10 Últimos

domingo, 4 de junio de 2017

Los padrinos y el proyecto fracasado por @perroalzao


Por Arnaldo Esté


Mario Puzo, el exitoso autor de los libros sobre la mafia, además que un hábil novelista de intrigas, resulta un agudo psicólogo. Destapa los sueños de los grandes mafiosos. La ética mafiosa, de raigambre medieval, que supone una relación de protección a cambio de servicios y fidelidad abonados con una simbología que cultiva nobles y caudillos. Todo ello en permanentes juegos por el poder.

El proyecto revolucionario chavista nunca llegó a cuajar, a conformarse con coherencia y factibilidad, pero sí se amarró, ahora sabemos que provisionalmente, con las habilidades y carisma de un líder de estilo folk. El socialismo, como una miel atractiva para románticos y justicieros, trató de verificarse como sistema de protección en atmósfera petrolera, pero no logra armar un tejido comunitario que garantice producción y distribución adecuada, ni emergencia de la conciencia de un hombre nuevo. Se queda siendo una suma de recursos y vías para la compra de homenajes y servidumbres. La gente, hecha a la mentalidad de la mendicidad, recibe los regalos, reza las oraciones pero no se pega del cuento.

Ahora, los menguados herederos, en franco descaro e ilegalidad, sin mayor decoro ni estilo, lanzan un aparato muy mal armado y lo llaman asamblea constituyente. Un socialismo de receta post mortem, con la barata ilusión de que el simple nombre fuera a generar legalidad. Se dejan de lado las pretensiones ideológicas y la democracia participativa para centrarse en la conservación e incremento del poder. Un poder muy aporreado y desprestigiado al tener que apelar a la violencia directa.

El sistema de gobierno se desnuda como una debilitada confluencia de grupos de conveniencia, incluyendo jueces y militares, que permanentemente tensan sus cuerdas. Establecen entre ellos maneras de equilibrio muy precarias y enervantes. El estilo se pierde, por lo que emergen las negras piedras del poder explícito, que molestan mucho a los fieles devotos del buen gusto y del decoro argumental, por lo que las engañifas ideológicas resultan inútiles como disfraces.


La reunión de cancilleres de la OEA, aun cuando no logra para hoy un acuerdo sobre el texto de una declaración, sí evidencia un gran desgaste y aislamiento del gobierno. Los políticos y diplomáticos valoran el costo político interno que tiene embasurar la constitucionalidad democrática y no tienen mala memoria. Saben de dictaduras, de dictadores, de muertos y torturados, de mafias y corrupciones, del desbarranque de Cuba y su retorno a ser, como antes, un territorio de turistas y acompañantes, como ya lo fue cuando Batista. Leen las intenciones absolutistas, dictatoriales de la mal armada asamblea constitucional que les resulta, a los más cercanos, vergonzosa y difícil de defender, por lo que ya están de acuerdo en darle un parado.

Este es el panorama de la crisis general. La inflación sigue en sus saltos, gente que muere por mengua de medicinas y el hambre comienza a verse en caras y miradas, a tomar protagonismos, escenarios y lenguajes, que se agregan a las de los ya creativos marchistas.

Lo repito: ¿será esta crisis general, como personaje con vida propia, la que obligará a entenderse, a negociar, a llegar a un gobierno de coalición? No la voluntad o el genio de las partes (genio y voluntad que será necesario que aparezcan en algún momento) es la inminencia de la presión de la gente lanzada a donde sea para buscar comida. Una búsqueda desesperada y sin modales, que no sabe de paz o violencia, oposición o gobierno.

La palabra saqueo tiene gran figuración en la historia.


http://www.el-nacional.com/noticias/columnista/los-padrinos-proyecto-fracasado_185677