10 Últimos

martes, 28 de marzo de 2017

Sobella Mejías: "la renovación de nóminas de partidos valida la democracia" por @contrapuntovzla


Por Emma Sánchez Álvarez


Cree que las elecciones regionales deben realizarse este año, al igual que las primarias de la oposición

Para Sobella Mejías, exrectora del Consejo Nacional Electoral, ahora dirigente nacional de Acción Democrática (AD) y presidente de la ONG “Barquisimeto actívate”, el proceso de validación de las organizaciones políticas no impide la realización de elecciones. Considera que el argumento esgrimido por el Consejo Nacional Electoral es político y no técnico-jurídico.

En relación con el planteamiento del Gobierno sobre la realización de elecciones generales para 2018, señaló que “las generales, por razones del Registro Electoral, no se pueden organizar el mismo día", porque en los comicios presidenciales "solamente votan los nacionales, y en los comicios municipales votan nacionales y extranjeros”.

–¿Qué opinión le merece el proceso de validación de los partidos políticos convocado por el Consejo Nacional Electoral?

–En relación con la renovación de nómina de las organizaciones políticas, establecida en la Ley de Partidos Políticos, Reuniones Públicas y Manifestaciones, hay dos supuestos de hecho: organizaciones políticas que no hayan participado en un evento nacional o regional en dos periodos constitucionales deben renovar nómina, y las organizaciones políticas regionales o nacionales que hayan participado y no obtuvieron el 1%, deben renovarla también. Pero hay un escenario: el hecho de renovar nómina para una organización política no excluye la convocatoria de una elección regional o nacional; es decir, que el argumento expuesto por el poder electoral es político y no técnico-jurídico, porque en un proceso de convocatoria, la conformación de las circunscripciones electorales, las jornadas del registro electoral para quienes vayan a participar como nuevos electores de acuerdo al artículo 74 de nuestro ordenamiento jurídico, la fecha de postulación y la constitución de grupos electores, ameritan de 90 días continuos.


El proceso de renovación de nómina –continúa– debe darse al inicio del periodo constitucional. El hecho de que no se convoque no quiere decir que las organizaciones no puedan postular, porque en los actuales momentos todas las organizaciones políticas que conforman el espectro nacional, sean del Gobierno como de la oposición, tienen personalidad jurídica, y por lo tanto tienen la cualidad de postular candidatos a cualquier cargo de elección según su ámbito de acción.

–¿Qué otra opción hay?

–Hay otra en relación con el tema de la tarjeta de la unidad. Hay un recurso en su contra. Este un tema que pasa por si la van a invalidar o no. Por eso nosotros tenemos que fortalecer las organizaciones políticas. Cuando validamos, estamos validando la democracia y las instituciones. El pueblo ha salido y debe salir masivamente a brindar apoyo a todo aquello que signifique un instrumento de lucha y de acción contra este régimen.

–¿Qué pasa en el caso de las elecciones regionales, que están vencidas?

–Están pendiente, no vencidas. Hay tiempo para realizar las elecciones regionales. Apenas estamos en marzo. Queda el resto del año. Todo depende de la voluntad política. Hay una realidad: el CNE debe garantizar la participación de los ciudadanos para que opinen en los asuntos políticos. Ya sea referéndum, consulta o elecciones, en fin, es una obligación, por eso el constituyente elevó al ente electoral como un poder del Estado, para darle la independencia y la autonomía administrativa y funcional. Hablo de la despartidización del ente electoral, de los principios de igualdad, transparencia e independencia que deben cumplir todos los funcionarios que allí trabajan.

–¿Cree que el CNE está saboteando la apertura, nuevamente, hacia una democracia, al negarse a anunciar fecha de las elecciones?

–Los que no quieren elecciones, y están en todo su derecho, ejemplo: el referéndum revocatorio, son el Gobierno y su partido. El poder electoral no está allí para atender al Gobierno ni a la oposición. Su función es la de dar cumplimiento a ese principio constitucional de garantizar la participación a todos los ciudadanos como parte de sus derechos políticos, que están incluso circunscritos dentro de los derechos humanos. Insisto, en lo político, el CNE debe garantizar elección de cargos públicos, de referéndum, consultas, revocatorio de mandato, iniciativa legislativa, constitucional, constituyente. Esa es su tarea. El Poder Electoral está en la obligación de brindar las condiciones para que todo esto se haga efectivo, para que los medios de participación previstos en la Carta Magna se ejecuten. Ese es el deber ser.

Nosotros tenemos que insistir por la vía constitucional –prosigue– para que se activen estos mecanismos; por lo tanto, con la validación, estamos defendiendo a unas de las instituciones más importantes como son las organizaciones políticas. Es el caso de Acción Democrática –partido fundador de la democracia en Venezuela– son 75 años haciendo historia. Nosotros honramos ese compromiso con nuestros líderes fundadores y mártires, quienes dieron sus vidas por la libertad y la justicia, por hacer de Venezuela un país desarrollado y apegado a los principios.

Lamentablemente, en estos últimos 18 años –señala– este Gobierno ha generado, con sus actuaciones, una de las crisis más agudas que vivimos los venezolanos en lo político, económico y social. Hemos retrocedido tanto, que estamos inmersos en una involución que nos retrotrae a siglos pasados. Venezuela es un país petrolero sin gasolina y gasoil para el mercado interno, que no produce alimentos, con altos índices de inseguridad, con salarios depauperados, en medio de una inflación que tiene sumidos a muchos venezolanos en el hambre y la pobreza. Pero esta Venezuela la vamos a reconstruir y la vamos a sacar adelante, porque es un país que tiene capacidad para recuperarse, pero requerimos de ese cambio. Para ello debemos insistir en que se realicen elecciones.

–¿Cómo calificaría la conducta asumida por las rectoras del ente electoral?

–Mi llamado, y lo hago con todo respeto a la institución, porque yo vengo de allí, casi 30 años ejerciendo diversos cargos, es para que garanticen la paz en Venezuela cumpliendo el mandato de la Constitución. Esto le hace bien a la democracia. Los hombres y las mujeres que trabajan en el CNE tienen una gran responsabilidad. Se hace necesario que les brinden a los ciudadanos el cumplimiento de los derechos políticos consagrados en la Carta Magna en condiciones de igualdad.

–¿Cree usted que el CNE perdió la institucionalidad al someterse al Poder Ejecutivo?

–Con este Poder Electoral hemos ganado elecciones. Se ganó la mayoría contundente de los diputados a la Asamblea Nacional, y que por subterfugios inconstitucionales se han visto sometidos a presiones por un supuesto desacato. Pero es el pueblo el que tiene el poder. Lo que no nos pueden quitar es nuestro talante democrático. El mejor diálogo es consultar al pueblo y esa consulta será pronto. Nosotros somos voceros de esa necesidad de expresar opinión a través del voto. Hemos caminado por los barrios conversando y otorgando apoyo a las comunidades. La gente solo dice que quiere cambio y que le consulten. Venezuela es un pueblo pacífico. Por eso el Gobierno tiene miedo que esa mayoría exprese su opinión.

–Perdone que insista, ¿pero este Poder Electoral perdió ya su institucionalidad?

–Debemos participar para recuperar las instituciones y en eso estamos trabajando. Y una de esas instituciones son los partidos políticos. En la oposición iremos a unas primarias, vamos a procurar la unidad y haremos realidad ese cambio necesario para recuperar al país. Al reconocer esto, recuperaremos la independencia y autonomía de las instituciones.

–El venezolano pareciera que, a pesar de estar pasando trabajo, se está adaptando a esta crisis…

–Venezuela fue un país comprometido con el desarrollo político, social y económico en los gobiernos democráticos de AD y Copei. Se realizaron obras de envergadura como hospitales, universidades, vialidad, en la cultura, en infraestructura para mejorar los servicios, entre otras. Y resulta que hoy estamos atravesando una grave crisis. Pero soy optimista, podemos salir de ella con el respaldo de todas las fuerzas vivas. Estamos trabajando al lado de este pueblo en las calles llevando la propuesta de cambio y esperanza. Esto lo sabe el Gobierno. Este es un proceso irreversible y no hay vuelta atrás ni que aumenten el precio del petróleo. Por eso nosotros insistimos en que la salida es pacífica, democrática y constitucional. Con este CNE hemos ganado elecciones participando masivamente, cuidando los votos y organizando a la gente. Y así vamos a ganar gobernaciones y alcaldías, con lo cual se debilitará aún más este gobierno. Luego también ganaremos las elecciones presidenciales.

Lo importante –aclara– es trabajar para todos estos eventos sin dejar de estar en contacto con nuestras comunidades, para continuar siendo voceros de sus problemas y angustias. Nosotros no tenemos el poder, el que lo tiene es el Gobierno, que lamentablemente no ha resuelto nada.

–La oposición ha sido muy criticada por su falta de unidad y de coherencia…

–Somos humanos. Tenemos una unidad. Están la polaridad y la diversidad, pero no tengo la menor duda de que el objetivo de todos es el cambio de este Gobierno, y hacia allá nos estamos enfilando. Corregiremos en la marcha, los errores que podamos cometer. También tenemos a quienes se creen dueños de la verdad y que tienen el monopolio de la honestidad. Mientras que en el Gobierno hay un solo pensamiento, un solo partido y un solo vocero. En la oposición democrática, hay diversos pensamientos e ideas. Pero al final estaremos compactados.

En este proceso de validación o renovación de nómina –explica– hemos acompañado a otras organizaciones políticas que componen la Unidad. Hemos estado unidos perfeccionando el cómo avanzar con esta etapa de validación. Todos tenemos un compromiso con Venezuela, que es unirnos con candidaturas únicas, y una sola propuesta de país que está establecida en la Constitución: la libertad económica, el desarrollo social y de justicia, la pluralidad y la alternabilidad, entre otras cosas. Nosotros lo vamos a lograr, y no podemos perder las esperanzas, porque la estrategia del Gobierno está dirigida a desmotivar y que la gente se paralice de miedo. Nosotros tenemos que insistir y participar. Sabemos que las condiciones son adversas: no tenemos medios de comunicación, ni recursos ni poder. Con todo y eso, estamos claros en el mensaje de la gente: quiere un cambio.

–María Corina Machado ha criticado la actuación de la Mesa de la Unidad y pide a la oposición tomar la calle…

–Esa es su opinión y la respeto. Nosotros hemos tomado la calle, reuniéndonos con la gente en sus comunidades y zonas rurales, escuchando sus problemas, planificando el país que queremos y discutiendo las diferencias. Nuestra juventud no conoce otra cosa que este Gobierno y entendemos que hay radicales tanto en el Gobierno como en la oposición. También sabemos que una salida violenta a quien más le interesa es al gobierno. Yo particularmente no pondré a ningún joven en el paredón de Miraflores.

En Acción Democrática –continúa– estamos trabajando junto con otras organizaciones políticas para que la salida sea pacifica, tomar las calles en positivo; es decir, darle la mano a quien lo necesite, retomar la vocación de servicio como nuestros dirigentes y fundadores, hacer labor social, dar herramientas a la gente para desarrollar sus potencialidades y quieran quedarse en el país. Esto es tomar la calle. Hay una Venezuela en positivo que trabaja desde temprano para mantener a sus familias. Lo que pasa es que el salario no le alcanza a nadie por la hiperinflación. Pero tenemos que recuperar las instituciones con las herramientas que nos otorga la Constitución y así poder exigir cambio.

–¿Y las Fuerzas Armadas apoyan ese cambio en positivo?

–Las Fuerzas Armadas saben que tienen un rol, que es el de respetar la decisión del pueblo soberano. Lo ha hecho. En las elecciones el Plan República ha estado a la altura, en el sentido de proteger a la ciudadanía en el ejercicio del voto. Somos nosotros los que tenemos que tomar las riendas del país, y los militares a ejercer su función en los cuarteles.

–¿No le parece usted que la oposición debería canalizar sus diferencias internamente?

–Pero cómo le dices tú a una persona que piensa en forma distinta a la tuya y que no lo exprese. Eso es bueno y normal. Lo que pasa es que nos hemos convertido en lo que no somos. En escuchar solo una parte, porque llevamos 18 años recogiendo una sola opinión que es la del Gobierno, sin diversidad, y cuando escuchamos voces diferentes, nos asustamos. En la Mesa de la Unidad se ha hecho, y hemos salido juntos a luchar por llevar a cabo cada uno de los objetivos que nos hemos trazado, y lo vamos a continuar haciendo, porque primero está Venezuela sobre las individualidades. No podemos ver a la oposición desde el punto de vista partidista. La oposición somos todos los venezolanos que pedimos un cambio de este Gobierno fracasado y negligente.

–La oposición ya está pensando en la candidatura presidencial…

–En las primarias. Vamos a terminar el proceso de validación de las organizaciones políticas y, la Mesa de la Unidad decidirá sobre este tema.

–¿Pero esas primarias serían este año?

–Este año, porque tenemos que ir con candidaturas nacionales, regionales y municipales. Tienen que ser candidatos únicos. Ese es un compromiso que ya está establecido. Nosotros somos demócratas y lo vamos a cumplir. Se harán cuando correspondan.

–Henry Ramos Allup se lanzó como candidato de AD. ¿Qué opina?

–Lo anunció y es lógico porque es el secretario general de Acción Democrática. Todos sabemos cuál ha sido su posición. Él ha manifestado en el momento que cuando se abran las primarias su nombre estará allí. Por supuesto que nosotros los acciondemocratistas consideramos que es un lujo de candidato y sería un excelente presidente.

–El Gobierno piensa en elecciones generales para el año 2018…

–Las elecciones generales, hasta por razones del Registro Electoral, no se pueden organizar el mismo día. En el registro para presidente solamente votan los nacionales y en los comicios municipales lo hacen los nacionales y extranjeros. Sin embargo, nuestra tarea es solicitar las regionales para este año, como está establecido en la Constitución.

–¿Qué opina sobre la insistencia del Gobierno de convocar a la oposición a un diálogo?

–Yo creo en la paz. Creo en el diálogo porque no soy partidaria de la violencia. Lo que pasa es que el Gobierno ha desdibujado este concepto. El mejor diálogo es la consulta al pueblo a través de los mecanismos constitucionales: elecciones regionales, municipales y presidenciales. Lamentablemente, en el Gobierno no escucharon al pueblo cuando suspendieron el referéndum revocatorio, porque quienes tenemos la palabra y el destino de Venezuela somos todos los venezolanos.

27-03-17