10 Últimos

viernes, 28 de julio de 2017

Venezuela clama tolerancia y compasión, por @OmarVillalbaG



Omar Villalba 26 de julio de 2017

Los venezolanos estamos experimentando un estado emocional muy fuerte, siendo lego en psicología y temas de espiritualidad, me toca hoy reflexionar sobre nuestros instintos, emociones y acciones ante el capítulo que estamos viviendo.

Todo lo que están leyendo se refiere a mi observación, a la observación interior, a verme en retrospectiva sobre las acciones que he realizado a lo largo de mi vida, aceptando, valorando y responsabilizándome de cada una de ellas, y allí es donde he encontrado el significado real de la tolerancia y la compasión. Comenzando por mí, pues como servidor público, se hace necesario la practica de valores primero en mí, para que con el ejemplo, otros puedan practicar también, pues antes que ciudadano soy un alma, hijo de Dios, con defectos, errores, virtudes y disposición de estar atento para aprender de mi entorno.

Mi disertación tiene que ver con un derecho a réplica, derecho que la Constitución y las leyes de medios me garantizan, para aclarar un hecho que atenta no solo contra mí, sino contra el derecho a expresar nuestros puntos de vista, el derecho a llegar a acuerdos, pero sobre todo el derecho a la tolerancia, al respeto.

Por algunas redes sociales circuló una información sobre mí, tergiversada, en la que se exponía mi nombre y mis acciones, en actos que no comulgan ni con mi forma de ser, ni con mis acciones como persona ni ciudadano. Confieso que este hecho me molestó y entristeció en la efervescencia del momento, de allí, y gracias al apoyo de mis vecinos, amigos y de mi familia, pude mantener la calma, aceptar y sentir compasión, como lo dije arriba, primero por mí y luego por los demás, porque no es posible dar afecto, mostrar y accionar con ejemplo, sino se comienza por nosotros mismos.

Qué pasó? Pues que el incidente de las redes sociales provino de grupos que tenemos los mismos objetivos, recuperar la democracia de nuestra Venezuela, pero es imposible devolverle al país lo que nos dejamos robar, no sin antes hacer un inventario de nuestras acciones, es difícil luchar contra un gobierno que tiene el control efectivo de las armas, además de la hegemonía comunicacional, para que entre los que tenemos una posición diferente al autoritarismo, totalitarismo y dictadura, nos dejemos llevar por informaciones no confirmadas, lanzando irresponsablemente comentarios que dañan y convierten el compromiso de muchos en blanco de la intolerancia de algunos.

El radicalismo, la emoción sin control, el odio y la ira no son buenos consejeros, son incitadores de acciones que llevan a consecuencias que pueden ocasionar daños a terceros y hasta al mismo que actúe dejándose llevar por la emoción sin control.

En fin, y para dejar clara mi posición ante los hechos, no he apoyado ninguna acción vandálica, y no estoy de acuerdo con ellas, especialmente cuando vulneran los derechos de los ciudadanos de mi comunidad. Como muchos saben le he dedicado muchos años y empeño a mis vecinos.

Yo, al igual que todos los venezolanos que deseamos un país diferente al actual, he trabajado desde todos los espacios a mi alcance para apoyar la lucha democrática. He participado, junto a mis vecinos en los plantones, asistido con comida y agua a personas vulnerables, en situaciones precarias, que también apoyan con su presencia y sus acciones cívicas. Creamos y participamos en redes de solidaridad para conseguir medicamentos especiales a las personas necesitadas, todo esto por el amor que siento por mi municipio, por mi sentido de deber cívico, en consonancia con mi labor como servidor público.

Apoyo las acciones que la UNIDAD ha adelantado, apegado a la agenda nacional, para lograr cambiar esta realidad nefasta que nos ha enterrado en el lodo. Adverso con determinación el llamado radical de pequeños grupos que incitan a la violencia y a la anarquía, sobre todo aquellos que se amparan en el poder del gobierno, para amedrentar y crear caos en las comunidades.

Es por ello, que llamo la atención de quienes viven en mi municipio, y conocen mi labor de mas de 20 años al servicio público, no dar crédito a unos encapuchados, y otros personajes más, que arremetieron con palabras falsas en contra mi persona.

En cuanto a quienes me lean, y sepan o no quién soy, solo me queda decirles que seguiré trabajando por mi país, por una nueva Venezuela, donde pensar diferente se respete.

Seguiré siendo la voz y la acción de mi comunidad, es mi deber como vecino, político y concejal. Apoyo a todos aquellos que han sacrificado su comodidad— amén de aquellos que han perdido sus vidas— y han salido a luchar por la patria en un momento tan aciago; pero siempre y cuando estos recuerden que sus derechos llegan hasta donde afecten los derechos de los demás. Seguiré apoyando aquellos que de forma civica, constitucional y responsable deseen los mejor para este país.

No estoy de acuerdo en accionar desde la irracionalidad, desde la confrontación, desde el odio, es un deber ejemplarizar con acciones, sino ¿Qué sentido tiene toda esta lucha si no reconocemos al otro por igual?

Cuenten conmigo para luchar por una nueva, buena y verdadera, Venezuela. Juntos como hermanos dispuesto a ganar por el bien común. Juntos somos mas, vamos a derrotar el comunismo, la intolerancia, y vamos a ganar esperanza, justicia, paz, progreso, reconciliación, se lo debemos a las generaciones futuras, y Dios mediante vamos a cumplir.

Servidor y amigo,
Omar Villalba