jueves, 24 de septiembre de 2015

De Andrés Bello a la juez Susana Barreiros, @alecambero


Por Alexander Cambero, 22/09/2015

Chile parece una delgada línea longitudinal en el vasto territorio sudamericano. Acaricia las cordilleras andinas que elevan su pensamiento en el corolario del saber; la cruzan desafiantes travesías que se sumergen en desiertos implacables. Un faro de luz inextinguible llenó su alma con la sabiduría de un venezolano excepcional: don Andrés Bello. Redactor de su Código Civil, Senador por Santiago durante décadas. Fundador de la magnánima Universidad de Chile, siendo su primer rector. 

Además creador de la gramática castellana, redactada desde los pueblos emancipados por los héroes de a caballo. Su esfuerzo lingüístico hizo posible que este eminente filólogo lograse fomentar el idioma español, rodeándolo de elementos fundamentales para sostener a la lengua madre. Con la imprenta del ingenio patrimonial americano sobre sus espaldas; España conoció una lengua que creció en lejanas riberas tan distintas a su cuna. El dialecto románico nacido en Castilla la Vieja, del que tuvo su origen el idioma, obtiene con el eximio maestro un gran resplandor. Los pueblos morenos se descubrieron también en el vocablo que los unía. Rasgó su privilegiada pluma para dibujarnos por dentro. Pintoresco viaje de rudas vivencias frente al legado del historicismo.

Chile corrió el riesgo de ver enlodada su primigenia cordillera. El régimen pretendía convertir en cónsul de Venezuela en la nación austral a la juez Susana Barreiros. La sola idea era afrentar el recuerdo de don Andrés Bello. Una deshonesta e impresentable magistrado de las sórdidas noches, quien abofeteó el estado de derecho, que cambió denunciar a sus violadores por tener dinero, era la opción del gobierno para representarnos allá. Era tan grotesca la posibilidad, que nuestro respeto en suelo chileno hubiese descendido hasta la cloaca en donde se amanceban las bajas pasiones. Sería llenar el corazón del hermano latinoamericano con el veneno de la mentira que representa la señora carente de principios. Semejante ejemplar que libera narcotraficantes y condena a inocentes como a Leopoldo López alcanza el más absoluto rechazo del mundo. Sus actuaciones no son dignas para representar a un país que tiene con Chile lazos históricos indisolubles.

Cuando la dictadura de Augusto Pinochet apretó la garganta de la democracia en el país austral muchísimos de sus hijos vinieron a nuestra nación; aquí consiguieron el respaldo de los venezolanos. Eran perseguidos por un régimen feroz que transformó a Chile en un horror con desaparecidos y la permanente conculcación de cualquier asomo de libertad individual y colectiva. Ese encuentro de dos pueblos en la fría calamidad del desamparo, o en la enervante felicidad de sus dichosos momentos jamás permitiría que una persona de dudosa reputación como la juez Susana Barreiros, se instalara en su digno suelo. Un tsunami retumbaría en los huesos de don Andrés Bello en el Cementerio General de Santiago. Demasiada indignidad para abofetear su recuerdo imperecedero.

La juez Susana Barreiros merece estar ocupando un cargo en algún estado totalitario. De esos en donde el individuo solo tiene derecho a sufrir. Solo que ella anhela un paraíso en donde pueda disfrutar a sus anchas con el pago recibido. Sabe que al condenar a Leopoldo López, de manera ruin e indecorosa, su mancha profesional le cerrará todas las puertas del mundo decente. Ese día entró al presidio de sus propios demonios; los gruesos barrotes de la conciencia siempre la atormentarán en cada paso. La podredumbre de su mundo judicial de intrigas es el estigma en la frente de la inefable juez.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar usted debe colocar una dirección de correo electrónico