10 Últimos

jueves, 2 de marzo de 2017

El Proyecto Tapíz promueve activistas sociales en barriadas caraqueñas por @charliegiuliano


Por Charlie Barrera


Antímano, Carapita, Caricuao y La Vega son las cuatro barriadas caraqueñas que escogió El Proyecto Tapíz, una experiencia práctica para medir los niveles de confianza —Capital Social— en esos sectores populares. La iniciativa parte de los investigadores Javier Chércoles y Antonio Gómez-Tato de la Universidad de Santiago de Compostela (USC) de España y captó el interés de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), que trabaja junto con estos para replicar la actividad en el país.

A fin de generar un acercamiento a las zonas antes mencionadas acudieron, en primer lugar, a los líderes comunitarios que las representaban. A través de ellos fueron construyendo una red de comunicación que se vinculara a su trabajo y les permitiera determinar las trabas y carencias que afectan a los habitantes.

“Tejido social es conocerse y reconocerse todos como activistas a favor de un mejor nivel de vida en la familia, la cuadra, el vecindario, el barrio, el sector”, dice un artículo publicado en el número 142 de la revista El Ucabista.

Para entender mejor qué comprende El Proyecto Tapíz es necesario conocer qué quieren decir los investigadores con el término: Capital Social. El sociólogo estadounidense Robert Putnam lo define de la siguiente manera:  “Son las características de la organización social, tales como las redes, las normas y la confianza, que facilitan la coordinación y la cooperación para un beneficio mutuo”.


Deixy Elena Brito es una de las líderes sectoriales de este proyecto en Caricuao. Tiene 35 años de edad y lleva toda su vida viviendo en ese popular sector de Caracas.

Argumentó que su trabajo consiste en recoger la información y evaluar los niveles de confianza en las personas, entes y organizaciones. Esto le permite a ella saber quiénes son los agentes activos de la comunidad, quiénes hacen vida en ella, cómo se relacionan, con quienes interactúan, entre otros.

 “Me encanta la labor que hacemos al impartir educación de calidad a los más necesitados, conocer la realidad de los estudiantes, empoderarlos a ellos y a sus familiares”, dijo Brito en una entrevista para El Ucabista.

Capital Social es un término que, según los investigadores, se divide en tres dimensiones: cognitiva (C), relacional (R) y estructural (E). Y estas a su vez, comprenden las subdivisiones: C) tolerancia, confianza, participación y expectativas; R) amigos, apoyos, reciprocidad y solidaridad, y por último, E) estigmatización, diferenciación, exclusión y acción política.

“En los talleres he aprendido que, aunque otras comunidades estén situadas en diferentes zonas, las problemáticas son las mismas, unas más fuertes y otras más débiles pero son las mismas”, comentó María Elena Camejo, quien es promotora comunitaria del sector El Petróleo, en La Vega.

Camejo comenzó su trabajo comunitario hace más de 20 años en el Comité de Salud de su comunidad y ahora, a sus 55 años, es la responsable de crear poco a poco el tejido social en el barrio donde vive.

Foto 2

Foto referencial de una calle en Carapita.

El diálogo con los vecinos, la responsabilidad que debe asumir cada miembro de la comunidad, brindar ocupaciones que se lleven a feliz término, motivar el sentido de pertenencia y la participación activa son los valores principales para fomentar la construcción de un tejido social fuerte.

“Actualmente, con la UCAB estamos implementando el Proyecto de Fortalecimiento de Redes Comunitarias. Yo conozco los hogares a través de los niños, y estamos tratando de insertarnos a través de los consejos comunales, los centros médicos y las diferentes organizaciones. Hasta ahora la gente de la comunidad es receptiva”, relató Amelia Medina a la revista El Ucabista.

Medina, de 62 años, vive en la calle El Porvenir de Carapita, y es la líder de ese proyecto en su comunidad. Ella al igual que las otras dos dirigentes, son el enlace entre los vecinos de cada una de sus parroquias y un proyecto que busca construir país a partir de un proceso de acumulación de confianza medible.

Fotos referenciales: Cristian Hernández

01-03-17