10 Últimos

sábado, 1 de abril de 2017

Unidad Democrática ante golpe de estado y la derogación de la Constitución




MUD 31 de marzo de 2017
@unidadvenezuela

1.La Unidad Democrática denuncia ante el país y ante el mundo la derogación de la Constitución venezolana por parte del gobierno de Nicolás Maduro, y la consumación de un golpe de Estado contra la República.

2. La Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, conformada por 7 militantes del partido de gobierno, de dudosa reputación profesional y personal, y cuyos nombramientos fueron realizados de manera ilegal y espuria por la anterior Asamblea Nacional cuando, derrotada por el pueblo, violó de manera descarada los procedimientos y requisitos establecidos en la Constitución para nombrarlos de manera arbitraria, emitió los días 28 y 29 de marzo dos sentencias (155 y 156) que le asignan de manera ilegal competencias jurídicas, económicas, administrativas y penales al Ejecutivo nacional, elimina la inmunidad parlamentaria, le permite al gobierno decretar artificial e inconstitucionalmente un estado de excepción, usurpa todos los poderes del Estado y anula de facto las funciones del Parlamento nacional.

3. Con estas ilegales “sentencias” elaboradas por 7 súbditos que ocupan de manera irregular la sala constitucional del TSJ, el gobierno pretende anular a la Asamblea Nacional, electa directamente por el pueblo, entre otras cosas para saltarse los controles legislativos sobre la firma de contratos con empresas extranjeras y de endeudamiento del país, en beneficio de los intereses particulares de un grupo pequeño de privilegiados y en detrimento de la nación. Maduro quiere vender al país a sus amigos y a transnacionales cómplices, y para ello necesita anular a la Asamblea Nacional.

4. Las “sentencias” del gobierno, al anular al Parlamento Nacional electo por el pueblo, alteran de manera radical la estructura constitucional de la República y le quitan de manera definitiva a los venezolanos la Constitución que votaron en 1999 y la forma republicana de convivencia ciudadana en ella establecida. De esta manera, el TSJ se coloca en desacato tanto a la Constitución como ante el pueblo venezolano.

5. En función de lo anterior, la Unidad Democrática venezolana hace un llamado urgente a todos los sectores del país a cerrar filas en defensa de la República y de la Constitución venezolana. Convocamos a todos los sectores a planificar y ejecutar acciones de protesta, organización, movilización y discusión, simultáneas, múltiples y diversas, cada sector según su especificidad social y de acción, a fin de conformar un inmenso e indetenible movimiento de presión ciudadana de resistencia ante el golpe de Estado y los usurpadores del poder.

6. Este proceso de activación y movilización nacional no puede ser solo para expresar una rabia legítima, para desahogar una justificada indignación, y mucho menos para provocar situaciones de anarquía y caos que se devuelvan contra la propia gente, y terminen fortaleciendo la estrategia del gobierno. La Unidad convocará, en coordinación con actores de la sociedad civil organizada y con las mesas de unidad regionales, un conjunto de acciones progresivas, de alcance nacional, para procurar la mayor eficacia política del inmenso descontento popular.

7. Convocamos para mañana sábado 1 de abril a acompañar todos, de manera multitudinaria, la sesión especial de calle de la Asamblea Nacional que se realizará en la Plaza Brión de Chacaíto, en Caracas, a las 10 am.

8. Igualmente invitamos a este martes 4 de abril a estar todos pendientes de la sesión en el Palacio Federal Legislativo para ratificar que la Asamblea Nacional representa la voluntad ciudadana legítima que se pretende desconocer, que sigue actuando dentro de sus competencias constitucionales y que la función legislativa se mantiene ahora con más razón y fuerza. Ese día la Asamblea Nacional adoptará un conjunto de acciones, en el marco de sus funciones y atribuciones constitucionales, en defensa de la República y del orden constitucional violentado.

9. Urgimos a la formación inmediata de un Gran Frente Democrático por el Rescate del Estado de Derecho, amplio y plural, que incluya a gremios, universidades, sindicatos, organizaciones populares y sectores sociales organizados, pero que además incluya a personalidades y partidos políticos disidentes o todavía simpatizantes del oficialismo, y a organizaciones políticas no pertenecientes a la Mesa de la Unidad Democrática. Esta no es una lucha de un sector político contra otro. Es la batalla unitaria de todos los demócratas y de todos quienes queremos a este país, en defensa de una causa común, que es la República.

10. Pedimos a la comunidad internacional, y a sus representantes diplomáticos en nuestro país, que se pronuncien con firmeza y continúen solidarizándose con Venezuela. Las sentencias 155 y 156 del TSJ vienen a confirmar no sólo el contenido del informe del Secretario General de la OEA, Luis Almagro, sobre la ruptura del orden constitucional en Venezuela, sino que hace más urgente y necesaria la activación de los mecanismos de presión diplomática para lograr este año la realización de elecciones en nuestro país, como forma de resolver la pavorosa tragedia social que sufrimos los venezolanos y la peligrosa crisis política que amenaza la existencia misma de la República. Aprovechamos para agradecer las múltiples y contundentes manifestaciones de apoyo al pueblo venezolano por parte de los gobiernos y pueblos de todo el mundo, así como de los medios de comunicación internacional, ante el golpe de Estado perpetrado por Maduro.

11. A los representantes del resto de los poderes públicos: el golpe de Estado también es contra ustedes. Sin Constitución, no hay poderes públicos. Ya la Fiscal General de la Republica se manifestó ¨las sentencias de la Sala Constitucional del TSJ representan una ruptura del hilo constitucional.

12. Le solicitamos a nuestros hermanos de uniforme, los soldados y miembros de la Fuerza Armada Nacional, a que, junto con el país, nos sumemos a restituir el orden constitucional. La Fuerza Armada Nacional no puede permanecer callada o indiferente ante la ruptura de la Constitución. Las familias de nuestros militares padecen el mismo drama del costo de la vida, la escasez, y la violencia, pero además sufren la vergüenza de ver a la Fuerza Armada Nacional caer cada vez más bajo en los indicadores de confianza y afecto de los venezolanos.

13. A nuestros hermanos militares: decidan si quieren estar, al lado de un pueblo que desea una Fuerza Armada fuerte, sólida, constitucional, querida y respetada por todo el país, como les corresponde, o al lado de un grupo que la humilla y la usa, que no les importa ni el futuro ni la reputación de la familia militar con tal de proteger sus beneficios. Les pedimos que asuman su responsabilidad de ser los primeros guardianes de la democracia y de la Constitución en Venezuela y se conviertan en parte de la solución. Se trata de escoger entre ser los dignos hijos de Bolívar o los custodios de Maduro. Únanse a la exigencia de todo el pueblo por rescatar el artículo 328 de la Constitución de la República.

14. A todos nuestros hermanos venezolanos les decimos: la Unidad Democrática está lista y dispuesta a enfrentar hasta el final esta agresión contra Venezuela y lo que seguramente vendrá en términos de mayor represión, arbitrariedad y violencia. La Unidad Democrática se declara en sesión permanente. No le tememos al gobierno, ni lograrán desviar nuestra lucha. Nos reservamos el derecho de adelantar acciones e iniciativas civiles y democráticas que no podemos revelar, como corresponde a quienes se enfrentan a una dictadura, pero no permitiremos que Venezuela se nos muera.


Mesa de la Unidad Democrática