10 Últimos

sábado, 25 de marzo de 2017

“Normalidad usurpada” por @leomoralesP


Por Leonardo Morales P.


Lo insólito se convierte en cotidiano, lo extraño en habitual, cambian las cosas y comenzamos a considerarlas como normales. Así ha ido transcurriendo la vida del venezolano en lo que va del siglo que recién comienza ¿Vamos avanzado o nos estamos regresando?

En algún momento se pensó que la vida en sociedad era una conquista de la civilización que le permitiría la libertad necesaria para desarrollarse y progresar, así como, relacionarse con sus semejantes de acuerdo a ciertas convenciones claramente establecidas y debidamente compartidas, sancionando las infracciones a los acuerdos establecidos de acuerdo a normas.

Un gobierno y unas leyes a las cuales se sometan gobernantes y gobernados para la organización de la nación es la aspiración de toda sociedad que desee vivir en paz y concordia. Hace ya bastante tiempo esa idea dejó de reinar en la sociedad venezolana, en particular porque tenemos un gobierno que hace su ley para perpetuarse en el poder y, por otra parte, la sociedad civil ha comenzado a considerar cualquier truculencia como normal.

Que una niña de 15 años dirija una banda compuesta por otros menores de edad que dan muerte a cuchillazo limpio a dos individuos en Sabana Grande, es un hecho insólito y grave, pero la sociedad comienza a mirarla con normalidad. Esas cosas suceden, dirán algunos refugiados y enrejados en sus casas, presos y temerosos de la vida sin saberlo. Pero sí, eso ocurre, mas no es normal sino todo lo contrario.

Esa niña debió haber estado en su casa, con sus padres, estudiando o durmiendo para asistir a clase al día siguiente, pero no, la niña vivía en la calle, dirigía una banda. El niño de 6 años, que dicen integraba la banda, debía haber estado en lo mismo, pero la revolución lo puso en la calle.


Esa es la realidad que lego Chávez y sigue edificando su heredero. La revolución bonita nos está llevando a un estado de incivilidad, suerte de anacronismo que nos sirve para ilustrar esta realidad; desgajó a las familias, los puso en la calle, les mató la niñez y la juventud. Los convirtió tempranamente en monstruos capaces de atentar contra la vida humana. No son niños, ni jóvenes, ni viejos, son seres que andan por allí buscando, sin imaginarlo, vengar su tragedia, esa condición a la que los llevó un gobierno que en nombre del socialismo y del humanismo, ha engendrado y estimulado los instintos más despreciables que puede haber en el fondo de un ser humano.

El gobierno pareciera regresar a la sociedad a tiempos superados, a aquella que describió Hobbes: “La condición humana es la lucha de todos contra todos de tal modo que cada cual se gobierna por su propia razón.”

La sociedad venezolana que ya ve estos hechos como normales se preocupa por la debilidad de la ley para castigar a estos infractores. ¿Qué hacer con estos jóvenes? ¿Cómo imputar al de 6 años -en mis tiempos de escuela recuerdo aquello de que se tiene uso de razón a los 7?

Es un problema de la ley o quizá se apunta exclusivamente a la consecuencia y se libera de culpa a los que originan con su inacción esta anormalidad en la vida del país.

24-03-17