10 Últimos

sábado, 25 de febrero de 2017

Al Pan, Pan, por @adrianavigi






Por Adriana Vigilanza, 25/02/2017

Cada vez parece más claro que en Venezuela, al que menos se consulta para elegir su destino y autoridades, es al pueblo. Las elecciones se dan cuando ya están controlados los resultados. O los candidatos. En este momento, por ejemplo, presenciamos un macabro proceso de “legitimación express” de los partidos políticos, con lo cual el régimen va a decidir quiénes participarán en la próxima comparsa. Muy seguramente, después de haber “cuadrado” ciertas posiciones, con ellos. Luego vendrá la disputa por quién será el candidato opositor, para el año 2019. Y el régimen decidirá esto, también, entre los representantes de los partidos que hayan acordado seguir legitimándolo. Porque ¿qué sentido puede tener llamar a votar, sin importar las condiciones y con el mismo Consejo Nacional Electoral? Además, llamar a votar ahora, a destiempo Constitucional. ¿En espera de qué? Los niños seguirán muriendo de hambre y los enfermos, de falta de medicinas. Suplir comida y abastecer hospitales se convirtieron en competencias exclusivas del Poder Ejecutivo Nacional, a raíz de la sanción de otra serie de leyes inconstitucionales, en 2008. Y Maduro se las cedió, después, a sus militares.

El Estado del Vaticano evidentemente ignora esta realidad. Vuelve a proponer a la oposición que “dialogue” para conseguir unas elecciones que ya están en la Constitución, bajo idénticas condiciones desventajosas y controladas por quienes vienen manipulándolas, todas ¿Ignora el Vaticano nuestra historia reciente? Se la contamos. La reticencia del régimen Castro-chavista en convocar oportunamente aquél RR de 2004, se tradujo en 293 fallecidos, 818 heridos, 68 artefactos explosivos y 108 atentados[1]. Mantener a este régimen en el poder, está lejos de significar mantener la paz. Los asesinatos tal vez más emblemáticos, fueron los de Maritza Ron[2] (ama de casa que falleció a causa del disparo de un oficialista, un día después del RR, el 16-08-2004, cuando protestaba por los resultados) y Evangelina Carrizo, dirigente del partido Acción Democrática, abaleada en Machiques por un guardia nacional obedeciendo órdenes oficialistas, durante otra protesta que se realizó el 4 de marzo del 2004. Su nombre fue dado a un galardón que las mujeres de este partido otorgan a otras que hayan destacado en defensa de la democracia. A mí me lo otorgaron en 2012, gracias al reconocimiento de mi compañera de luchas,  Aixa López.  Por eso, le debo a Venezuela este relato.

Desde el Referendo Revocatorio de 2004, el régimen comenzó a usar toda clase de ardides y argumentos baladíes para evitar medirse, porque las encuestas reales no le daban el triunfo. En el proceso de 2004, a quien escribe, por ejemplo, le anularon la firma con la que pretendía convocar la consulta, porque la estampó en una forma equivocada, que el propio CNE proporcionó a su centro de votación[3]. El RR se hizo, al fin, cuando el régimen ya tenía cómo controlar los resultados. Lo que hacen hoy, por tanto, no es nada nuevo.

En protesta por el “trabajo sucio” del CNE en 2003-2004, todos los más conocidos partidos opositores[4] se plegaron a la voluntad de los electores y no llamaron a votar por la Asamblea Nacional de 2005. Como resultado, hubo un enormemente significativo 75% de abstención[5], la mayor en la Venezuela del Siglo XXI. Más tarde en ese año 2005, fueron realizados  enjundiosos estudios, conducidos por venezolanos y extranjeros, que probaron que, efectivamente, los resultados del RR 2004 no cumplieron la incuestionable ley matemática de Newcomb-Benford, con la cual en 2003, un contador público había logrado probar el mega fraude que llevó a la cárcel a ejecutivos de Enron, que habían inventado los números de los Estados Financieros de esa empresa. La publicación de los estudios de los venezolanos fue retenida hasta 2011, porque según algunos opositores “no convenía que se conocieran”, para no crear desánimo de la población, en votar. Por fin, en 2011, fueron publicados en Statistcal Sciences, una de las más prestigiosas revistas científicas en materia estadística. El voto electrónico, elemento introducido en el sistema aquél 2004, obviamente fue lo que facilitó la rápida manipulación de la data  en aquél RR, dado que funcionarios del CNE impidieron que fueran efectuadas las auditorias que podrían haberlo detectado. Años más tarde, el Dr. Quiróz Corradi, personaje emblemático encargado por la oposición de resguardar aquél proceso, me lo expresó claramente. “Adriana, si se hubieran hecho  las auditorías que, como garantía para empleo de las máquinas, habíamos acordado llevar a cabo, oposición y régimen, en presencia de la OEA y del Centro Carter, el RR sí estaba blindado”. El régimen –particularmente, Jorge Rodríguez- se burló de todos. Y ninguno de esos dos entes, cuestionó unos resultados a todas luces sospechosos, a pesar de que en el Informe Carter[6] se admite que sólo fue auditada una mesa, de la muestra acordada de 199, en su presencia,

La situación con el Consejo Nacional Electoral parcializado no mejoró.  Más bien, se tornó cada vez más grave, empezando por la designación fraudulenta, en 2005, de Jorge Rodríguez, actual precursor del “diálogo”, como Presidente del ente electoral, cuando Rodríguez había sido el encargado dentro del CNE de organizar técnicamente el Referéndum Presidencial de 2004. Otra cachetada para la inmensa mayoría de los electores Al poco tiempo, Rodríguez dejó el ente electoral. Pero en 2007, reapareció en la palestra pública, para convertirse, nada más y nada menos, que en el segundo después de Chávez, cuando éste lo nombró Vice Presidente de Venezuela[7]. Hay que aclarar que ni el nombramiento de Rodríguez como Jefe del CNE, ni ninguno de los demás nombramientos de esa jefatura, obedecieron a la Constitución, no sólo porque siempre han estado vinculados con partidos políticos, sino porque desde la sanción de la Constitución de 1999, el Consejo Nacional Electoral viene siendo nombrado por el Tribunal Supremo de Justica, ente que se ha impuesto inconstitucionalmente, sobre la Asamblea Nacional, desde hace tiempo (la propia Asamblea chavista se quejó de eso, en 2007[8]), aunque la cosa haya empeorado en el último año.

Sabiéndose vencido en el terreno electoral, empezó a quedar muy en evidencia, a partir de la propuesta de Reforma Constitucional de 2007, la premeditada intención del régimen que ocupa el poder, de eliminar el voto universal, directo, libre y secreto, en elecciones periódicas, como lo ordena la Constitución vigente y los  Art. 21(1) de la Declaración Universal de Derechos del Hombre y Art. (23.1.a) de la Convención Americana de Derechos Humanos o “Pacto de San José”. Establecía el artículo 136 de aquella propuesta, que el poder (soberanía) popular “...no nace del sufragio ni de elección alguna…”[9]. El régimen abonaba su tabla de salvación para cuando ni con la manipulación electrónica de la data pudiera con una evidente pérdida de popularidad, que era inevitable para quién estaba decidido a destruirlo todo en su país, especialmente, las fuentes de empleo digno y la producción en el campo. Había que controlar al pueblo, de todas las formas. Siendo su único patrón. Armando a civiles como fuerzas de choque. Controlando tribunales. Siendo el único abastecedor de los alimentos. Pero principalmente, eliminando el derecho a elegir. En Venezuela votamos, pero hace años que no elegimos.

De aquella explícita negación de toda elección, pasamos a la inconsulta sanción, a fines del año 2010, de un conjunto de leyes que se conocieron como “Leyes del Poder Popular”, en las que quedó eliminado el voto universal y secreto de todos los vecinos, para selección de Juntas Parroquiales, así como dentro de las Comunas. Y los procesos electorales de octubre de 2012 y abril de 2013, fueron el sumun de las violaciones de derechos humanos, para torcer la voluntad popular, al punto que al candidato opositor no le quedó más remedio que cantar fraude, bajo la presión que ejercimos varios grupos de la sociedad civil que también lo demandamos[10], aunque  de nuevo el candidato opositor agregó un elemento disonante para su electorado, con aquel inexplicable llamado a que, en vez de reclamar, fuéramos a bailar salsa.

Por eso, los resultados del Referendo para aprobar o no la propuesta de reforma constitucional de Chávez, el 2 de diciembre de 2007, había sido tan sorpresivo. El “imbatible” chavismo sufría su primera derrota electoral. Chávez, sencillamente, no lo podía creer. Lleno de rabia, la denominó “victoria de mierda”. Pero bastó y sobró esa derrota, para que todos afirmáramos que sí se le podía ganar una elección a Chávez. Pasábamos por alto que el CNE anunció el “Primer Boletín” de resultados, a la una y cuarto de la madrugada del lunes 3 de diciembre y aún después de tantas horas del cierre de mesas y con el sistema computarizado más veloz del planeta para el conteo de votos, quedaban sin contar 1.8 millones de votos, la mayoría de los cuales correspondían, para colmo, a mesas automatizadas (había algunas mesas de voto manuales) repartidas por todo el territorio[11]. Faltando un porcentaje tan alto del padrón electoral, por contar, Tibisay Lucena dijo que la tendencia a favor del “NO” a la reforma constitucional, era “irreversible” y jamás fueron contados esos 1.8 millones faltantes. ¿Por qué dijo Tibisay Lucena semejante disparate?  La respuesta ingenua, es obvia: porque de haberse contado todos los votos, aumentaría el margen de la derrota chavista y eso dejaría muy mal a Chávez. Pero no había sido por eso. No podemos extendernos en este punto, pero para muchos de nosotros  las “descabelladas” prisiones que sufren hoy el General Baduel y  Yon Goicochea, tienen que ver con esos resultados. De todos modos, al año siguiente Chávez impuso, por la vía de otra “elección”, su reelección indefinida, joya de la corona de su proyecto de Reforma Constitucional, que le había sido rechazada apenas un año antes. En esta ocasión, supo extender el mismo inconstitucional “beneficio” a todos los que optaran por cargos de elección popular.

La gigantesca falta de transparencia electoral que viene dándose en Venezuela no la conoce el mundo. En cualquier programa de opinión que uno sintonizaba se advertía que Venezuela podía ir muy mal “pero el chavismo ha ganado 17 de 19 elecciones”. Pero lo que es peor, no la sabe ni siquiera Venezuela, pues la propia oposición ha enterrado las inadmisibles inconsistencias, a pesar de las denuncias, algunas de las cuales lograron colarse a la prensa, gracias a la labor de periodistas defensores de la verdad.  La oposición ha esquivado atender el fondo de nuestro problema. Lo que es más triste, defendió y continúa defendiendo, el uso del voto electrónico, en manos de seres totalmente faltos de escrúpulos. Horst Schoenbohm, Magistrado Alemán, y quien fuera observador por parte del Centro Carter, afirmó (refiriéndose al RR 2004) que: “Una votación electrónica facilita manipulaciones si la misma no se protege rigurosamente, lo cual no fue el caso en esta elección”[12].

Por supuesto que esta incongruencia ocasionó las primeras fracturas entre la dirigencia opositora y un sector de los opositores de a pie, cada vez más grande, que sabe de los fraudes y nunca compartió la idea de ocultarlos. Eso le creaba una gran desconfianza. La insistencia opositora por seguir acudiendo a elecciones amañadas y desestimar los elementos de evidente fraude, que se desató a partir del 2005, seguramente encuentra explicación en el desestimulo que causaba a políticos, no acceder a cargos de poder. Chávez también lo entendió así. Su estabilidad política dependía de hacer partícipe, en algo, a los partidos. De hecho, en 2005 los había criticado con dureza, por la abstención, acusando de paso a Estados Unidos de haber sido quien les ordenara ese comportamiento, para desestabilizar al país por medio de un supuesto "golpe electoral"[13]. Desde entonces, en Venezuela nunca más “dos más dos” volvieron a sumar cuatro. A pesar de que no existe posibilidad real de competencia limpia, la oposición insistió siempre en seguir asistiendo a esas elecciones controladas. Claro que aunque el chavismo invariablemente se imponía, se cuidaba de dejar algunas plazas a sus contrincantes.

Hoy, cuando ya el régimen tiene una muy bien ganada impopularidad, estando Venezuela por el subsuelo, en términos de todos los indicadores de bienestar y desarrollo y cuando no sería creíble una encuesta que dé (falsamente) como ganador al partido de gobierno (como de hecho, las hubo), el CNE se las jugó completas y ya eliminó definitivamente el derecho constitucional a revocar por el voto a Nicolás Maduro. Para esto se sustentó en la decisión de 4 Jueces penales de inferior nivel (regionales) y sin competencia en la materia electoral. Aprovechó y de una vez, eliminó también las elecciones de Gobernadores y Alcaldes, que está claramente establecido en la Constitución (Artículos 160 y 174) que ocurran cada cuatro (4) años (lo cual correspondía a ese año 2016), argumentando crisis económica.

Sin querer o queriéndolo, el Vaticano jugó en el 2016, el rol de las Smartmatic, en 2004. Logró, no sin la ayuda de algunos partidos opositores, que Maduro no fuese revocado en el momento en que podía haber habido un llamado a elecciones Presidenciales, en principio, únicas capaces de lograr una real presión para devolvernos la paz que perdimos con el advenimiento del chavismo. No conforme con tan brillante resultado, vuelve a insistir ahora el Vaticano en un diálogo que ya había sido abortado, incluso por esos mismos partidos opositores. Pretende darle vida a un feto. Y con tal aberración, lo único que está logrando es mantener en suspenso la aplicación al régimen de la Carta Democrática Interamericana, suerte de inseminación artificial, única a partir de la cual sí podría gestarse y  nacer la nueva y sana bebé “Democracia”, en Venezuela. Si el Estado del Vaticano no se ha enterado de lo inútiles que son para el venezolano común, unas elecciones regionales o locales, creemos habérselo explicado. Pero refresquemos la memoria con los casos de los Alcaldes presos, como Ledezma, Ceballos y Guárate, Todos opositores. Todos, sin debido proceso. Ganan, pero los destituyen.

Ciertos líderes de algunos partidos políticos pretenden seguir evadiendo toda esta realidad. Por lo mismo, no explican al pueblo ni al mundo, que la falta de elecciones auténticas es la causa de la violación sistemática de todos los demás derechos humanos consagrados en la Constitución y en los Tratados Internacionales que Venezuela ha suscrito, violaciones que aquí, son “nuestro pan de cada día”. El derecho a la vida, a no ser torturado, a la salud, a la educación de calidad, a la vivienda, al agua, a la libre expresión, a no ser aprehendido sin orden judicial en fin, todos esos derechos, devienen del derecho fundamental de poder elegir, periódicamente y sin coacción de ninguna naturaleza, a las autoridades que se encargarán de conducir los destinos de los ciudadanos.

Tristemente, el Vaticano se está prestando para prolongar un sistema perverso, donde lo menos que importa, es la voluntad del elector. Los “triunfos” electorales son negociados entre gobierno, cierta parte de la oposición y ciertos miembros de la FAN. El propio triunfo opositor del año 2015, corrobora nuestra tesis. Tibisay Lucena y sus secuaces, pararon las Smartmatic (máquinas que cuentan nuestros votos, por nosotros) a las 8pm. Cuando la suma de votos daba 90 diputados a la oposición. Una mayoría simple, insignificante para producir cambios de envergadura porque permitiría depurar a las instituciones que nos mantienen en este inhumano estado de cosas. De ahí en adelante, la población electoral tuvo que desvelarse, como de costumbre, para saber los resultados finales. Toda clase de rumores, corrieron. Días después, el periodista Rafael Poleo insinuó que el General Padrino López era quien había hecho “respectar” los resultados. Pero fueron unos resultados que permitieron a la oposición sólo 112 diputados, justo lo necesario para una mayoría calificada. Ni un diputado más, ni uno menos, lo cual en sí es muy sospechoso. Como muchos nos imaginábamos, menos de un mes más tarde, el tribunal supremo de justicia chavista, eliminó esa mayoría calificada. Ganan, pero los destituyen.

Está más que claro que las elecciones en Venezuela no llenan los estándares mínimos para ser tenidas como “auténticas”. Pocos saben que los procesos de “auditoría” del sistema electoral son diseñados exclusivamente por el ente electoral, o sea, por el ente a ser auditado y que cuando han sido “aprobados” por la oposición, han sido únicamente ciertos representantes de algunos partidos políticos, los que acuden a dar tal “aprobación”. Para colmo, los técnicos electorales que nombra la oposición y han ocultado gravísimas inconsistencias, han sido los mismos por lo menos durante los últimos 12 años. La transparencia en esta materia es nula. Y sin embargo, lograr unas elecciones absolutamente inocuas dado el desbarajuste institucional que impera en este ex país, no es el clamor de los partidos opositores, ni ante el pueblo, ni ante la comunidad e internacional.

Venezolanos: Ya es hora de que entienda que es sencillamente IMPOSIBLE una AUTENTICA VICTORIA electoral, que permita un cambio positivo y de raíz en este ex país (como dice el Profesor Blanco Muñoz), mientras siga vigente el sistema que hemos descrito. El mismo ente electoral. Las mismas opacas condiciones (de las cuales una es el voto electrónico). Los mismos ambiguos actores de la oposición, negociando por nosotros lo que no es negociable. Los mismos técnicos electorales, algunos contratistas del propio régimen.

Por eso, la lucha de nosotros, los ciudadanos de a pie, los que sufrimos de verdad la inseguridad, porque andamos sin escoltas; la inflación,  porque nadie nos da acceso a dólares y menos, preferenciales y la escasez, debe ser por el todo: Aplicación de la Carta Democrática, que conlleve severas sanciones o presiones a las cabezas de los poderes en Venezuela, con miras a unas elecciones auténticas, o incluso, a una Asamblea Constituyente, pero que esas elecciones gocen de garantías: sean conducidas con fuerte presencia de actores internacionales serios, con voto manual, pero principalmente, que no se le dé rol decisorio a actores vinculados al socialismo del Siglo XXI o al Foro de Sao Paulo, que en definitiva, es a quiénes se les estaría imponiendo la Carta Democrática. A las FAN, la comunidad internacional debe advertirles que habrá sanciones si no colaboran en la solución, lo cual implica no solamente que permitan a la gente votar en paz,  sin coaccionarla, sino que protejan a los electores de los colectivos chavistas que operan armados. Mecanismos de presión importantes, como “alertas” en el sistema bancario mundial, por violaciones a derechos humanos, a quienes obstaculicen o no defiendan las elecciones auténticas, una de esas posibles presiones.

La oposición debe ser obligada por nosotros, los electores, a entender que ya en Venezuela la enfermedad es terminal. El régimen ya se negó a contarse. Ya debe salir del juego. A quienes insistan en mantenerlo en el poder bajo la excusa de unas elecciones para Gobernadores y Alcaldes que, si llegan, no sólo ya no se hicieron cuando correspondía y con la participación de todos los partidos que venían operando, sino que no cuentan con ninguna garantía de que sean auténticas, pues entre otros, los candidatos los habrá elegido el propio régimen, no se les debe dar ningún apoyo. O nada, absolutamente nada, va a mejorar, para nosotros.



[1]  Eugenio Martínez: “Van 53 muertes”. El Universal.  Artículo consultado por Miguel Ángel Martínez Meucci, en julio 2008. Hoy, desaparecido del internet. Recuérdese que El Universal fue vendido a una misteriosa empresa española, en contravención a normas venezolanas sobre inversiones extranjeras, en julio de 2014. A partir de entonces, desaparecieron de la web muchas de sus reseñas periodísticas anteriores.
[2]  Ver: http://www.hableconmigo.com/2010/09/03/el-caso-maritza-ron/
[3]Ver sentencia que recayó sobre este reclamo, planteado ante el Tribunal Supremo de Justicia, en: http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scon/agosto/2482-050805-04-1545.HTM.
[4] Ver  https://es.wikipedia.org/wiki/Elecciones_parlamentarias_de_Venezuela_de_2005 : “… Acción Democrática decidió retirarse de la contienda electoral alegando falta de confianza en el Consejo Nacional Electoral y faltas de garantías para el voto secreto, a lo cual se sumó el retiro de Copei (que había solicitado posponer las elecciones, lo cual fue rechazado por el Consejo Nacional Electoral) y Primero Justicia. Proyecto Venezuela también decidió no participar en las elecciones, retirando sus candidaturas por considerar que el árbitro, en este caso el Consejo Nacional Electoral (CNE), no ofrecía las condiciones mínimas para garantizar el voto secreto en el país y por especulaciones de fraude…Por su parte, el gobierno presidido por Hugo Chávez criticó con dureza esta actitud de la oposición y acusó como principal responsable al gobierno de Estados Unidos, que, en su opinión, ordenó a la oposición a no ir a las elecciones, por su deseo de querer desestabilizar al país por medio de un "golpe electoral".
[5] Según cifras del propio CNE, de los 14. 272.964 electores inscritos, solamente votaron 3.604.741.
[6]  Ver: https://www.cartercenter.org/documents/2020.pdf
[7]Hoy, Rodríguez es Directivo del Partido de gobierno, Alcalde del Municipio Libertador de Caracas e impulsor del “diálogo” con la oposición.
[8] Ver queja, en formato de Acuerdo: http://www.embavenez-us.org/news.spanish/comunicado_AN.htm
[9] Ver explicación gráfica de esta propuesta en: https://www.youtube.com/watch?v=mdMxHKK0IZk
[10]  El recurso nuestro puede leerse en: http://esdata.info/pdf/201304-Recurso-VMAGS.pdf
[11]  Ver:  http://www.noticias24.com/actualidad/noticia/14752/un-escandaloso-reportaje-sobre-los-resultados-del-2-d-acorrala-al-cne/
[12]  Ver: https://esdata.info/pdf/Reporte-de-Horst-Schoenbohm.pdf
[13] Ver Nota al pie No. 5