10 Últimos

domingo, 16 de abril de 2017

¿Qué hará la oposición si el CNE fija la fecha de las elecciones? Por @prodavinci


Por Álex Vásquez S.


Líderes de los principales partidos consideran que las manifestaciones deben seguir hasta que se cumplan sus cuatro exigencias: respeto a la autonomía del Parlamento, apertura del canal de ayuda humanitaria, liberación de presos políticos y cronograma electoral que incluya los comicios presidenciales.

Sin embargo, todos coinciden en que si el Consejo Nacional Electoral (CNE) fija la fecha de las regionales y municipales, hay que trabajar para ganarlas.

El gobernador de Miranda, Henrique Capriles, opina que el anuncio de la fecha de las elecciones regionales sería un logro importante de la protesta opositora, pero aclara que de ninguna manera sería el fin de su lucha.

“Si estamos defendiendo la Constitución, las elecciones regionales forman parte de lo que tenemos que lograr. Pero eso no significa que renunciemos a que la Asamblea pueda ejercer las competencias que tiene; eso no significa que dejemos de luchar por la liberación de los presos políticos, porque no haya persecuciones ni inhabilitaciones, por el canal humanitario. No planteemos un falso dilema: si esto se da (las regionales), venga para acá, pero será un avance más en la lucha. De batalla en batalla se gana la guerra, hay que ir sumando hasta que logremos el cambio nacional”, expresó.

Las diferencias entre dirigentes que no eran un secreto en otros tiempos, parecen dirimirse luego de que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) cruzara la raya y se adjudicara brevemente las facultades del Legislativo, lo que detonó una fuerte condena internacional, el sorpresivo rechazo de la fiscal general, Luisa Ortega Díaz, y las protestas que han dejado cientos de heridos, 325 arrestos –153 personas siguen detenidas, según el Foro Penal–  y al menos dos muertes confirmadas por la Fiscalía.


Tanto se borraron las diferencias, que el vicepresidente del Parlamento, Freddy Guevara, coincide casi literalmente con Capriles –algo poco común antes– en que las protestas deben continuar hasta que la oposición logre todos sus objetivos.

“Es un falso dilema poner la cosa entre regionales y protesta. No podemos decir no a las regionales o no a la protesta. La protesta debe continuar hasta lograr los cuatro objetivos (elecciones, canal humanitario, respeto a la autonomía legislativa y liberación de presos políticos). Si dan la fecha, no es razón para frenar. Es una conquista pero no es la restitución del orden constitucional”, advirtió.

Guevara considera que devolviendo sus facultades a la Asamblea Nacional “se resuelve todo”, por lo que opina que ésa debe ser la principal exigencia. “Con una Asamblea operativa podemos cambiar a los magistrados, hacer una ley de amnistía, resolver la crisis económica, sacar al vicepresidente, cambiar ministros y hasta una enmienda para recortar el periodo de Maduro”, argumentó.

A diferencia de sus compañeros en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), el diputado Henry Ramos Allup, expresidente del Parlamento, considera que si se fija “al menos” la fecha de las regionales, la presión nacional e internacional podría bajar.

“Pero sucede que en el seno del gobierno no quieren contarse ahora en nada porque saben cómo quedarían de enclenques después de otra derrota similar o peor a la de las parlamentarias. Del lado opositor hay algunos que no quieren elección alguna –han llegado a decir que quienes concurran son traidores como dijeron cuando fuimos a la validación– porque las elecciones matarían el foquismo al que insensatamente apuestan quienes no tienen cómo ganar una votación”, indicó.

Ante la debilidad electoral del gobierno, la parlamentaria Delsa Solórzano coincide con Capriles y Guevara en que las protestas deben mantenerse.

“Desde que dejaron de ganar elecciones, hay que pelear cada una de ellas. Hay tres tipos de elecciones, las vencidas (gobernadores), las que toca este año (municipales) y las que van a resolver la crisis (las presidenciales).

Seguimos en las calles hasta que se logren todas y todo lo que la gente reclama: el canal humanitario, la liberación de los presos y el respeto a la Asamblea”, indicó.

La dirigente María Corina Machado considera que el gobierno ofrecerá las regionales para aliviar la tensión, “algo similar a lo que pasó con el diálogo”.

“Pero el umbral se cruzó, los venezolanos saben que no hay cambio si no cambia el régimen, la sociedad exige mantener la presión. Hay que dejarle claro a Maduro que regionales a cambio de su permanencia no es aceptable. Hay que hacer las regionales, pero no es suficiente. La dirigencia opositora debe mantener las protestas, debe estar a la altura y no aceptar soluciones cosméticas”, dijo.

“El salto al precipicio que suponen las sentencias, la radicalización del gobierno, cohesionaron a la oposición, la unieron en lo sustantivo para impedir el avance del enemigo”, destacó Colette Capriles, psicólogo social.

El debate –que según la analista es lo que estimula el gobierno– surge a propósito de las palabras de Maduro el domingo pasado, cuando en su programa de televisión sostuvo: “Yo estoy ansioso porque se convoquen las elecciones de gobernadores y alcaldes para darle una pela a esa gente (la oposición)”.

Pero a juicio de Colette, lo que más preocupa al gobierno es la presión internacional; no tanto las protestas en casa, pues “los costos de la represión para una dictadura son mínimos.

“No sé si un cronograma electoral pueda ser suficiente para bajar la presión externa –afirmó–, pero esa podría ser la próxima carta del gobierno. Por eso, aunque las elecciones son imprescindibles, el objetivo fundamental de la oposición debe ser resolver la crisis constitucional que hace que cualquier elección sea injusta. Hay que resolver las condiciones en que se harán esos comicios, la situación de opositores inhabilitados, los presos políticos y hay que luchar por una Asamblea operativa”.

Finalmente, advirtió que Maduro, al plantear su “angustia” por los comicios, busca confundir y dividir a la oposición, pues “algunos creen que las elecciones no son suficiente”.

Por su parte, el politólogo Edgard Gutiérrez estima que el escenario electoral no está cerca. “Para que suelten una fecha de elecciones aún falta mucha más presión. No es sencillo sacrificar a todos los gobernadores del chavismo, así que la oposición solo debe centrarse en incrementar al máximo la presión, de calle e internacional. Es lo único a lo que el gobierno le teme”, señaló.

John Magdaleno, también politólogo, coincide en que no será sencillo que el gobierno acepte medirse: “Siendo conservadores, si se hacen las regionales, el gobierno perdería 15 gobernaciones”.

15-04-17