lunes, 11 de junio de 2018

El Plan de la Patria en la basura por @goyosalazar



Por Gregorio Salazar


¿Por qué Nicolás Maduro lanzó al cesto de la basura el testamento político del líder de la revolución bolivariana, aquel destinado a ratificar la Venezuela líder y antiimperialista y a consolidar el destino grande de la Patria de Simón Bolívar? Esa es una pregunta cuya respuesta debería buscar con ahínco el pueblo chavista porque estamos hablando nada menos que del Plan de la Patria que recibió de manos del comandante en el trance agónico del 2012.

Ese plan, acuérdate Nicolás, fue aprobado con toda solemnidad democrática el 7 de octubre de 2012 y tú ratificaste el compromiso el 11 de marzo de 2013. Uno supone que el legado de Chávez considerado “nuestra carta de navegación” y “nuestro escudo soberano para defendernos de las agresiones”, no puede ser olvidado y en consecuencia desechado, como evidentemente ha ocurrido, siendo que tenía como objetivo fundamental convertir a Venezuela en un país potencia en lo social, lo económico y lo político.

Es muy de lamentar que en la recién finalizada campaña para la auto reelección presidencial no hubiera un candidato que, Plan de la Patria en mano, le reclamara a Maduro el cumplimiento de los grandes objetivos que le encomendó el comandante supremo. No podía asumir una nueva etapa revolucionaria quien se manejó de manera tan distante del cumplimiento de la primera.

Y dentro de todos esos objetivos históricos y estratégicos resulta forzoso detenernos en aquel dirigido a “consolidar el papel de Venezuela como Potencia Energética Mundial”. Es decir, ya éramos una potencia en ese campo y Maduro llegó con el encargo de consolidar ese rol en línea con las inmensas reservas de hidrocarburos que poseemos.


Veamos el punto 3.1.1.1 que señala textualmente: “Alcanzar la capacidad de producción de crudo hasta 4 MMBD (millones de barriles por día) para el año 2014 y 6 MMBD para el año 2019”. Fíjate, Maduro, no fue solamente que no se llegó a la meta fijada para hace cuatro años, sino que la producción de PDVSA se ha hundido al punto que hoy apenas supera el millón de barriles diarios y seguimos en picada. Te comprometiste, además, a llevar la producción de la faja petrolífera bautizada con el nombre del paladín rojo a 4 MMBD y hoy apenas nos aproximamos a la cuarta parte de eso.

Quítale, por favor y cuanto antes, el nombre del comandante a semejante desastre

Pero la retahíla es larga, señor presidente: tenía que desarrollar 6 nuevas empresas mixtas y allí lo que hubo fue una eclosión de la corrupción. Se debieron construir nuevos mejoradores para el crudo extra pesado, y no pasó absolutamente nada. Tenía que construir dos nuevas refinerías, una en Cabruta y otra en el complejo industrial José Antonio Anzoátegui, y lo que está ocurriendo es que estamos perdiendo las que teníamos desde hace 70 años. Había que perforar 10.500 pozos horizontales de petróleo. ¿Y dónde están?

Tampoco vemos el terminal de aguas profundas en el Estado Sucre ni las cinco plantas termoeléctricas con una capacidad de generación de 2.620 MW, a las que se comprometió Maduro en el punto 3.1.2.8. No aparecieron las 6 bases petroindustriales socialistas ni los dos condominios industriales en las áreas de Carabobo y Junín. ¿Pero cómo, si es que la revolución demuele al instante todo lo que huela a producir, fabricar, construir sea público o privado?
Por esta vez nos vamos a detener aquí sin incursionar en otras áreas donde el incumplimiento, el olvido total de las metas es ostensiblemente grosero. Nos falta espacio y nos sobra dolor al ver al crédulo y consecuente pueblo chavista tan miserablemente estafado.

10-06-18