domingo, 20 de mayo de 2018

La derrota por @perroalzao



Por Arnaldo Esté


En las condiciones de esta crisis general, la derrota no es una simple cuestión de números. El proceso habido tiene una particular profundidad y especificidad, con niveles éticos y grandes repercusiones históricas. Un paso muy importante hacia la construcción. Más allá de las dolorosas manifestaciones económicas de la crisis, el hambre y la mengua, la incertidumbre permeó con una densidad que podría cortarse.

Se ha producido una convergencia con muy breve convocatoria y muy austeros recursos. Una convergencia que ya se había manifestado el 16 de julio y que revela gran vocación para una democracia profunda.

Es apenas un comienzo que tendrá inmediatamente una grave agresión consiguiente al fraude ya cantado y a las pérdidas de poder y dineros. Una convergencia muy aleccionadora para los políticos soberbios.

Se vive en un grave desorden que forma parte de esa crisis, lo que muchos llaman gobernabilidad. Nada pareciera estar en su puesto. Una condición de destrucción que pareciera ser cuidadosamente planificada. Una cínica eficiencia destructiva.

Esa construcción comenzará con la conciencia social de la propia capacidad. No es una consecuencia de un líder milagroso ni de unas organizaciones establecidas y resueltas, con proposiciones elaboradas. Nos daremos cuenta del poder de una democracia que habrá de profundizarse en su ejercicio y que comenzará a realizarse con un gobierno de transición que tendrá que recoger el destrozo. Difícil, muy difícil tarea con aún poderosos adversarios ya conocidos por sus pocos escrúpulos.

Se cometerán muchos errores y se tendrá que aprender a corregir sobre la marcha y pronto se sabrá que no es solo cosa de conseguir préstamos y apoyos, que seguramente vendrán. La misma derrota será un gran atractor para inversiones y aventuras y será muy necesaria la discusión y el trabajo para lograr esa recuperación ética que abone la búsqueda y elaboración progresiva de un gran proyecto, que habrá de entenderlo, también como un proceso, mucho más que un paquete de papeles y medidas.


Esto lo escribo el jueves en la noche, atravesado por noticias inciertas que ya auguraba en escritos anteriores en los que llamaba a votar, y saldrá el sábado cuando ya no resulte tan madrugador y anterior al domingo en la noche cuando se deshojarán las margaritas del fraude ya pensado. Grave peligro que podría traer violencia y dolor.


19-05-18




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar usted debe colocar una dirección de correo electrónico