10 Últimos

domingo, 26 de febrero de 2017

Hasta cuándo la indefinición por @xabiercosco


Por Xabier Coscojuela


Editorial

Después de mucho esperar la Mesa de la Unidad Democrática anunció su reestructuración. Al parecer resolvieron un problema que podemos llamar de forma, pero el fondo sigue sin solución.

No tenemos ninguna duda de que los nombrados pueden hacer un excelente trabajo. Haber aceptado esos cargos en la situación que vive el país habla muy bien de ellos, pues no se están poniendo al frente de una coalición que tiene que enfrentar a un gobierno decente, sino que se anotan con una entente opositora que tiene al frente un gobierno dictatorial y sin ningún tipo de escrúpulos, como lo demuestra constantemente.

Ahora bien, la parálisis que aqueja a la entente opositoria no la producia Jesús "Chúo" Torrealba, por lo que su salida de la secretaría ejecutiva no resuelve el problema.

Al día siguiente del triunfo electoral parlamentario a lo interno de la MUD se comenzaron a producir movimientos que han afectado su eficacia como alternativa política.

Los diferentes planes que algunos de sus principales dirigentes han puesto en práctica entrabaron su funcionamiento y la decisión del Gobierno de suspender el referendo revocatorio los dejó sin respuesta.

Han transcurrido ya varios meses de ese hecho y siguen sin llegar a un consenso sobre cómo enfrentar al gobierno de Maduro.

Unos quieren la salida express del dictador, ejecutar el abandono del cargo decidido por la Asamblea Nacional, pero no dicen cómo llevar a cabo esa decisión.


Otros abogan por lograr unas elecciones adelantadas para salir de Maduro, mientras hay quienes creen que lo conveniente es concentrarse en lograr un cronograma electoral que permita realizar las elecciones de gobernadores y alcaldes y dejar las presidenciales para 2018.

Mientras esas diferencias persistan la MUD no va a ser efectiva. Nosotros siempre hemos creído imprescindible mantener la unidad. Lo ocurrido el pasado sábado abona en este sentido, pues la protesta fue convocada por el principal líder de Voluntad Popular -quien mejor posicionado aparece en las últimas encuestas- pero la respuesta de los ciudadanos fue escasa. Eso debería hacer reflexionar a los que integran a ese partido y a algunos otros a quienes les gusta jugar por su cuenta.

Cuando la MUD ha convocado de manera unitaria a una actividad la respuesta de la población democrática ha sido contundente.

Nosotros siempre hemos abogado por la unidad para salir de esta tragedia y la consideramos vital para lo que viene después. Es necesario construir un consenso lo más amplio posible que incluya a los sectores del chavismo disidente para reconstruir al país.

Ahora bien, aunque parezca contradictorio, tal vez ha llegado la hora de revisar si la búqueda de la unidad permite la eficacia necesaria para lograr la salida de Maduro. Nos da la impresión que el juego está trancado y no hay la disposición para superar esta situación.

Tal vez llegó la hora de que cada quien deba demostrar en la calle si su propuesta tiene los seguidores necesarios para imponerse.

De repente lo conveniente es intentar algo similar a lo que hace el Frente Amplio de Uruguay.

Lo que para nosotros sí está claro es que mantenerse en esta indefinición puede ser mortal para los sectores democráticos del país. Hay que tomar decisiones ya.

25-02-17