viernes, 29 de junio de 2018

El tiempo se acaba para Venezuela, por @poliinsights




Claudia A. González  28 de junio de 2018

Ha pasado poco más de un mes desde que Nicolás Maduro se otorgó una nueva victoria en Venezuela, y fue “reelegido” como presidente del país. Su así llamada victoria se logró no solo durante el peor período económico y social que el país ha enfrentado en su historia, sino también en medio de muchas quejas de los ciudadanos y la oposición a las irregularidades.

En la noche del día de las elecciones, justo antes de que se anunciaran los resultados, Henri Falcon transmitió un mensaje donde afirmó que no aceptaría los resultados, alegando que tenía un récord de 142,000 irregularidades durante el proceso y alrededor de 9,000 quejas de testigos electorales no se les permite votar en sus mesas de votación.

Teniendo en cuenta que una gran parte de la oposición se quejó anteriormente y no participó en el proceso, las elecciones perdieron más legitimidad. En su decisión de no participar en la elección, el “Frente Amplio Democrático” argumentó que este proceso no era constitucional ya que la Asamblea Constituyente, y no el Consejo Electoral, había convocado a esta elección, en violación de la Constitución venezolana.

Pero como Nicolás Maduro y el chavismo han demostrado en el pasado, casi ninguna de estas quejas fue siquiera considerada, por lo que Nicolás Maduro fue presidente de Venezuela una vez más. Con su decisión de seguir adelante con una victoria manchada, Maduro ahora allana el camino para un nuevo escenario de mayor conflicto en Venezuela y la región.

El país continúa descendiendo en una espiral de hiperinflación combinada con la peor crisis social que ha experimentado desde la independencia del país. Solo el último mes, la inflación se registró en 110% en un período de solo 30 días. Los venezolanos a menudo experimentan escasez de agua y electricidad, lo que reduce la disponibilidad de recursos a alrededor de dos veces por semana en el caso del agua . La escasez de alimentos continúa aumentando, al igual que el hambre y la malnutrición.

Esta situación sostenida ha empujado a los venezolanos a huir masivamente del país y ha abierto un debate más amplio para la comunidad internacional y la oposición de Venezuela con respecto a cómo proceder a continuación. La verdadera pregunta es ¿qué hará el pueblo venezolano? Y si no tienen poder para actuar, ¿hay algo que la comunidad internacional pueda hacer para mitigar estos efectos, o aliviar la grave crisis que atraviesan los venezolanos?

Anticipando los efectos de la crisis venezolana y los efectos de un nuevo período de Maduro, el día después de que Maduro fuera proclamado presidente, Estados Unidos impuso nuevas sanciones ya que consideraban que las elecciones eran una “farsa”. Bajo estas nuevas sanciones, se impondrían sanciones a los ciudadanos o compañías estadounidenses que intenten comprar deuda o cuentas por cobrar del gobierno venezolano. Mediante esta medida, el gobierno de los Estados Unidos está tratando de limitar cualquier capacidad de financiamiento que el gobierno de Maduro pueda tener, sin dañar directamente a la población venezolana.

En el mismo espíritu, el grupo de 14 países que conforman la alianza denominada del Grupo Lima emitió un comunicado el día siguiente a la elección anunciando que no reconocen los resultados electorales e instó a la comunidad internacional a responder de inmediato. Además, este grupo de países, que incluye a Canadá, Brasil, Chile y México, entre otros, recordó a sus embajadores como un intento de reducir las relaciones diplomáticas con Venezuela. Desde entonces, muchos países han emitido declaraciones y han tenido discusiones internas sobre la situación de Venezuela.

Más recientemente, la Organización de los Estados Americanos adoptó una resolución que declara el proceso electoral de mayo 20 º como uno carente de legitimidad. La resolución S-032/18 instó al gobierno venezolano a comenzar un proceso de diálogo nacional y permitir la entrada de ayuda humanitaria . Considerando lo difícil que ha sido para el organismo de la OEA adoptar resoluciones sobre el tema venezolano, debido al continuo apoyo que recibe Venezuela de los países de CARICOM, esta resolución es un gran paso dado por la comunidad regional, demostrando la voluntad de los Estados miembros de hacerlo Más. El problema persiste, ¿es esto suficiente?

El viernes 22 de junio de 2018, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos publicó una actualización del informe sobre Venezuela, que documentó casos graves de violaciones a los derechos humanos. Debido a los hallazgos de este informe, el Alto Comisionado Zeid Ra’ad Al Hussein citó que una de las recomendaciones clave es el establecimiento de una Comisión de Encuesta a través del Consejo de Derechos Humanos sobre la situación de Venezuela. El Sr. Zeid también comentó que “dado que el Estado parece no tener la capacidad ni el deseo de procesar graves violaciones de los derechos humanos, también hay un fuerte argumento a favor de una participación más profunda por parte de la Corte Penal Internacional”.

Este informe no tiene precedentes en el caso de Venezuela, porque a pesar de que hubo otros, esta nueva documentación de violaciones de derechos humanos permite tanto a la oposición interna como a la comunidad internacional tomar un nuevo conjunto de medidas. El nuevo presidente electo de Colombia hizo una de sus promesas de campaña para llevar el caso de Venezuela ante la Corte Penal Internacional (CPI), y los miembros políticos de la coalición gobernante en Chile, como Felipe Kast, ya han presentado esta medida en el pasado.

No obstante, sigue habiendo un gran problema, el tiempo. Una fuerte medida que los estados miembros de la comunidad internacional pueden tomar es recurrir a la Comisión de Investigación en el CDH, o también enviar formalmente el caso a la CPI, que también es una medida sin precedentes si proviene de un estado y no de individuos. Pero para los ciudadanos de Venezuela que mueren de hambre o deciden huir del país a diario, el tiempo transcurrido de estas medidas no será sostenible.

Probablemente, ninguna medida única resolverá la situación calamitosa de Venezuela. Por el momento, la mejor medida que pueden tomar los países vecinos es aumentar su compromiso de proporcionar fondos para ayudar a los venezolanos que llegan a los países limítrofes. La comunidad internacional puede seguir aumentando la presión sobre el gobierno venezolano para que acepte la ayuda humanitaria, lo que también puede ayudar a aislar el apoyo de Maduro que aún recibe de algunos partidos de izquierda en algunos países. Dentro de seis meses, si las cosas continúan como están ahora, la crisis de Venezuela escalará a un nivel sin precedentes, la única manera de mitigar los efectos será a través de la mayor cantidad de ayuda humanitaria posible. Pero, a medida que la crisis crece, la pregunta más difícil seguirá siendo ¿de quién es la responsabilidad de ayudar a los millones que huyen o sobreviven las dificultades de la crisis venezolana?