10 Últimos

jueves, 29 de junio de 2017

No se cansen nunca por @luisaconpaz


Por Luisa Pernalete


Democracia y periodismo van de la mano, así lo entiende la profe Luisa y el oficio. Proteger y divulgar la verdad tiene consecuencias positivas: un país libre.

Ustedes son noticia, no solamente porque hoy se celebra su día -¿se puede hablar de celebrar algo hoy en Venezuela?-, sino porque están dentro de los protagonistas con ese calificativo de primeros actores.

Quiero hoy, no felicitar porque puede sonar a mal chiste en estos momentos, pero sí RECONOCER el trabajo que hacen. Así: con mayúscula y con negrita. Ya se sabe que sin ustedes no hay noticias malas ni buenas, porque noticia que no se sabe, ¿existe? Las noticias necesitan ser difundidas. La libertad de expresión y de expresión son como el oxígeno de una sociedad. Ustedes son los que tienen ese poder de la lupa: hacen grande lo pequeño, pueden dirigir la atención hacia detalles que sin ustedes se quedarían invisibles. ¡Tienen un gran poder! ¡Son como magos! Sacan de sus sombreroscosas sorprendentes. ¡No se imaginan la alegría de una comunidad popular cuando salen -en radio, prensa o televisión- no en la página de sucesos, sino en la de sociedad. ¡Una alegría indescriptible! Las buenas noticias valen la pena sólo por ver el rostro de los protagonistas que recuperan dignidad.

Hoy quiero confesar algo: me hacen falta ustedes: ¡Todos!

Me hace falta la voz de César Miguel, que nos ayuda a Amanecer leyendo un diario, con ese tono de serenidad tan necesaria por estos días. Y claro, su voz con todo su equipo que pienso deben tener cerebro de pulpo,  con tentáculos en mil cosas a la vez. Gracias César, gracias Lila, Adriana, Luis Carlos, Barbarita...


Me hace falta la perseverancia de los compañeros que trabajan en medios realmente asediados, como los de Correo del Caroní, por mencionar el que más conozco. Las reflexiones profundas de Oscar, la sabiduría de Leonardo, los arrojos de Marcos, la agudeza de Oriana, por mencionar algunos. Gracias compañeros. Gracias por la valentía de trabajar asediados. De paso, es hora de agradecer gracias por ese espacio semanal que me ofrecen y hasta promocionan. ¡Qué suerte tengo!

También me hace falta esa creatividad de los periodistas jóvenes, ¡Cómo inventan! Esos audios con resúmenes tan útiles que nos envían los de Servicio de Información Pública. ¡Y ni hablar de los hermanos de nuestras emisoras! Los jóvenes que forman parte de los portales de noticias… ¡Cuánta falta me hacen!

Me hacen falta incluso los periodistas que se autocalifican de comeflor, como Clavel. Amiga: se requiere mucha gente comiendo flores para conseguir la paz en Venezuela.

Por supuesto que también me hacen falta todos ustedes que hacen trabajos de investigación. ¿De qué otra manera nos enteraríamos de tantas cosas que pasan en el país subterráneo? Gracias David, Minerva, el equipo de Runrunes y los demás que se me escapan.

¿Y qué decir de los que luchan por el derecho a estar informados? Me hacen falta los Carlos con sus Espacios Públicos. Gracias Carlos, gracias Andrés. Metamos también aquí a Melanio.

Palabras especiales para los valientes que cubren las manifestaciones. Se arriesgan con cada toma, con cada entrevista, con cada tuit, con cada paso que dan acompañando a los que hacen uso del Derecho 68 de nuestra Constitución.

No quiero dejar por fuera a los corresponsales extranjeros, a todos los que   ayudan a que se sepa afuera lo que los venezolanos sabemos. Los que han cambiado comodidades por venir a ser testigos de historias trágicas unas y admirables muchas

Una mención fraterna para los de la casa. Nuestros compañeros de las emisoras de Fe y Alegría y el equipo de prensa siempre con jornadas dobles, sin fin; a veces corriendo sin máscaras ni chalecos. Ya las ojeras no les caben en el rostro. Gracias Erika, Lenys, Héctor, Javier, Odalis, Raitza, Rosender, Adriana, Carlota, Roberto y todos los que están dentro del Corazón.

No se cansen periodistas. Sin ustedes no hay Democracia posible. Y sin Democracia es tan difícil vivir, es tan difícil ser feliz. No se cansen. Cuenten con mis oraciones. No se cansen, necesitamos que estén activos para cuando tengan que informar la buena noticia: Este drama ha terminado, la juventud no es el final.
 
Un abrazo,
Luisa

28-06-17

http://www.correodelcaroni.com/index.php/opinion/item/57160-no-se-cansen-nunca