10 Últimos

martes, 7 de febrero de 2017

Benjamín Scharifker, rector de la Unimet: las universidades trascienden a los gobiernos por @contrapuntovzla


Por Luisa Salomón


"Si algún sitio en el mundo presenta un reto importante al que nosotros podamos contribuir, es Venezuela"

Con toda una vida dedicada al conocimiento y la Academia, ha vivido la crisis universitaria de Venezuela desde el sector público y el privado, como rector de la Universidad Simón Bolívar y actualmente de la Universidad Metropolitana. Aunque reconoce la precariedad de la situación –y la incertidumbre ante el futuro de las casas de estudio en el país–, el rector Benjamín Scharifker cree firmemente en la institucionalidad universitaria y su trascendencia, frente a los embates de cualquier gobierno de turno.

En conversación con Contrapunto, desde su despacho en la Universidad Metropolitana, Scharifker señaló que, en su opinión, el principal problema de las universidades venezolanas es la falta de claridad sobre estas instituciones y su rol, que muchas veces se confunde con un “liceo grande”.

“Una universidad es un sitio donde va la gente a crear, a descubrir cosas nuevas, a entender realidades, a resolver problemas. Todavía en Venezuela creo que no hemos terminado de entender ese rol de las universidades. Y hasta tanto nosotros no encaminemos nuestras universidades hacia la producción del conocimiento, hacia la construcción de capacidades para el desarrollo, que es el verdadero rol de la universidad, pues nosotros entonces tendremos universidades sin financiamiento, universidades que no logran realizar su labor frente a la sociedad”, afirma.

En este sentido, de esa incomprensión principal de la labor universitaria surgen el resto de los problemas: irrespeto a la autonomía y libertad de cátedra, falta de financiamiento, recursos insuficientes y baja producción académica, entre otros.

“En Venezuela las universidades son un asunto marginal, donde no existe la claridad ni por parte del sector gubernamental, pero yo pienso que por parte de la sociedad tampoco. La sociedad muchas veces ve a las universidades como escuelas, como lugares donde la gente va a recibir clases”, agrega.


–Esa transformación implicaría todo un cambio de paradigma educativo en el país. ¿Cómo cree que puede lograrse esto? ¿A través de leyes?

–Yo no creo en modificar leyes para que se modifiquen las realidades. Uno puede escribir una ley, pero la ley no cambia la realidad. La realidad es muy terca. Entonces para cambiar la realidad, yo creo que tiene que haber una conjunción de intereses que quieran cambiar esa realidad.

Por ejemplo –continúa– los empresarios tendrían también que entrar en ese tren de convertir sus empresas, de empresas que adquieran tecnologías en otros lugares, a empresas que desarrollen sus propias tecnologías. Que se basen en la innovación, en la competitividad, que se basen en sus ventajas y no en la explotación de alguna ventaja momentánea como controles de cambio, como protecciones arancelarias, etc.


En este sentido, para el rector es importante transformar primero la educación en Venezuela, para poder apostar por un cambio en el modelo económico.

“Transformar nuestra economía en una economía productiva, pero no en una economía productiva primaria, sino en una economía productiva basada en la transformación de la imaginación en cosas reales. Que nosotros soñemos, que no le tengamos miedo a soñar y que tengamos la capacidad de transformar esos sueños en realidades”, señala.

–Pero entonces esos cambios deberían venir desde la educación primaria...

–Exactamente. Pero no porque venga una ley que me obligue a cambiarlo, sino porque si nosotros no educamos a las personas dentro de esas formas, entonces las personas no consiguen tampoco desempeñarse en la sociedad. Que la sociedad le exija a las personas aprender.

La crisis golpea a todos los sectores

Si bien no dependen de un presupuesto controlado por el Gobierno nacional, la crisis económica no perdona tampoco a las universidades privadas, que se ven en la obligación de ajustar la matrícula constantemente –afectando la capacidad adquisitiva de los estudiantes– y que también sufren por la fuga de talentos.

“Entre julio y septiembre de 2016, desde que terminó el período académico anterior hasta que empezó el año académico, nosotros perdimos más del 10% de los profesores a tiempo completo. De unos 145 profesores a tiempo completo que teníamos en la Universidad, la cifra se redujo a unos 120. O sea que perdimos más del 10% de los profesores”, comenta Scharifker.

–Usted ha sido rector en la educación universitaria pública y la privada. ¿Cómo diferencia los retos que plantean ambos sectores?

–Hay muchas más similitudes que diferencias. Las diferencias están en las formas de gestión. En el origen de los fondos, en la rendición de cuentas, unos le rinden cuentas digamos a ciertos cuerpos, otros les rinden cuentas a otros cuerpos, y el origen de los fondos en un caso es fiscal, en otro caso proviene de otras fuentes. Académicamente no hay ninguna diferencia. En cuanto a la gestión sí es distinta. Porque, por ejemplo, nosotros en la universidad de gestión privada como no tenemos un presupuesto fiscal, bueno tenemos que tener un balance entre ingresos y egresos que no puede tener déficit en ningún momento. No hay un “papá Estado” que nos resuelva ese déficit, entonces nosotros tenemos que resolver.

–¿Cómo ha afectado la crisis económica a la Universidad Metropolitana? ¿Qué medidas han tenido que tomar para mantenerse?

–Nosotros hemos logrado balancear nuestros ingresos para que puedan alcanzar el nivel de los egresos porque no dependemos del Estado para esos ingresos. No dependemos del fisco. El grueso de nuestros ingresos proviene de las matrículas que pagan los estudiantes y solíamos hacer ajustes de matrícula una vez al año, de esa manera tanto la universidad podía prever bien sus costos, sus gastos, como los estudiantes o las familias de los estudiantes podían prever bien cómo iban a afrontar esos costos. Pero bueno, la realidad venezolana cambió. Entonces tenemos que hacer ajustes en el costo de la matrícula una vez por trimestre, lo cual es muy pesado para nuestros estudiantes.


El aumento constante de la matrícula es la medida principal, a corto plazo, que tiene la Unimet para balancear sus cuentas. Sin embargo, a mediano y largo plazo, el rector Scharifker comenta que tienen planes para abrir tres vías de ingresos: los pagos de matrícula, la realización de proyectos pagos con gobiernos o empresas, y la vía financiera, que permita a la Universidad tener fideicomisos cuyos beneficios que le aporten fondos.

“En las mejores universidades del mundo, la matrícula que pagan los estudiantes no alcanza el 30% o el 40% del presupuesto”, explica.

Esta idea plantea la posibilidad de mantener la universidad sin colocar sobre los hombros –y los bolsillos– de los estudiantes el peso de su crecimiento académico. Un crecimiento que además se ha visto frenado por la negativa de las autoridades a permitir a las casas de estudios privadas el aumento de su oferta académica.

–Hace más de diez años que el Ministerio de Educación Universitaria no les aprueba nuevos proyectos educativos ni de carreras. ¿Cómo afecta esto a la Universidad y su crecimiento?

–Muchísimo. Porque una universidad que se estanque, es una universidad que se atrasa. ¿Por qué? Porque el mundo cambia. El mundo cambia todos los días. Entonces si nosotros no cambiamos la universidad todos los días al ritmo con el que cambia el mundo, nos quedamos atrás. Nosotros hace ya más de diez años propusimos al Gobierno la apertura de Ingeniería de Telecomunicaciones, de Comunicación Social, de Relaciones Internacionales y de Gestión Productiva y Social.

–¿Ha habido algún otro tipo de proyectos que han sido frenados por el Gobierno?

–También de postgrados, maestrías, especializaciones que tampoco han tenido por parte del Ministerio de Educación Universitaria la debida atención. Existe una disociación entre lo que es la función de un Ministerio y lo que es la gestión ministerial. Y eso ha venido existiendo a lo largo de ya varios lustros, 10-15 años, posiblemente un poquito más. Habría que hacer un estudio para saber el porqué ocurren esas cosas.

–¿Esto ha afectado la producción académica de la Universidad? ¿Han podido mantenerla?

–Nosotros incluso la hemos incrementado. Hemos ido incrementando la producción académica, pero hay que admitir que es muy baja todavía. Tiene que ser muchísimo mayor. Pero nosotros hemos tenido unas políticas donde estimulamos a nuestros profesores para que produzcan conocimiento. Otorgamos premios, reconocimientos de todo tipo, y entonces al haber estímulos, los profesores se incorporan, pero sigue siendo una actividad marginal dentro de una universidad, y nuestro propósito es que eso crezca.


La autonomía es la esencia y solución para las universidades

Esta posición del Ministerio de Educación Universitaria con respecto a las nuevas carreras en las casas de estudio privadas es una de las manifestaciones de lo que ha sido la relación gubernamental con las universidades en los últimos 15 años: un enfrentamiento entre dos visiones.

“El problema de la educación universitaria en Venezuela es que quienes dirigen las políticas en Venezuela no tienen claro el rol de las universidades. Ellos tienen en su mente una universidad que no tiene nada que ver con lo que es la universidad. Y nosotros en las universidades tenemos otras cosas en mente y posiblemente la sociedad tiene otras cosas en mente” –considera Scharifker–, y este enfrentamiento tiene toda la intención de mantenerse, pues hay exigencias gubernamentales que las universidades consideran imposibles de cumplir.

–¿Qué expectativas tiene con el nombramiento del nuevo ministro, Hugbel Roa? ¿Esperan cambios en las políticas ministeriales?

–De este nuevo ministro, ayer tuvimos una reunión con él. Y hay algo que yo quedé de esa reunión sorprendido muy favorablemente, de mi primera impresión del ministro. Porque la cita era a las 11 y puntualmente a las 11 llegó el ministro. Para mí eso es, 20 puntos para el ministro, porque aquí los funcionarios gubernamentales usualmente tienen un respeto muy pobre del tiempo. El resto ya es otra cosa. Nosotros fuimos con un par de planteamientos que tienen que ver fundamentalmente con las universidades públicas y que tienen que ver con la previsión social que ha sido centralizada por parte del Ministerio, cuando antes era manejada por cada una de las universidades y el tema del personal jubilado. Fuimos con esos dos planteamientos y realmente no hubo respuesta a ninguno de los dos.

–En el tiempo que ha estado usted como rector, tanto de la USB como de la Unimet, ¿ha habido algún tipo de iniciativa o proyecto con el gobierno en el que se hayan encontrado, al menos, un acuerdo?

–No. La razón fundamental es que para el Gobierno que tenemos, que es continuidad de un gobierno anterior que tuvimos con el presidente anterior, quien falleció, la autonomía universitaria no es un valor. Mientras que para los universitarios la autonomía es un valor fundamental sin el cual no puede haber gestión universitaria.

Para los funcionarios gubernamentales –prosigue– las universidades deberían acomodar sus programas, tanto los de investigación como de estudio, sus carreras, al Plan de la Patria, a lo que es el programa de Gobierno. Y para nosotros, los que tenemos más experiencia en la gestión universitaria, eso es una aberración, para ponerlo digamos con una palabra suave. ¿Y por qué es una aberración? Porque lo que nosotros hacemos en las universidades trasciende las gestiones gubernamentales.


La autonomía es uno de los valores que defienden principalmente las casas de estudio, tanto para el manejo de sus recursos como en las aulas, en defensa de la libertad de cátedra. Para Scharifker eso es fundamental: “La autonomía universitaria significa libertad académica”.

Por esta razón, asegura que la fortaleza de las universidades se mantiene, y se mantendrá, por ser capaces de trascender gobiernos y gestiones. De allí la posición firme de los rectores de universidades autónomas y privadas del país, que se niegan a renunciar a su autonomía –o lo que les queda de ella– porque esto implicaría renunciar también a los valores y la esencia de la Universidad.

“El gobierno actual puede pensar que es eterno, puede tener ya casi una eternidad ocupando el poder, y los que están ocupando el poder pueden pensar que van a estar ahí eternamente, pero nosotros los universitarios sabemos que eso no es así. Sabemos que los gobiernos son temporales y que la misión de las universidades no es temporal, trasciende la temporalidad de un gobierno. Y por eso nosotros no podemos, ni debemos, ni vamos a ajustar nuestros programas a ningún plan gubernamental. Eso es lo principal de la autonomía universitaria”, asegura Scharifker.

–La situación de las universidades ha ido empeorando constantemente desde 2009 y sigue hacia esa tendencia. Este enfrentamiento pudiera costarle a las universidades. ¿Cree usted que en el país podría llegar a desaparecer la educación privada?

–Yo creo que sí. Aquí está en peligro cualquier cosa, no existen garantías de nada. Con uno leer sentencias del Tribunal Supremo de Justicia uno podrá ver que, por ejemplo, nosotros hemos debido tener una elección de gobernadores en diciembre del año pasado. No tuvimos esa elección, y seguramente hay una sentencia de un tribunal que justifica el por qué no tuvimos esa elección. Por lo tanto, sí, la educación privada está amenazada, también está amenazada la educación pública. Y está amenazada la economía de todos los venezolanos. No hay garantías de nada.


Esta perspectiva –continúa– implicaría un gran riesgo para la educación universitaria en general, pues la demanda ha crecido por muchos factores, uno de ellos es la grave crisis que afecta a las casas de estudio públicas y que lleva al estudiantado a migrar del sector.

–Hablaba usted de la fuga de talentos, que ha afectado a la plantilla de profesores de la Universidad, ¿les ha ocurrido lo mismo con los estudiantes?

–Con los alumnos al contrario. La demanda para estudiar en la Unimet ha venido creciendo. Ahora vienen muchísimos más estudiantes. Hemos crecido en número de estudiantes en los últimos cinco años. Incluso un número demasiado grande, en mi opinión, se han transferido de las universidades públicas. Bienvenidos, porque son muy buenos estudiantes, pero me duele que se hayan venido a la Unimet porque no consiguieron en las universidades públicas las oportunidades que querían.

–¿Cuál sería la medida prioritaria que debería tomarse para comenzar a rescatar la situación de las universidades en Venezuela?

–Primero que todo, rescatar la autonomía universitaria. Las universidades tienen que tener autonomía no solamente en cuanto a la libertad académica, sino en cuanto a la administración de sus recursos. Por lo menos en la universidad pública venezolana, la administración de las universidades se ha venido desplazando a la centralización de la administración en el Ministerio de Educación Universitaria cuando la Ley de Universidades y la Constitución dicen que debería haber un presupuesto que permita a las universidades operar autónomamente. Por ejemplo, para hacer una dotación de comedores, entonces el Gobierno no otorga presupuesto a las universidades para que atiendan sus comedores, sino que el Gobierno compra la carne y le manda la carne a los comedores. Entonces la administración de los comedores universitarios la hace el ministro de Educación Universitaria. Por eso es que las universidades, las políticas, no funcionan. Porque el ministro está más preocupado de mandar carne a los comedores estudiantiles, que las universidades sean buenas universidades en Venezuela.

El mejor lugar para cambiar el mundo


–Con este panorama que tenemos ahora y viendo que pareciera que no habrá cambios en la política gubernamental, ya habiendo sido rector de la Universidad Simón Bolívar y ahora de la Metropolitana, ¿por qué sigue aquí y decide quedarse en Venezuela?

–Porque si en algún lugar tenemos algo que hacer para acomodar el mundo, es en Venezuela. Si algún sitio en el mundo presenta un reto importante al que nosotros podamos contribuir, es Venezuela. Yo estudié en el exterior postgrado, he trabajado en universidades en el exterior y pienso que el impacto de mi labor es mucho más alto en Venezuela que en otros lugares. Me va a costar mucho más hacer las cosas. Sí, es cierto. Pero va a brindar muchos más resultados en Venezuela que en otros lados. Yo creo que hay muchas razones para estar en Venezuela. Algunos pensamos que el mayor provecho que podemos sacarle a la vida es tener una existencia productiva que nos satisfaga. Que cuando nos llegue el momento de despedirnos, que nosotros podamos decir: “¿Qué hice en mi vida? ¿Para qué sirvió mi vida?”, y que el balance sea positivo.

Foto 8

–¿El legado?

–El legado. Que el legado sea positivo. Eso es lo que me impulsa a seguir haciendo lo que venimos haciendo.

06-02-17