10 Últimos

jueves, 8 de junio de 2017

¿Cuáles son las implicaciones de las declaraciones de Padrino López? Por @ignandez


Por José Ignacio Hernández G.


Quien ejerce la cartera del Ministerio del Poder Popular para la Defensa, General en Jefe Vladimir Padrino López, declaró el 6 de junio de 2017 que no quería “ver un guardia nacional más cometiendo una atrocidad en la calle”. Igualmente indicó que “el que se aparte de la línea de Estado, de la preeminencia del respeto de los derechos humanos y que no se comporte como un profesional, entonces tiene que asumir su responsabilidad”.

No se tratan de meras declaraciones públicas más o menos retóricas. Por el contrario, estas declaraciones tienen importantes implicaciones jurídicas.

Veamos.

1. Se reconocen los abusos de la Guardia Nacional Bolivariana

Al declarar que no quiere “ver un guardia nacional más cometiendo una atrocidad en la calle”, el general Padrino López está reconociendo que ha visto a guardias cometiendo “atrocidades”: esto es, abusos.

No sólo el general Padrino ha visto esos abusos. Los hemos podido ver todos, ante la gran difusión que tales abusos han tenido en registros gráficos: guardias disparando bombas lacrimógenas de forma horizontal; guardias abusando de las bombas lacrimógenas y demás armas no letales, violando los derechos a la integridad física y a la vida; guardias ocasionando incendios; uso de armas de fuego y, en especial, guardias cometiendo hurtos. Estos son sólo algunos de los abusos que han quedado registrados ampliamente en los medios.


Lo peculiar que es el general Padrino aceptó que él conoce de estos abusos, despejando cualquier duda que pudiese haber existido. Al reconocer esto, el general Padrino también reconoce su responsabilidad: o actúa de inmediato para el cese de esas “atrocidades”, o asume su responsabilidad por tolerar –por acción u omisión– estos actos que él mismo ha condenado.

2. Deben iniciarse procedimientos disciplinarios e informar al Ministerio Público

De acuerdo con las Normas sobre la actuación de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana en funciones de control del orden público, la paz social y la convivencia ciudadana en reuniones públicas y manifestaciones, de 2015, el general Padrino debe iniciar procedimientos disciplinarios en contra de los guardias que han cometido y ordenado estas atrocidades, y además, debe informar sobre esto al Ministerio Público.

Precisamente, estas declaraciones constituyen una prueba de que el Ministerio Público debe considerar en el marco de las investigaciones adelantadas por presuntos delitos cometidos por guardias al abusar de sus funciones. Ya no es solo la Fiscal Luisa Ortega Díaz quien califica esos abusos: también los califica la máxima autoridad del Ministerio de la Defensa y jerarca responsable de la conducta de los guardias nacionales.

3. La responsabilidad institucional de la GNB

Estas declaraciones no se limitan a señalar la responsabilidad de los guardias que han cometido las “atrocidades”. Según las comentadas Normas de 2015, además, estas declaraciones comprometen la responsabilidad de la Guardia Nacional Bolivariana como institución.

Pues no se trata de “atrocidades” aisladas. Antes, por el contrario, lo que demuestran los registros periodísticos, las denuncias de diversas ONG y las propias investigaciones del Ministerio Público, es que estamos ante abusos cometidos de manera general y sistemática, con lo cual, es la responsabilidad de la GNB como institución la que está en juego.

4. La responsabilidad internacional por violación de derechos humanos

Lo que el general Padrino califica de “atrocidades”, son en realidad violaciones a los derechos humanos cometidos de manera sistemática y general por guardias nacionales. Tal y como el profesor Carlos Ayala explicó aquí en Prodavinci, esas violaciones comprometen la responsabilidad internacional de quienes han participado en tales acciones.

5. La desobediencia debida de los guardias nacionales

Al reconocer el general Padrino que hay guardias que están cometiendo “atrocidades”, y exigirles reconocer la preeminencia de los derechos humanos, está justificando el deber de los guardias de desobedecer toda orden que implique violaciones a derechos humanos.

La obediencia y disciplina son cualidades esenciales de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, como dispone el artículo 6 de la Ley Orgánica que rige a esa Fuerza. Pero el deber de obediencia tiene un límite, claramente señalado por el artículo 25 de la Constitución: los integrantes de la FANB no pueden obedecer órdenes que impliquen violaciones de derechos humanos, pues de hacerlo, serán personalmente responsables.

Es por esto que estas declaraciones ratifican que los integrantes de la Fuerza Armada tienen el derecho y el deber de desobedecer cualquier orden violatoria de los derechos humanos, relacionadas, entre otras, con el uso desmedido y desproporcionado de la fuerza pública, incluso, impidiendo el paso de las manifestaciones pacíficas, así como el abuso en la utilización de armas no letales como bombas lacrimógenas, la llamada “ballena” y la escopeta de perdigones.

De manera especial, los integrantes de la GNB están obligados a desobedecer cualquier orden que implique violar los estándares de actuación en manifestaciones, resumidos en las citadas normas de 2015.

En pocas palabras: a partir del 6 de junio, los integrantes de la GNB para obedecer al general Padrino, deben desobedecer toda orden violatoria a derechos humanos, mediante cualquiera de los actos de represión que han sido ampliamente registrados en los medios y que ahora son calificados de “atrocidad”.

6. ¿Y qué pasa si continúa la represión?

No tardaremos mucho en conocer si las declaraciones del general Padrino son o no acatadas. Si en la próxima manifestación pública –ya convocada para el 7 de junio– vuelven a repetirse actos de represión como los que hemos visto en los últimos días quedaran claras tres cosas.

La primera, que pese a las declaraciones del general Padrino, las atrocidades y violaciones a los derechos humanos continúan.

La segunda, que la responsabilidad del general Padrino quedará igualmente demostrada con sus propias palabras: pese a reconocer que se cometen atrocidades, no ha iniciado los procedimientos legales para impedirlas de manera efectiva.

La tercera, que todo aquel que ordene, tolere o permita esas atrocidades, así reconocidas por el general Padrino, será responsable personalmente, en los términos del artículo 25 constitucional, sin que pueda excusarse en el cumplimiento de órdenes superiores.

07-06-17