10 Últimos

jueves, 2 de marzo de 2017

Tiempo de Cuaresma, por @adyurich13



ANTONIO DYURICH D. 01 de marzo de 2017

A la una: Empieza la cuaresma

Se acabó el carnaval. El miércoles empezó la cuaresma. Es tiempo de reflexión, de conversión, de reconciliación, de nuestro reencuentro con la palabra de nuestro señor Jesucristo.

Es una fecha propicia para confirmar nuestro compromiso con el amor, con la justicia, con la paz. Con la construcción de una Venezuela mejor. Una Venezuela que se duela con los cientos de miles de venezolanos que hoy pasan hambre.

Hambre de comida. Hambre de solidaridad. Hambre de esperanza.

Una Venezuela que se conmueva con los enfermos que no encuentran centros de asistencia médica en las buenas condiciones que deberían estar si el dinero que era de todos no se hubiese despilfarrado y birlado impunemente. Enfermos que no encuentran medicinas para poner en práctica las recomendaciones de los médicos que hacen su trabajo, cumplen con su apostolado, pero que al final es muy probable que no se convierta en salud para el paciente porque no hay forma de encontrar la medicina indicada.

Niños que mueren sin que aquellos que tienen la obligación de gobernar para resolver los problemas de insalubridad y escasez de medicinas, tan siquiera se conmuevan y acepten las graves limitaciones que hoy sufre la salud en esta tierra de gracia.

Una Venezuela que le abra caminos de un futuro esperanzador para la juventud que los incentive a quedarse aquí a sembrar sus fuerzas, su intelecto, su creatividad y su conocimiento y nunca les llegue a dominar la imperiosa necesidad de irse a otras latitudes donde el futuro esté mas iluminado para ellos que acá en esta Venezuela postrada.

Una Venezuela donde sin ser todos iguales, ni pensar todos de la misma forma, ni tener las mismas creencias, ni el mismo origen o el color de la piel, todos podamos decir “mi Venezuela querida”.

Una Venezuela, que más temprano que tarde, pueda decir y celebrar la resurrección de la vida, de la esperanza, de la paz, de la felicidad.

Como dice la canción de Carlos Mejias Godoy:

¡Creo en ti, constructor del pensamiento, de la música, del viento, de la paz y del amor!

¡Creo en ti Cristo obrero!

¡Creo en tu resurrección!

A la dos: ¡Ay Julio, Julito…!

Cada vez coge mas cuerpo el rumor que nos habla de que el gobernador Julio León Heredia no las tiene todas consigo dentro del seno del madurismo y del psuv.

Cada vez se habla con más insistencia de que no solo ha perdido el respaldo de los yaracuyanos, sino también que sus fuerzas se han debilitado mucho a nivel de la cúpula del madurismo/cabellismo.

Incluso se han llegado a mencionar varias decisiones que están por darse que corroborarían  esa situación de debilitamiento del menor de los leones.

Una de ellas habla de que ya el círculo cercano al gobernador yaracuyano se está moviendo para lanzarlo a la reelección montado en un grupo con fines políticos llamado “Cien por ciento Yaracuy” o algo similar, creado por los enchufados regionales, por quienes han medrado alrededor del poder ejecutivo regional, con un muy desprestigiado personaje de la llamada “cuarta república” a la cabeza.

Se dice que han contratado a hacedores de imagen, han buscado a encuestadoras y que están preparando un plan de campaña al margen de lo que decida el Psuv y sus aliados del Polo Patriótico.

Tambien se habla de que dentro del esquema y distribución a dedo, como normalmente hace el Psuv, de las opciones candidaturales de los diferentes estados, esta vez le tocará al partido de Lina Ron, en la cabeza de su dirigente máxima nacional, Wendy Telechea (o algo así), la candidatura a la gobernación del estado Yaracuy.

¿Por qué se da esta situación?

Por varios factores:

Uno, los movimientos propios que se dan en las estructuras que han perdido la base de apoyo y esta se les ha vuelto muy frágil, como lo reflejan todas las encuestas –las que hace el gobierno y las que hace la oposición- en el caso de Julio León Heredia.

La inmensa mayoría de los yaracuyanos (89,4%) afirma que la situación de Yaracuy es mala. El 76,4% dice que la gestión de Julio León Heredia como gobernador es mala o muy mala. En el 2015 el 50,7% de los yaracuyanos se autocalificaba como chavista/madurista, y para  2016 había bajado hasta la escandalosa cifra del 31,8%, mientras que para esta fecha el 63,8% se autocalifica como opositor a los gobiernos de Maduro y de Julio León.

Por otra parte, mientras se le hundía el piso a Julio León, el liderazgo de Biagio Pilieri ha venido en ascenso sostenido. Tan es así que todas las encuestas dicen que de ser hoy la elecciones a gobernador el triunfador sería el aspirante de la MUD.

Tanto así, que en una encuesta reciente (del 19 al 30 de enero de 2017) en un escenario polarizado entre Biagio Pilieri y Julio León, de ser hoy las elecciones, Biagio le ganaría al pupilo de Maduro y Diosdado sacándole 25 puntos de ventaja (Biagio 57,2% y Julio 27,6%). Esta es hoy la realidad de Yaracuy.

Ante ese oscuro panorama se dice que León Heredia, tal vez aconsejado por la desesperación, empezará a mover y a utilizar las influencias que le quedan en Caracas para tratar de apartar de su camino al aspirante opositor.

El adversario para Julio –está claro- es Biagio Pilieri y salvo errores graves que pudiera cometer  la oposición, nada indica que a Julio León le sea factible derrotarlo en unas próximas elecciones, razón por la cual podría recurrir a métodos cuestionables para apartarlo del camino.

Amanecerá y veremos.

A la tres: La revalidación de los Partidos

Al margen de la manipulación para retrasar las elecciones de gobernador que hacen las señoras indecorosas del CNE, escudadas en el mandato legal de abrir la oportunidad de relegitimar a los partidos políticos que por diversas circunstancias deben hacerlo, es necesario explicar que no es verdad que existen 59 partidos nacionales ni que ese exagerado total no podrá legitimarse por la inmoral y descarada maniobra del CNE. Es tan verdad como que tanto PJ, AD, VP, UNT, Causa R, Copei, ABP, Vente, MPV, ProVe, Convergencia, AP, Cuentas Claras y Gente Emergente, son verdaderos partidos, nacionales o regionales, pero con una estructura formada, con liderazgos conocidos y reconocidos, que tienen derecho a existir.

Por supuesto igual ocurre con partidos del sistema como el PCV, o Redes, o  PPT, o Podemos, aún cuando alguno de ellos sean “marcas” expropiadas al todo que conformaba su militancia y asignada graciosamente a los allegados al régimen.

Es perfectamente lícito que alguno de ellos, por razones éticas o de forma, se niegue a participar en la jornada impuesta por el CNE. Como lo es el que otros si lo hagan.

No es fácil el reto, pero le corresponde a los partidos, con las limitaciones impuestas, movilizar a sus estructuras organizativas y a sus militantes para izar y defender su existencia y con ella sus banderas.

En el fondo, la verdad es que la ley de partidos políticos no se ha adecuado a la constitución del 99, que prohíbe el financiamiento, por parte del estado, de las organizaciones con fines políticos, por lo que no hay ninguna razón objetiva que lleve al CNE a registrar, controlar y conocer el número y nombre de los militantes de los diferentes partidos políticos.

Pero, con todo y ese abuso, una vez más serán derrotados abrumadoramente.