necesidad del diálogo como antídoto a la violencia, a la crisis humanitaria y el caos social que se vive actualmente en Venezuela. En el mismo tenor, Eleazar Díaz Rangel director el tabloide oficialista Ultimas Noticias, se sumaba en su acostumbrado editorial dominical a un tema similar, diálogo o muerte, o la muerte del diálogo.  Ya Maduro, desde Cuba, había ordenado al CNE nacional que convoque las elecciones regionales y tal gesto autoritario se viralizo en las redes, complementado por las acciones del nuevo presidente de EEUU Donald Trump: movimiento de un portaviones hacia Corea del Norte, lanzamiento de misiles en Siria y de la macro bomba en Afganistán, lo cual generó todo tipo de análisis y discusiones, pero que no disparo aún los precios especulativos del mercado petrolero.

El gobierno está, por ahora, proponiendo dialogo y solicitando elecciones, fin de mundo, cuando hasta hace muy poco horas en sus discursos, acciones y hechos avanzaban en sentido diametralmente  opuesto: imposibilito, bloqueo el referéndum revocatorio, no convoco las elecciones de gobernadores y alcalde mayor, invento lo de la validacion de los partidos, convencidos que la trilla implementada no dejaría títere sin cabezas, que con el carnet de la patria (vamos rumbo a los 18 millones vociferaba extasiado Nicolás), con la ayuda de los amigos del TSJ, el CNE y el terror acabarían con los partidos de oposición venezolanos, el tiro la salió por la culata, de los grandes solo Copei no logró validar en la 1era vuelta, seguramente en la 2da (los reparos) lo logrará.

 A pesar de las encuestas de hinterlaces, la censura y el control mediático, la realidad de la calle demuestro otra cosa, el gobierno decreto circo sin pan, puente adelantado y masivo para detener el agudo descontento social, generados por: la aguda crisis económica y social y estimulada adicionalmente por la acción autoritaria y golpista del TSJ con los decretos 155 y 156, que perpetuaba el desconocimiento de la Asamblea Nacional y profundizaba la ya aguda crisis institucional de una frágil legalidad democrática, la cual sólo contó con la tímida crítica de la fiscal general, ante tan monumental desafuero “Constitucional” se abrió la caja de Pandora y se desataron los demonios, las cajas CLAP y los colectivos paramilitares atenúan la virulencia de las protestas, pero no las detienen.


Un balance preliminar de varios muertos y numerosos heridos, destrozos a la propiedad, saqueos, cientos de detenidos y multiplicación de las protestas a nivel nacional, que a pesar de la dura represión y el bloqueo informativo nacional e internacional ordenado por el gobierno, no pudo contener la masificación de la protesta. El anuncio de un conjunto de acciones de los sectores democráticos, macro marcha para el 19 de abril entre otras, han encendido todas las alarmas nacionales e internacionales y ha puesto en jaque a un régimen que ya sin apoyo popular, pero con, por ahora el respaldo militar, intenta ganar tiempo, en su afán de perpetuarse por siempre en el poder del aun potencialmente rico país suramericano, hoy condenado, por la catástrofe de la incapaz conducción política de los socialistas del siglo XX a una profunda crisis estructural y social.

La discusión en el seno de la OEA que presagia la posibilidad de la aplicación de la carta interamericana al paraíso del socialismo y la felicidad según la atorrante canciller oficialista, el hasta ayer favorable gesto de solidaridad internacional al socialismo petrolero, por parte de los países pertenecientes al bloque de la “Socialdemocracia Internacional y los países “No Alineados”  ha cambiado drásticamente, en América Latina ganaron en Nicaragua, pero perdieron Brasil, Perú, Argentina, en Ecuador "ganaron" con la ayuda del CNE local, en Bolivia, Colombia y Chile se encendieron las alarmas, hoy el régimen de Maduro, Diosdado y los Tareck, tienen el viento en contra y como los precios del petróleo continúan a la baja, no hay dólares suficientes para sostener la orgía populista, comprar los favores internacionales y las nuevas realidades geopolíticas internacionales en contra de los movimientos terroristas y fundamentalistas religiosos, obliga a dejar de la lado la diplomacia boba y complaciente aplicada, irresponsablemente en los últimos años.

 Lo lógico es que se busque una salida inteligente, la instrumentación de un buen cronograma electoral que involucre adicionalmente la nueva convocatoria a las  elecciones para seleccionar de los tres diputados indígenas, desconocidos arbitrariamente bajo una supuesta denuncia de fraude en dichos comicios electorales, cuando en el pasado reciente ante la impugnación de los resultados electorales, por él hoy inhabilitado, Enrique Capriles, candidato presidencial en su momento y vencido “ajustadamente” por el hoy presidente Nicolás Maduro, desconocieron dichas impugnaciones por tener “El mejor y más transparente sistema electoral en el mundo”, pero realizadas dichas elecciones le permitiría recuperar las dos terceras partes a los sectores democráticos en la asamblea nacional.

 La opción debe ganar la mayoría de gobernadores y asambleas legislativas, luego igualmente conquistar un gran número de alcaldías y concejos municipales, lo cual coloca los escenarios en otras dimensiones cara a las presidenciales del 2018. Pero la “solución de la crisis política” no pone automáticamente comida, trabajo, ni garantiza el regreso de la seguridad a la familia, ni el retorno de la diáspora venezolana, no resuelve los problemas, aunque ayuda a paliar la profunda crisis, la aguda inflación continuara, sin soluciones directas a la escasez, al desabastecimiento, a la pobreza creciente la grave crisis humanitaria persistirá.

Se requieren de acciones concretas y de auxilio internacional, para lograr en el mediano plazo la reactivación del aparato productivo nacional, será necesario la aplicación de las formulas exitosas del milagro económico alemán para construir alternativas de solución a corto y mediano plazo. El arribo de turistas, la reactivación de la industria turística nacional, de la alicaída industria petrolera nacional, el regreso de capitales e inversiones, entre otras muchas cosas, ameritan tiempo, consensos y políticas inteligentes y coherentes.

 Venezuela es actualmente un país endeudado, sin seguridad jurídica y regido por un marco legal negativo, pleno de todo tipo de controles y de graves limitaciones legislativas. Paliar la recesión económica, resolver el problema cambiario, la distorsión monetaria y macroeconómica, requiere de algo más que de buenos deseos y de mucha voluntad patriótica. Con un parque industrial obsoleto y desfasado, paralizado, casi destruido el aparato productivo nacional, sin divisas para sostener las agudas demandas de la economía y la sociedad venezolana, que depende, en estos momentos, casi exclusivamente de las importaciones para que haya comida y medicinas.

Estamos en un escenario de caos, multiplicación de la pobreza y violencia. Las alternativas racionales son pocas, diálogo, elecciones, calle son soluciones políticas, este gobierno no está dispuesto a impulsar políticas de ajuste macroeconómico, por “razones ideológicas” y al costo político adicional ligado a ellas,  que resuelvan o atenúen los agudos problemas coyunturales y estructurales del modelo económico venezolano, decretará seguramente nuevos aumentos de sueldo, de la unidad tributaría, ampliara las “políticas y misiones sociales”, más dinero inorgánico a la calle, expandirá exponencialmente los niveles de liquidez, se endeudara más, seguiremos teniendo los precios de la gasolina y combustibles más baratos del mundo, no se ajustaran ni sinceraran costos y servicios, habrá cada vez más deterioro de los servicios públicos y privados, racionamiento del agua, dificultades para la recolección de basura,  se multiplicaran los apagones, los déficits comunicacionales (internet y teléfonos) se incrementaran, el metro se deteriora cada vez más, obviamente se generara más inflación, escasez, desabastecimiento, devaluación, la pobreza aumentara exponencialmente, la violencia se multiplicara, ustedes deciden, pero por favor, solo UNIDOS lograremos salir de esto. caciquecatia@gmail.com

17-04-17