10 Últimos

martes, 14 de marzo de 2017

“Con la tarjeta única de la MUD descubrimos la kryptonita contra la dictadura” por @CarlosCrespoR


Por Carlos Crespo


El “Chato Guédez”, secretario de la AN, admitió que la MUD cometió errores en 2016, pero aseveró que la alianza está en proceso de “enmendar” los fallos.

José Ignacio Guédez es abogado, secretario general de La Causa R y secretario de la Asamblea Nacional (AN). “El Chato”, como es conocido entre sus colegas, militó en el partido Un Nuevo Tiempo (UNT), fue precandidato a la Alcaldía de Barquisimeto, lugar donde nació, y decidió unirse a las filas del partido fundado por Alfredo Maneiro, luego de declinar sus aspiraciones y convertirse en el jefe de campaña del actual alcalde, Alfredo Ramos. “A partir de esa circunstancia, que fue electoral, fui a reuniones con La Causa R”, indicó.

Guédez, quien fue miembro de la junta encargada de reestructurar la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), habló con franqueza sobre los errores de esta en 2016. El dirigente admitió que, durante ese año, la alianza funcionó sin atenerse a un reglamento y que fue conducida, sin reglas claras, por el llamado “G4”, una instancia informal conformada por Primero Justicia (PJ), Un Nuevo Tiempo (UNT), AD y Voluntad Popular (VP). “Duramos un año con una regla no escrita del G4 que generó una crisis y que ya fue superada”.

Aseguró que con la nueva estructura de la MUD se logra “institucionalizar” a la Unidad y se empiezan a corregir las fallas. Exhibe como prueba el acuerdo al que llegaron los partidos de la organización para postular candidatos unitarios en unos eventuales comicios regionales y municipales. Considera que la MUD debe avanzar en la realización de primarias para escoger y dar legitimidad popular a sus abanderados. “Eso dinamiza la lucha”.

¿Por qué los partidos no deben participar en el proceso de renovación del CNE?

—Esa es la agenda del Gobierno, sin duda alguna, y nosotros aspirábamos que pudiéramos tener una agenda propia, porque en esa agenda que el Gobierno presentó logra un objetivo muy claro: retrasar indefinidamente la elección a gobernadores y pretende lograr la división de la MUD. Si el Gobierno tiene la potestad de legalizar a unos y otros no, puede generar una división incluso hasta en la base [de la Mesa]. Y lo otro sería entretenernos en nuestras propias siglas y con eso terminar de eliminar la tarjeta MUD, que para mí es a la que le teme el Gobierno de verdad, porque es la que representa a la mayoría.


Lo que estamos pidiendo es elecciones ya y las primarias dentro de la tarjeta MUD para ratificar esa estrategia de primarias y tarjeta única que es ganadora y, por supuesto, exigir elecciones. Es una postura propia y  respetamos la posición de los otros partidos.

                                                La Causa R no participará en el proceso de renovación de los partidos del CNE.

¿Por qué se demoró tanto el proceso de reestructuración? Incluso usted hizo un reclamo por la demora en hacer los anuncios

—Al final la junta generó la reestructuración en menos de 10 días, cumplió en todo caso la meta, la demora era anterior y de hecho la junta de reestructuración se creó justamente porque habíamos entrado como en un estancamiento. En noviembre se estaba tratando de aprobar un reglamento y no había habido conclusiones. Había unas bases con el secretario ejecutivo y otros partidos. Eso generó que se conformara una junta para que le pusiera fin al estancamiento y lograra lo que logró al final, que fue la aprobación de un reglamento, una nueva estructura y un planteamiento estratégico.

Haces referencia a un tuit mío. Lo que sucedía es que ya se habían llegado a todos los acuerdos pero se pretendía demorar el anuncio porque no había consenso sobre algunos nombres. Lo que yo dije, en lo personal, como asumí un reto temporal, es que si el lunes no había anuncio yo iba a rendirle cuentas al país de lo que se ha hecho y por qué no se había anunciado y dónde estaba la falta de consenso. Iba a hablar transparentemente porque creo que eso es lo que el país necesita, que le hablen claro, y que le hablemos con seriedad a la gente. Lo bueno es que no hizo falta porque el mismo viernes se anunció al país.

Parece que sigue siendo complicado llegar acuerdos en la MUD, pese a la reestructuración

—Creo que lo de ayer [el acuerdo de candidaturas unitarias] es un gran ejemplo de que es más fácil, creo que supera en contenido cualquier otro documento previo. Hay una decisión formal, no era esa concha de retazos de antes. Como no había un reglamento para aprobar algo, tenían que coser lo que decía un partido con otro y crear una especie de Frankenstein. Ahora hay un reglamento y se toma una decisión formal, enhorabuena porque esta vez fue unánime, pero en todo caso, el día que no lo sea y se respete el quorum también serán decisiones formales e instruccionales, acatadas por todos. Es la esencia de la MUD. Es un reglamento que establece que si más de dos terceras partes del voto ponderado de la instancia de decisión, con la mitad más uno de los representantes, llega a un acuerdo es una decisión formal de la MUD. Eso es clave.

Quizá la gente no le dé importancia a esto pero ¿Cuál es la raíz de la democracia? El estado de derecho, las reglas de juego. ¿Qué instancia formal existe sin reglamento? Si querías realmente existir en el plano formal, tenías que tener un reglamento, como lo tuvo siempre y duró un año con una regla no escrita del G4 que generó una crisis y que ya fue superada.

¿Qué pasó con el Congreso de la Sociedad Democrática? ¿Se han reunido con esta instancia?

—Se creó ya. Hay una persona de enlace de la MUD con esa instancia que se llama Alfredo Padilla, que tiene un gran perfil para eso. Ya nosotros convocamos el G9, luego el G15 y ahora falta la instalación formal del congreso y hay estas personas de enlace que fortalecieron la estructura de la MUD. Creo que el trabajo que se hizo es importante. Es verdad que esta etapa de legalización de los partidos retrasa las cosas, eso no es ningún secreto, pero esa es la política. Lo que tienes que tener es una instancia formal que, en cualquier circunstancia, pueda tomar decisiones y avanzar y creo que, por ahora, hemos logrado ese pronunciamiento.

              Guédez aseveró que la MUD está comenzando a “enmendar” los errores de 2016. Foto: Luis Miguel Cáceres / Crónica.Uno

¿Qué pasó con la hoja de ruta que se ofreció para enero?

—La hoja de ruta está clara desde el relanzamiento y se ratificó que vamos a ir a primarias con o sin el CNE porque queremos elecciones y vamos a ir en unidad a ganar esas elecciones. La estrategia electoral siempre ha sido la estrategia de la MUD. Eso es compatible y complementario con la calle y con la presión, con la rebeldía, con la mediación internacional y elecciones ya. Es la bandera que hemos levantado todos, desde el 5 de enero, en la MUD.

El documento habla de elecciones primarias, elecciones regionales para seguir en esta lucha y entendiendo que el Gobierno no quiere hacer elecciones, ahí está clara la ruta.

Pero entonces esa presentación de esa hoja no se va a hacer

Esa agenda que el Gobierno presentó logra un objetivo muy claro: retrasar indefinidamente la elección a gobernadores y pretende lograr la división de la MUD.

—No entiendo qué es una hoja, lo que hay es un planteamiento estratégico compartido en la MUD que es el mismo de siempre. Eran falsos dilemas los que algunos querían usar para destacarse de otros. ¿Hay un dilema entre las elecciones regionales y la mediación internacional? No.

Aquí llegaron a decir: Yo quiero la mediación internacional de [Luis] Almagro, pero la de El Vaticano no, por Dios, son complementarias. Yo quiero las regionales y quiero las presidenciales. ¿Por qué no voy a querer las regionales? ¿A quién le hago el juego yo cuando digo, igual que el Gobierno, que las regionales no son importantes? Al Gobierno, que es el único perjudicado si aquí hay elecciones regionales.

Evitó el 20 % del revocatorio porque hasta eso le parecía un costo muy alto, cualquier participación electoral al Gobierno le parecía un costo altísimo. Cuando fuimos a las parlamentarias de 2015, ¿a alguien se le ocurrió decir que quien quería ir a la parlamentarias no quería salir de Maduro? Son dilemas infantiles y falsos. La vía electoral es tanto el terreno nuestro que [El Gobierno] decidió no hacer elecciones. No es un tema de enmarcar un cuadro en una hoja, creo que pecamos antes de eso, dejamos de ser políticos y nos convertimos en profetas, creíamos que la política era decir qué va a pasar mañana, en seis meses, tres días, la semana que viene, etc.

Lo de la hoja de ruta fue algo que dijo “Chúo” Torrealba

—No es de Chúo, todos caímos en esto. No lo personalizo. En todo caso se superaron falsos dilemas. Se aprendió de los errores.

¿Se aprendió de los errores?

—Claro, eso hay que decirlo con humildad porque se cometieron. Y uno de los errores o de las tragedias es que dejamos que los errores que cometimos los partidos, individualmente hablando —que somos los que, además, tomamos las decisiones— los cobrara la Unidad como marca. Cuando acepto el reto de estar en la junta de reestructuración de la Mesa es porque creo que hay que relanzarla y reivindicarla, porque es el mayor logro político que le hemos dado al país. La MUD es el agente, no de los partidos, al contrario, los partidos nos sacrificamos para que exista la MUD. Hay que ser claros, si los errores que nosotros cometemos los va a pagar la MUD, entonces estamos nosotros mismos torpedeándonos.

En estudios de opinión se refleja una baja en la aceptación de la MUD.  

—Es culpa nuestra y el llamado que le hago a la gente es que la MUD es suya. La MUD somos todos, es la Unidad, es de la gente que quiere cambio, que es más de 80 %. Si me equivoqué yo, me equivoqué, si se equivoca La Causa R, es la Causa R. ¿Quién toma las decisiones? La MUD es la suma de sus partes, pero atacar a la MUD en etéreo es acabar con un patrimonio democrático que es al que el Gobierno le tiene miedo. Cuando la MUD le ganó al Gobierno las dos terceras partes de la AN, ve todo lo que ha pasado. Descubrimos la kryptonita contra la dictadura con la tarjeta única de la MUD. ¿Qué hay a qué hacer? Vamos a usarla. Venimos de un proceso en el que estamos enmendando y asumo, sin cálculos políticos, la defensa de la MUD y de la Unidad.

¿Qué evaluación hace de la gestión de Chúo Torrealba?

—Muy bien, la veo positivamente. No podemos olvidar que en el comando de Chúo se dio ese triunfo histórico del 6D. Los errores del año pasado no son imputables a Chúo sino a la regla del G4 que ya fue superada. Se lo había dicho a Chúo personalmente: el único reclamo que pudiera hacer La Causa R es no haber podido impedir que la MUD funcionara sin reglamento y solamente limitada a cuatro partidos.

Los errores no fueron de Chúo sino justamente de esta dirección política de cuatro partidos no reglamentada. Por eso digo que sí tenía claro el diagnóstico, qué era lo que fallaba, la solución es el nuevo reglamento, la nueva estructura, la dirección y eso fue lo que se logró con la junta reestructuradora.

                                                    El dirigente admitió que durante 2016 la MUD funcionó sin un reglamento.

¿Cómo van a presionar para que haya elecciones?

—Creemos que hay que presionar con unas primarias ya, hechas por nosotros mismos. Si el CNE no convoca, no importa. La mejor manera de querer elecciones es teniendo candidatos y dejar a 24 líderes legitimados por la base peleando en sus regiones por unas elecciones contra unos gobernadores a los que se les venció el periodo, eso es lo que dinamiza esta lucha. Le sumas la protesta de calle, la labor institucional de la Asamblea Nacional, la mediación internacional, la denuncia internacional contra lo que ya se perfila como una dictadura que no quiere hacer más elecciones y debería dar como resultado lograr esas elecciones y ganarlas.

Quizá la gente no le dé importancia a esto pero ¿Cuál es la raíz de la democracia? El estado de derecho, las reglas de juego.

¿Ve posible que el diálogo se retome?

—Diálogo no hay y el que hubo fue un fracaso que se planteó muy mal. Lo que pudiera haber, y eso políticamente no se puede descartar, es una negociación que sirva de transición a la democracia, pero incluso para llegar ahí tienes que presionar. El Gobierno tiene que sentir la presión. Una negociación con mediación internacional, donde para mí vale tanto El Vaticano como la OEA, incluyendo a Unasur, no discrimino. Toda la comunidad internacional puede colaborar para que aquí se logre un acuerdo que permita restituir la vía democrática, se libere a los presos políticos y se elimine el conflicto de poderes entre el TSJ y la AN.

Eso tiene que hacerse con seriedad y eso es lo que no hemos conseguido del lado del Gobierno y creo que ha sido un error de la MUD haber, sin garantía de cumplimiento, participado al costo de sentarse en un diálogo que no llega nunca a nada.

¿Qué le pasaría a un partido que incumpla el acuerdo de postular candidatos unitarios?

—Se autoexcluye de la MUD. Toda plataforma de partidos es una instancia de libre adscripción. Ahí está el que quiere estar, el que no quiera estar en la Unidad, sino hacer vida propia, chévere, está en su derecho, nadie le impide eso. La Unidad es un sacrifico que hacemos por el país y tiene sus cuotas de sacrificio que hay que asumir, el que no las quiera asumir que no las asuma y se va de la Unidad.

Fotos: Luis Miguel Cáceres

12-03-17