10 Últimos

sábado, 11 de marzo de 2017

Gobierno de coalición por @ElNacionalWeb


Por Arnaldo Esté


Es difícil escapar de los lenguajes radicales que se generan en las redes y en los discursos fáciles y violentos que cultivan fidelidades. Crean un ambiente coactivo que limitan la comunicación y, por tanto, los acuerdos necesarios para superar la crisis general.

Cuando hablamos de gobierno de coalición nos referimos a la integración de todos los sectores políticos o no, chavistas o de oposición para en un gobierno de transición que inicie la difícil y larga construcción, apartando el camino de la retaliación.

Esto no es fácil y requiere tanto capacidad política como necesidad de país, pero las encuestas y la sensatez indican que es posible. En muchos países las coaliciones y transiciones han llegado luego de muy altos costos en vidas y destrozos.

A eso no hemos llegado, aun cuando hay violaciones de la Constitución, derrumbe de las ya menguadas instituciones, presos políticos, hambre, mengua y caída económica, la violencia política no se iguala ni acerca a la violencia callejera. Pero ese panorama podría cambiar en la medida en la que la crisis general se profundiza.

Un colega me decía: “Mi problema no es político, es personal, el gobierno ha hecho que mis hijos emigren y que no encuentre medicinas para mis enfermedades crónicas”. Por allí va la cosa y hace que se busque el escape con lenguajes agresivos.

Al gobierno le pasa algo similar, pero de otro signo: sintiéndose agotado vocifera y pelea hasta con enemigos inventados, con un tono de sabor personal, de mal estilo y pobre lenguaje. Muestra armas y juguetes bélicos humanos y mecánicos, incluyendo algunos generales que repiten palabras de aquel argentino Videla que terminó preso y enfermo con el odio de los compatriotas que había desparecido, torturado y despojado de sus hijos.



11-03-17