10 Últimos

jueves, 16 de marzo de 2017

Monseñor Diego Padrón: El diálogo está secuestrado por el Gobierno



Redacción 15 de marzo de 2017

Monseñor Diego Padrón, presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana, manifestó que esta institución está inmensamente preocupada por la situación que atraviesa el país. Afirmó que la ciudadanía no puede quedarse cruzada de brazos, que debe reclamar y así “evitar que prevalezca la humillación con situaciones como la de hacer largas colas para conseguir alimentos”.

“El Estado está al servicio de la ciudadanía, no es la ciudadanía la que se arrodilla ante el Estado. El Gobierno está en la obligación de dar respuestas efectivas a las carencias de la población y así cumplir con darle al pueblo la mayor suma de felicidad posible”, indicó Padrón antes de iniciar la conferencia sobre el papel de la Iglesia y los derechos humanos.

Con respecto al diálogo, el prelado consideró que no se puede hablar mal de “este instrumento que lo utilizan las sociedades para resolver conflictos. Por eso lo apoyamos y lo aplaudimos”, sin embargo, aclaró que en el caso de Venezuela “el diálogo está secuestrado por el Gobierno”.

“El Ejecutivo quiere utilizar el diálogo para ganar tiempo y lograr algunos objetivos que no concuerdan con las necesidades del pueblo”. Recordó que la Santa Sede manifestó que el problema fundamental en el diálogo venezolano fue que los acuerdos a los que se llegaron, el Gobierno no los cumplió.

Al ser abordado sobre si la CEV le ha hecho algunas recomendaciones directas a la oposición, indicó que le han manifestado ser más claros en sus pronunciamientos, mantenerse unidos en sus acciones y que sus discursos concuerden con la vida concreta práctica.

Sobre los DDHH

Monseñor Diego Padrón enfatizó que la situación de los derechos humanos en Venezuela es “caótica” y responsabilizó al Gobierno de ser el primero que viola este derecho. Criticó que se pretenda resolver el problema de la inseguridad con la Operación de Liberación del Pueblo (OLP). “La fórmula para acabar con el problema de la delincuencia no es matar al delincuente, sino buscar las causas por las cuales hay delincuentes”.