10 Últimos

miércoles, 14 de junio de 2017

Miguel Rodríguez Torres: Constituyente fracturó unidad monolítica de la FAN por @l_andrequintero


Por Luisa Quintero


El Mayor General retirado Miguel Rodríguez Torres se sigue llamando chavista, de los fieles al legado al ex presidente Hugo Chávez que, a su juicio, ahora pretenden desconocer y destruir con una convocatoria a la Asamblea Nacional Constituyente.

Su distanciamiento con el gobierno de Nicolás Maduro se dio desde 2014, luego de su salida del ministerio de Interior y Justicia marcado por las protestas denominadas "La Salida" y la muerte de unos presuntos colectivos en el centro de Caracas. Es crítico de las decisiones del Presidente y aboga por una transición donde se incluyan diversos sectores para garantizar una rápida recuperación del aparato productivo y el abastecimiento de alimentos y medicinas para la población. 

¿Considera que la propuesta de Constituyente es pertinente?

Esta Constituyente es impertinente. Tiene varias aristas negativas. En primer lugar, no resuelve ninguno de los problemas fundamentales de la gente. El déficit de democracia lo agudiza la Constituyente.

En segundo lugar, la Constituyente deja sentado un precedente muy peligroso para la estabilidad democrática del país.

En tercer lugar, en lo simbólico es negativa porque es matar lo que realmente concentra el legado de Chávez. Ese legado no está en un hombre o las misiones, está en la Constitución que nos condujo de la democracia representativa a la participativa y protagónica.

¿Por qué dice que hay un déficit de democracia?

Cuando se ven las acciones, por ejemplo, del CNE poniéndoles trabas a los partidos pequeños para que existan, es una acción que va en contra de lo que establece la Constitución y la democracia participativa.

Las instituciones deben abrir cauces de participación permanente, pero cada día se cierran. Una de las causas por las cuales el país está embochinchado, con violencia, con odio y protestas en la calle es porque se cerraron los cauces del diálogo y la democracia.


Venezuela necesita una verdadera democratización que debe partir de los liderazgos, que se desprendan de los egoísmos de sus intereses particulares y partidistas y pongan por encima los intereses de la gente en la calle y el bien común.

¿Con el referendo revocatorio propuesto por la MUD se hubiese salido de esta situación?

Sí, yo creo que el referendo era una opción, pero como es opcional unos pujan porque se realice y otros no. Cuando en este país maduremos y entendamos que la Constitución es el pacto social que amalgama la sociedad y nos permite convivir en paz, tolerancia y respeto, cuando entendamos eso y no le demos interpretaciones erradas e interesadas, entonces el país se va a enrumbar por la vía de la paz.

En estas condiciones de ingobernabilidad no se puede dar un proceso electoral donde el 80% de los venezolanos no quiere participar.

¿Ha conversado con esos sectores del chavismo que no quieren una ANC?

Siempre hablamos con todos ellos y hemos creado una plataforma conjunta de participación en defensa de la Constitución.

Más allá de los chavistas que han tenido el valor de manifestarse, hay un montón de chavistas que por cuestiones personales, y aun estando en posiciones de gobierno y Estado, no comparten la posición de la Constituyente. Gobernadores, alcaldes, diputados, ministros y ex ministros, hay un gentío que sabe que eso es un error pero está impuesto, y el tema de la bendita disciplina que está por encima de la Constitución, los mantiene callando ante esa barbaridad que se está cometiendo.

Usted aboga por el diálogo, ¿cree que el Gobierno esté dispuesto a cumplir los acuerdos?

Yo siento que hay falta de voluntad de los dos lados, no solo del Gobierno. Estamos entrampados en una pugna permanente por el poder, donde se olvidan que hay un país pasando penuria, y además tenemos un deterioro institucional. Debería imponerse la sindéresis y entender que no representan a todo el país. No todo lo que es PSUV es izquierda ni lo que es MUD es derecha. Deben reflexionar y pensar en el país y tener la voluntad política de sentarse en un diálogo en el cual también debe participar muchos sectores del país activos políticamente, gremios, universidades y sectores que pueden generar nuevas políticas y formas eficientes de salir de la crisis.

¿Fue ese un error del diálogo?

Si, fue excluyente y no hay un diálogo exitoso sino es incluyente.

¿Qué opciones ve para salir de la crisis?

En primer lugar el CNE como institución debe asumir su independencia y publicar el cronograma de las elecciones regionales, municipales y nacionales sin tener que consultar con nadie porque esa es su obligación. Una vez ocurrido esto tiene que llamarse a un diálogo nacional, abierto e incluyente donde se planteen al menos tres temas y salgan conclusiones rápidas donde se aborden las necesidades de la gente.

¿Qué se puede hacer contra la Constituyente?

Seguir levantando nuestras voces, institucionalmente y particularmente desde nuestras organizaciones y hacerle entender al Presidente y ese entorno pequeñito que tiene que solo un 10 o 15% quiere esa Constituyente. El resto del país lo que quiere es paz, trabajo, seguridad, resolver la economía, la gente no quiere Constituyente.

¿Usted ha marchado?

No me inscribo en marchas de la MUD porque no milito en la MUD, y creo que los liderazgos de oposición han hecho mucho daño en este proceso. Yo respeto la protesta de la gente, es un derecho constitucional que deben ejercerlo libremente, sin armas y en paz, pero no participo.

Es bueno hacer una reflexión porque están ocurriendo hechos en torno a los derechos humanos.

En 2014 me tocó lidiar con protestas y guarimbas, pero siempre las instrucciones a los cuerpos de seguridad era actuar en los márgenes que establece la ley y los manuales de entrenamiento donde aprenden el uso progresivo y diferenciado de la fuerza. En el 2014 me tocó lidiar con guarimbas, no de estas magnitudes, pero se hizo siempre respetando y los funcionarios que violaron las normas fueron puestos a la orden de Fiscalía y tribunales.

Hubo temas como el campamento frente a la sede de la ONU, ese campamento me tocó levantarlo porque ya tenían dos meses obstaculizando la vía principal de la ciudad, y lo hicimos sin tocarle un cabello a nadie. Simplemente se levantó, fueron puestos a la orden de Fiscalía y muchos de ellos salieron inmediatamente en libertad. Siempre respetamos la vida humana.


Creo que hacía allá deben apuntar tanto los líderes de oposición que mantienen esa vanguardia en las calles y cometiendo desmanes y saqueos, eso tiene que parar porque ponen en riesgo la vida de esos muchachos que están ahí. Por otro lado, los funcionarios deben aferrarse estrictamente a lo establecido en la ley.

¿Cómo calificaría su gestión en 2014?

Fue un paso breve. Mi sueño siempre fue poder, en un lapso no mayor de cuatro años, convertir a Venezuela en un país seguro. Sigue siendo un sueño que tengo para Venezuela.

¿Sigue teniendo aspiraciones presidenciales?

Eso está en un congelador porque no es momento de hablar de candidaturas. El objetivo es evitar que la Constituyente ocurra, y si ocurriese porque no tengamos nosotros como detenerla, tenemos que acudir a ese referendo posterior que se está anunciando a decir que no y obligar que todos los actos hechos por una ANC que pierda unas elecciones deben ser nulos. Eso tiene que ser una gran campaña nacional.

¿Esa sería una recomendación a la MUD?

Al país entero. Si no podemos evitar que se instale una Constituyente que será un monologo, entonces la campaña debe ser ir a votar contra esa nueva Constitución.

La ex defensora Gabriela Ramírez dijo que en 2014 hubo torturas, abuso y exceso policial. ¿Qué le responde?

Cuando se desata estas situaciones anárquicas y de confrontación, es muy difícil que un ministro, general o jefe policial esté al lado de cada funcionario, más cuando la situación se extiende por todo el territorio nacional. Ahí se confía en las enseñanzas que tienen esos funcionarios y los aprendizajes en los manuales. Pero esos funcionarios que cometieron desmanes y abusos en 2014, todos o al menos hasta donde los jefes se enteraron fueron puestos a orden de la Fiscalía. No se le tapareó (sic) nada a nadie.

¿Cuántos funcionarios fueron castigados?

No recuerdo y no me atrevo a dar una cifra.

¿Cree que está fallando la formación y por eso vemos estos abusos de funcionarios?

Algo está pasando en el proceso de formación. Vi el video de unos PNB en una protesta atracando a una señora. Es parte de la degradación moral de la sociedad y la degradación institucional, contra eso debemos definir acciones como remoralizar la sociedad y reinstitucionalizar el país, que es parte del debate que damos en estos grupos alternativos.

¿Mantiene contacto con funcionarios activos de la Fuerza Armada? ¿Están en contra de la ANC?

Yo converso con muchos oficiales de manera informal. Siento que en la Fuerza Armada hay un gran rechazo a la Constituyente. Si la Fuerza Armada se mantuvo defendiendo al Gobierno hasta hace tres semanas, a partir de la Constituyente y las bases comiciales se fracturó esa unidad monolítica de la FAN.

¿Cree que saldrían oficiales activos rechazando de forma pública la ANC?

No lo sé, ni manejo esa información

Su salida del ministerio se dio luego de la muerte de unos colectivos, ¿El Gobierno sigue promoviendo que existan esos grupos de choque?

Hay evidencia y la Fiscal mencionó que hay grupos armados actuando en conjunto con los cuerpos de seguridad. Eso es muy grave porque tienen la responsabilidad de reponer el orden público, mantener el orden y la aplicación de la ley es la institucionalidad del Estado, y para ello no pueden trabajar con civiles armados.

Todos los civiles armados y generadores de violencia deben ser neutralizados y puesto a la orden de las leyes, eso es lo que hay que hacer con ellos.

¿Y con los ciudadanos que desde el Gobierno se califican de terroristas y guarimberos?

Hay que discriminar bien quienes están en las primeras filas de esos guarimberos. Esto es una alerta, están utilizando muchachos que son de la calle, consumidores de drogas y eso es fácil de comprobar. Inclusive se lo hice ver a algunos líderes de oposición con quienes coincidí en una actividad. Están exponiendo la vida de muchachos alienados por la droga por un interés político, eso hay que desmontarlo.

¿Cree que todas estas personas tildadas de terroristas, son acusaciones infundadas o tienen asidero?

Hay que empezar a hacer un proceso de discriminación rápida y liberar a todos esos muchachos, y dejar a todos que tengan alguna evidencia verdadera de haber cometido actos de naturaleza terrorista, haber usado armas de fuego. Hay que hacer este proceso para bajarle presión al tema de las detenciones.

¿Hay presos políticos?

Hay presos por razones políticas.

¿Qué opina sobre el uso de tribunales militares para enjuiciar civiles?

Han ocurrido delitos de naturaleza militar. Por lo menos en Táchira asaltaron un cuartel, eso es una base militar. A ese grupito debe aplicársele la ley militar pero al resto no, porque es una violación flagrante de los derechos humanos.

Desde hace un tiempo se ve un acercamiento de la ministra Iris Varela con los llamados pranes, ¿esto explicaría su poder dentro de las calles?

Eso es parte del grave deterioro institucional. Un ministro de prisiones no puede estar negociando a cada rato con presos, simplemente hay que imponer y hacer cumplir la ley. Esos señores están privados de libertad y hay que hacerles entender su situación, tienen unos derechos que deben respetarse pero tienen que sujetarse al régimen que les establece el Estado. Cuando se haga eso, tendremos orden en las cárceles.

Sé que hay cárceles donde Iris (Varela) ha avanzado pero hay momentos donde solo deben aplicarse las leyes. Más nada. Tenemos que aplicar la dictadura de la ley.

¿Y cómo se explica que la ministra orden a presos reducir a otros presos?

Eso es un tema de como ella maneja las cárceles. En todo caso lo que debe hacerse es abrir una investigación al respecto por parte de la Asamblea. Es un tema de cómo maneja el conflicto para reducir la violencia en un tema determinado, pero eso debería investigarse.

¿Cuándo y cómo se dio su ruptura con la gestión presidencial?

Las rupturas se venían dando desde mi posición de ministro. Hay una forma de ver la política de los liderazgos actuales “Si es mi adversario, es mi enemigo”. Reconocer una buena gestión en seguridad de un alcalde opositor como Baruta era, según ellos, ponerme en las filas de la oposición.

Esa visión intolerante, sectaria, inmadura de hacer política era para mí muy incómoda y difícil. Mi posición siempre generó rechazo en sectores radicales. Podemos tener posiciones ideológicas, programáticas distintas, pero tenemos puntos coincidentes.

Eso hizo mella en mi proceso como ministro, y luego que salí del cargo tuve poco contacto con el Alto Gobierno. Yo pertenecía al mando político pero nunca fui llamado al alto mando, y empezaron a ocurrir una serie de eventos que no podía callar por lo que se ocasionó la fractura abierta, no con el chavismo sino con la cúpula que gobierna.

¿Está gobernando ese sector radical?

Está gobernando una cúpula. Ahorita mandan a un gentío inscribirse en la Constituyente, hubo poco afluencia al principio pero se dio la orden en el partido a todos los líderes en todos los niveles de inscribirse. Mucha gente se inscribió emocionada y las listas ya están hechas a dedo, como siempre.

Si al PSUV le falta algo es democratizarlo, cortarle ese dedo que siempre ha tenido en materia de designación de candidatos. Un partido que no es demócrata a lo interno, no puede ser capaz de dirigir un proceso democrático, y esa cúpula está acostumbrada a eso.

¿Eso llevaría al Presidente y esa cúpula a salir del poder?

Van a quedar aislados porque el chavismo se va a recomponer, buscas nuevos liderazgos. En cada crisis existen los reacomodos y los líderes que han llevado a esta situación van a quedar viendo pal techo.

¿Cómo ve el futuro del país si se mantienen las posiciones de Gobierno y oposición?

Sería alimentar el fogón de la violencia. Hay que hacer los esfuerzos desde la posición ciudadana y política para tratar de darles una permanente reflexión de desmontar la violencia en lo que queda de año y para 2018. El año que viene hay que aglutinar fuerzas, inclusive de oposición y crear un nuevo movimiento con una visión de país avanzado.

13-06-17