10 Últimos

domingo, 9 de abril de 2017

Fichas del caso Makled ocupan cargos clave en la lucha contra el narcotráfico por @pppenaloza ‏


Por Pedro Pablo Peñaloza


Tareck El Aissami se encuentra y comparte un espacio con Walid Makled. Todo por culpa del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, que el lunes 13 de febrero incluyó al Vicepresidente de la República en la lista negra de la Oficina para el Control de Activos Extranjeros (OFAC), donde ya estaba ubicado el famoso capo de la droga.

“El Aissami recibió dinero por facilitar el transporte de narcóticos propiedad del narcotraficante venezolano Walid Makled García. El Aissami también está vinculado a la coordinación de envíos de narcóticos al violento cartel mexicano Los Zetas, así como a la protección del capo narcotraficante colombiano Daniel Barrera Barrera y del narcotraficante venezolano Hermágoras González Polanco”, aseguró en su informe el Gobierno norteamericano, que también sancionó al empresario Samarck López Bello, a quien identificó como el “principal testaferro” del exgobernador del estado Aragua.

El caso Makled, con su alargada sombra, se posa otra vez sobre los nombres de altos jerarcas del régimen chavista. Funcionarios que estuvieron involucrados en la operación que concluyó con la detención e incautación de los bienes de “el Turco”, hoy ocupan puestos clave en el frente de la lucha contra el tráfico de drogas.

Por órdenes del presidente Nicolás Maduro, El Aissami y el ministro de Relaciones Interiores, Néstor Luis Reverol Torres, se encargan de combatir la criminalidad en el país. Sin embargo, así como coinciden en tareas, también han compartido acusaciones. Antes de caer en las manos de la justicia bolivariana en mayo de 2011 –y, en consecuencia, en el más absoluto silencio- Makled prendió el ventilador contra ambos.

En sendas entrevistas publicadas por el diario El Nacional en octubre de 2010, el capo de la droga declaró que pagó 100 mil dólares a Firaz El Aissami, hermano del Vicepresidente, para manipular la designación de un comisario del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) en Aragua, y afirmó que Reverol Torres sacó provecho de las propiedades que le había confiscado el Estado.


“Quiero denunciar al general Néstor Reverol. Él ha manejado mis empresas durante 23 meses. Esas empresas han generado en ese tiempo 140 millones de dólares. Esos 140 millones tendrían que estar depositados en un tribunal y no están”, expresó desde la cárcel de la Cómbita –Tunja, Colombia- donde se encontraba recluido tras ser capturado el 19 de agosto de 2010 en Cúcuta.

Los señalamientos –siempre desmentidos por los afectados– han encontrado eco en el exterior. Además del castigo impuesto por el Departamento del Tesoro contra El Aissami, el titular de Relaciones Interiores enfrenta un juicio en Estados Unidos por presuntamente haber recibido dinero de narcotraficantes a cambio de cooperación, según anunció el Departamento de Justicia el primero de agosto de 2016. Empero, en el seno de la revolución estos funcionarios no han dejado de fortalecerse, desplegando a sus fichas más cercanas en el tablero burocrático.


Todos para uno

Reverol Torres puso en manos de Susana Coromoto Acosta de Márquez el Servicio Nacional de Administración y Enajenación de Bienes Asegurados o Incautados, Confiscados y Decomisados (SNB). ¿Y quién es Acosta de Márquez? Su consuegra, la madre de la esposa de su hijo, Néstor Luis Reverol Patiño, primer secretario en la embajada de Venezuela en Argentina.

La actual directora general del SNB -organismo que se encarga de fiscalizar y custodiar las posesiones de los narcotraficantes que recupera el Estado– se desempeñó anteriormente como responsable del Fondo Nacional Antidrogas (FONA) y de la Fundación Venezolana para la Prevención y Tratamiento del Consumo de Drogas (Fundapret). Además, fue la consultora jurídica del MIJ durante la gestión de El Aissami en ese despacho, y prestó asistencia legal en la Oficina Nacional Antidrogas (ONA).

La Gaceta Oficial número 40.997 del 27 de septiembre de 2016 recoge los nombramientos de distintos colaboradores del titular de Relaciones Interiores. Allí destaca Edylberto José Molina Molina, viceministro del Sistema Integrado de Policía. El antiguo subdirector de la ONA enfrenta el mismo proceso que llevan contra Reverol Torres en Estados Unidos por narcotráfico.

El ascenso de Molina Molina coincidió con la designación de Víctor José Martínez Rojas como director encargado del Sistema Registral del Servicio Autónomo de Registros y Notarías (Saren). Martínez Rojas viene de la ONA y también llevó la dirección de Prevención, Control y Fiscalización de Legitimación de Capitales del Saren.

Annalibe Ruiz González trabajó como directora Contra Legitimación de Capitales en la ONA, bajo la égida de El Aissami, Reverol Torres y Molina Molina. Desde el 2 de agosto de 2016, fecha en la que Reverol Torres volvió al MIJ, Ruiz González es la gerente de la Unidad Nacional de Inteligencia Financiera de la Superintendencia de las Instituciones del Sector Bancario de Venezuela (Sudeban).

El general de división (GNB), Alejandro Keleris Bucarito, se presenta en su cuenta Twitter como “socialista y revolucionario”.  Sin embargo, esos no son los únicos títulos que acumula. Siempre al lado de Reverol Torres, ha sido viceministro de Prevención y Seguridad Ciudadana, jefe de la ONA e inspector de la Guardia Nacional Bolivariana. En estos momentos ejerce la presidencia de la Comisión Nacional de Casinos.

Otro soldado del ex comandante de la GNB tomó las riendas de la ONA el 25 de octubre de 2016. Se trata del general de brigada (GNB) José Ramón Castillo García, jefe del Comando Antidrogas de ese componente militar. “La ONA acaba de recibir a un hombre que conozco desde hace muchos años, el general José Castillo García, quien estuvo aquí conmigo y conoce muy bien su trabajo, cuenta con 25 años en el servicio antidrogas”, subrayó el ministro de Relaciones Interiores al entregarle el cargo.

Todo este equipo, que emprendió la cacería de Makled a mediados de la década pasada, ahora asciende hacia la primera línea de la lucha contra el narcotráfico de la mano de dos hombres tan fuertes como polémicos de la revolución: Tareck El Aissami y Néstor Luis Reverol Torres.

Recuadro: Damas de la justicia

– En su condición de fiscal séptima nacional en mayo de 2011, Marisela de Abreu Rodríguez imputó a Makled por los delitos de tráfico ilícito de sustancias estupefacientes y psicotrópicas, legitimación de capitales, asociación para delinquir y sicariato en grado de determinador. En la actualidad, De Abreu Rodríguez es la directora Contra las Drogas del Ministerio Público.

– Al frente del Tribunal Cuarto de control del estado Carabobo, Carina Zacchei Manganilla ordenó la intervención de la aerolínea Aeropostal –antigua propiedad de la familia Makled– para que su administración fuera asumida por el Estado venezolano. En la actualidad, Zachhei Manganilla ejerce como juez accidental en la Corte de Apelaciones del estado Cojedes.

07-04-17