10 Últimos

viernes, 10 de marzo de 2017

José María de Viana: No hay una sola ciudad de Venezuela donde no falle el suministro de agua



MUD 09 de marzo de 2017
@unidadvenezuela

“No hay una sola ciudad en Venezuela donde el tema del agua no sea un sufrimiento, una cruz a cuesta que lleva la gente, especialmente la más humilde de nuestro país”, aseguró este jueves José María de Viana, expresidente de Hicrocapital, a propósito de las graves fallas en la prestación de este servicio por parte de las actuales autoridades de ese organismo.

“Es uno de los grandes sufrimientos en todos los rincones del país”, dijo de Viana al ser entrevistado en el programa La Fuerza es la Unión, que conduce el periodista Jesús Chuo Torrealba.

El experto en gerencia de servicios públicos explicó que las fallas en ese servicio se deben, en primer lugar, al hecho de que no se han concluido obras fundamentales programadas para el sistema Tuy IV, el embalse de Yacambú o las tuberías submarinas de Margarita, por citar solo tres ejemplos. “Y no es porque no se dedicaron recursos: se consumieron más de 9 mil 700 millones de dólares de acuerdo a datos oficiales de Hidroven”, aseguró.

“Lo que se hizo fue un enorme despilfarro de recursos porque se utilizaron en forma poco sana”, añadió.

Refirió que en el caso de las obras para la isla de Margarita se hizo un convenio con Irán; para las del Tuy IV el convenio fue con los brasileños y en el caso del acueducto bolivariano de Falcón hay un convenio con China. “Pero al final esos convenios sirvieron para tapar una enorme vagabundería en el uso de los recursos”, señaló.

“Pero lo más grave de todo es que los sistemas que estaban funcionando hace 18 años se deterioraron porque no se repararon ni se mantuvieron adecuadamente. En el caso de Caracas, por ejemplo, de 20 mil litros por segundo que recibió en funcionamiento en marzo de 1999 la señora Jacqueline Farías, en este momento tenemos cinco mil litros menos llegando a la ciudad, y eso es porque las obras viejas fueron mal mantenidas”, enfatizó.

De Viana criticó el poco profesionalismo con el cual se ha venido manejando esta industria. “Una industria de producción de agua potable para la salud de la gente tiene que ser manejada en forma honesta y profesionalmente. En los últimos tiempos hasta militares han sido nombrados en esos cargos. Eso es un desprecio al talento y al conocimiento y es un desprecio al sufrimiento de la gente”, refirió.

Añadió que Venezuela es un “caso extraño” en comparación con otros países de América Latina, donde también sufrieron crisis en estos sectores pero supieron aprender de ellas.

Como ejemplo refirió la crisis de energía eléctrica que tuvieron los colombianos en los años ochenta y noventa, la cual llegó a ser de enormes dimensiones. “Eso los llevó a enseriar y a dar normas muy severas para manejar las empresas de servicios en forma profesional”, indicó.

En ese sentido destacó el caso de Empresas Públicas de Medellín (EPM), propiedad del municipio de Medellín, que presta servicios de energía, gas, agua y telecomunicaciones a esa ciudad. “Esa empresa logró desarrollar una capacidad operativa de tal magnitud que hoy está presente en siete países de América Latina. Factura siete mil millones de dólares al año, tiene excedentes de más de dos mil millones de dólares y le entrega al municipio mil millones de dólares al año en dividendos para el desarrollo de obras sociales”, precisó.

“Las empresas de servicio público en el siglo XX son joyas de la sociedad”, dijo.

“Tener unas empresas que dan pena y  que dan dolor como las que tenemos nosotros en Venezuela puede ser la ocasión para aprender que hay maneras de convertirlas en empresas de excelencia”, concluyó.

MUD
@unidadvenezuela