10 Últimos

jueves, 26 de enero de 2017

¿Por qué nadie investiga los sobornos de Odebrecht? Por @xabiercosco


Por Xabier Coscojuela


Venezuela se ha vuelto el segundo país donde más homicidios ocurren en América Latina, pero en cuanto a los sobornos pagados por la brasileña Odebbrech somos campeones.

En ambos renglones el gobierno de Nicolás Maduro y el resto de los "poderes" que le sirven guardan un riguroso y estricto silencio. No dicen ni media palabra sobre los homicidios ni tampoco sobre las coimas cobradas a la empresa brasileña por los favores recibidos.

Según la información que vino de Nueva York, donde investigan también la trama ya que el dinero pasó por el sistema financiero gringo, algunos con influencia en el gobierno de Maduro recibieron 98 millones de dólares.

Ese no es el primer escándalo de corrupción que salpica a la dirigencia chavista y seguro que no va a ser el último. Ya lo ocurrido en el Plan Bolívar 2000 parece algo lejano. Después de ese se han producido otros episodios y, en la inmensa mayoría de ellos, los encargados de investigar y de castigar la corrupción se han lavado las manos olímpicamente.

Recordemos que una de las justificaciones del injustificable golpe de Estado del 4 de febrero de 1992 era la inmensa corrupción que existía en el país, según los golpistas.

Es cierto que había corrupción en aquella época, pero comparado con lo que se ha robado en estos 18 años los adecos eran unos roba gallinas. Hay ejemplos de personeros de la "revolución" que viven tranquilamente en el Imperio con unas propiedades imposibles de adquirir con el sueldo de oficial del Ejército o Tesorero nacional.


Otros que fueron ministros y, repentinamente, deciden mudarse a Alemania sin cargo público conocido, como si vivir en ese país europeo fuera barato ¿El sueldo de ministro es tan productivo? El caso del primo de Rafael Ramírez, Diego Salazar, así como Nervis Villalbos, exviceministro de Energía o Carlos Aguilera, investigados por recibir depósitos en cuentas en Europa, tampoco tuvo eco en el gobierno de Maduro.

Los casos se suman y se multiplican y ante todos ellos la jerarquía chavista calla. Cuando fueron mayoría absoluta en la Asamblea Nacional votaron en contra de todas las investigaciones solicitadas por la oposición.

Algunos de esos diputados hablan generalidades contra la corrupción, pero cuando les tocó pasar del dicho al hecho se quedaron paralizados.

La bandera anticorrupción de 4F está ahora demasiado manchada y hecha girones.

Ahora bien, ¿qué pasa con la fiscal general de la Republica Luisa Ortega Díaz? Guardó silencio en la mayoría de los casos de corrupción ocurridos y parece que va a mantener la misma conducta en este caso de Odebrecht.

En Brasil un juez decidió investigar una irregularidad y dio origen a la operación Lava Jato que generó un terremoto político en ese país. En este caso hasta la última campaña de Hugo Chávez parece haber recibido dinero de Odebrecht.

En Venezuela la alcahuetería de algunos permite a los corruptos disfrutar lo robado mientras la mayoría del país sufre las consecuencias. Esperemos que la Asamblea Nacional haga su trabajo y revele quienes fueron los que guisaron en esta oportunidad con los dineros recibidos de Odebrecht. Ya basta de tanta impunidad.

21-01-17