10 Últimos

domingo, 8 de enero de 2017

Parque Central: un urbanismo donde nada funciona por @mabelsarmiento


Por Mabel Sarmiento


Está conformado por ocho edificios en donde residen 15.600 inquilinos. Por el complejo transitan cerca de 40.000 personas que se encuentran a diario con ascensores dañados, pasillos oscuros, delincuentes en las escaleras, basura y con una estructura que colapsa poco a poco.

Caracas. Los vecinos del complejo urbanístico Parque Central decidieron no correr más la arruga de sus problemas y —a seis días de avanzado el 2017— salieron a la calle a protestar la mala gestión que dicen ha tenido Coporcapital, ente adscrito al Gobierno del Distrito Capital.

Este viernes a eso de la 9:00 a. m., cerca de 50 personas se apostaron a lo largo y ancho de la avenida Lecuna. Estaban molestas por el mal funcionamiento de los servicios públicos y le echaron la culpa a la ineficacia los directivos de Corpocapital, quienes se hacen de la vista gorda ante las quejas.

La tierrita recayó de nuevo sobre Sixto Chacón, presidente de la corporación, a quien han dirigido más de 30 cartas planteándole la problemática.

En mayo de 2016, los vecinos también trancaron la calle y Chacón se comprometió a escuchar las demandas.

No obstante, dijeron, lo que obtuvieron fue pañitos de agua tibia: arreglaron una que otra cosa, “pero aquí la situación va de mal en peor”.



Muchas de las escaleras mecánicas están dañadas.

Odelisca Villarroel, una de las voceras del consejo comunal del edificio Tejar, indicó que llevan cuatro días sin ascensores; que desde hace dos meses no recogen la basura; señaló que se están llenando de economía informal y que se están incrementando los robos y hurtos.

Parque Central está conformado por ocho edificios en donde residen 15.600 personas —además hay tres ministerios, oficinas comerciales, otros entes gubernamentales y locales. Pero por el complejo transitan unas 40.000 personas.

“Entonces ¿cómo es posible que aquí no se haga un buen mantenimiento? Lo que han hecho en todos estos años es arreglar las fuentes que, dicho sea de paso, no sirven en estos momentos”, destacó Villarroel.

Los residentes sostienen que el paro de los ascensores sucedió porque se mojaron los tableros de comandos. Estos son de fabricación china y fueron colocados a raíz de la intervención de Corpocapital.


Los techos y la tabiquería de las áreas comunes se están desprendiendo.

“Sin embargo se la pasan todo el tiempo dañados. En esta oportunidad fue el tema del agua. Cuando los cambiaron no les colocaron un sobre techo y por ahí se filtra el agua. Ahora nos dicen que deben esperar a que se sequen los tableros. En El Tejar son tres residenciales y dos comerciales. Y no se trata de una torre de cinco pisos, son casi 40 pisos. Hay gente que tiene días sin salir de sus casa, personas de la tercera edad y con alguna discapacidad”, narró Lenys Rávago.

En agosto de 2013 fue que Corpocapital asumió el mantenimiento de Parque Central, el cual estuvo durante años en manos de la administración del Centro Simón Bolívar, hasta que el 2 de julio de ese año.

Desde entonces, los cambios y los ajustes han sido sobre la marcha y sin aviso previo a los dolientes de las torres.


Los sótanos y estacionamientos no tienen luz y sus tuberías están al descubierto.

De hecho, contaron que les aumentan los aranceles del aseo y del estacionamiento casi que mensual, “sin solventar los múltiples problemas existentes ni considerar que somos copropietarios de estas viviendas construidas bajo la modalidad hace más de 40 años de interés social”.

Además, expresaron que los tres niveles de los sótanos se encuentran en un estado deplorable, no tienen iluminación adecuada y —en algunos casos— presentan filtraciones de aguas blancas y servidas.

Criticaron que el pavimento del sótano 2 es caótico, al punto en que en algunas partes es inexistente debido a que fue retirado para hacerle las reparaciones y el trabajo no se concluyó.

En la protesta los residentes manifestaron estar cansados de los roedores, de las moscas y los gusanos por las constantes fallas en la recolección y de la planta compactadora de desechos sólidos.

Las denuncias que hicieron no estaban alejadas de la realidad. Al caminar por los pasillos y áreas comunes de Parque Central los olores a orines, las ratas y la falta de alumbrado ocupan pasillos escaleras y rincones.


Cuando no hay agua, los obreros usan el líquido de las pocas fuentes que tienen reservorios para la limpieza de los pisos.

Hay techos que se están desprendiendo, ductos de los aires fríos que se están cayendo y en los largos pasadizos entre los edificios se evidenció ausencia total de la policía.

Arriba en las áreas más concurridas sí estaban presentes los funcionarios de la Guardia Nacional. Hay 20 en total para recorrer los ocho edificios.

La protesta fue levantada pasadas las 10:00 a. m. A los manifestantes les hicieron la promesa, de nuevo, de que los atenderá el señor Chacón. Esta vez, el lunes 9 de enero.


Los comercios de los sótanos están azotados por los delincuentes que se aprovechan de la oscuridad.

Fotos: Mabel Sarmiento

06-01-17