10 Últimos

domingo, 1 de enero de 2017

La inflación y los precios dolarizados le dicen adiós a las tradiciones del 31 por @contrapuntovzla


Por CONTRAPUNTO


La panty amarilla más económica cuesta 2.200 bolívares, un brasiere barato más de 5 mil, el kilo de lentejas está en 10 mil y un “baño” para la buena suerte no baja de 2 mil. Ni hablar de monedas chinas y piedras para atraer riquezas y buena suerte

A pocas semanas de que el billete de 100 desaparezca –por cierto el de más alta denominación por el momento– peligra una de las tradiciones venezolanas de recibir el año nuevo con dinero en los bolsillos para atraer la prosperidad.

Apenas han circulado algunas de las nuevas monedas de 50 bolívares, pero este nuevo cono monetario en metálico ha provocado las quejas de algunos que como Amanda García, habitante de El Valle, consideran que la inflación se ha hecho incontenible. “¿Qué vamos a meter el 31 de diciembre en los bolsillos? ¿Un montón de monedas devaluadas?”, se lamentó.

La costumbre de usar ropa interior amarilla la mantiene Eduardo Gómez, quien contó que en su familia no todos comprarán pantaletas o interiores amarillos este año “porque están muy caros”.



Un interior cuesta 8.700 bolívares en la tienda Blumer Center, situada en La Candelaria, y una pantaleta está en 7.990. Una vendedora de la tienda confesó que las ventas han estado “flojas”, pero confía en que el 31 de diciembre se acercarán los clientes “porque la gente deja todo para última hora”.

Frente a la plaza Candelaria una buhonera ofrece pantaletas amarillas a 2.200 y 2.800 bolívares, mientras en el mercado de Quinta Crespo están en 4.500 y 5.200 bolívares.


Desde hace 30 años Raúl Pinto está al frente de un puesto en el mercado de Quinta Crespo con su esposa y señaló que las ventas “han estado un poco bajas porque la gente lo que está buscando es comida”. No dudó en afirmar que este 2016 “está ruda la cosa”, mientras indicaba que una blumer amarilla está entre 4.800 y 5.200 bolívares.

  
Comer lentejas justo a la medianoche del 31 de diciembre para la abundancia será otra creencia que quedará en el baúl de los recuerdos. En el bodegón Santiago de Compostela de la Candelaria una lata de 400 gramos de lentejas importadas de Portugal cuesta 1.370 bolívares y la presentación de 200 gramos tiene un costo de 1.296 bolívares. En el mercado municipal de Quinta Crespo el kilo vale 10 mil bolívares.


Salir de la casa con una maleta para presagiar viajes en el año que está por venir también se ha hecho cuesta arriba para los venezolanos: en las tiendas el bolso de viaje más económico no baja de 20 mil bolívares.

En cuanto a los “baños” para espantar la pava y atraer la buena suerte los vendedores de Quinta Crespo ofrecen el litro en 2 mil bolívares en Quinta Crespo. Estos menjurjes se preparan con hierbas y esencias “dulces” y según los seguidores de la santería sirven para atraer energía positiva y prosperidad.
Las piedras o gemas, según sus poderes de sanación, limpieza, tranqulidad y la armonía que proporcionan, también son muy buscadas para el día de Año Nuevo y sus costos van entre 2 y 3 mil bolívares. Las más adquiridas son el cuarzo rosado (para incrementar el amor y mejorar la relación de pareja), el cuarzo ahumado (balancea la energía emocional e incrementa la alegría), la amatista (para la meditación, concentración, autoestima y apertura psíquica) y el azabache negro (para absorver las energías negativas).


31-12-16