10 Últimos

lunes, 13 de febrero de 2017

De Grazia: Si el Gobierno es malo, la oposición no ha demostrado ser mejor por @CarlosCrespoR


Por Carlos Crespo


El diputado señaló que es urgente que la MUD modifique su forma de actuar y tome decisiones de manera más rápida. “Hay que pasar a la ofensiva”.

Con una mezcla de vehemencia y preocupación, el diputado por La Causa R, Américo De Grazia, admite los errores en los que ha incurrido la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y pide, con urgencia, a sus compañeros de organización que definan un rumbo común. “Si el Gobierno es malo, la oposición no ha demostrado ser mejor”, dice con pesar.

Aunque piensa que sin la MUD “no hay posibilidad de salir de esta tragedia”, agrega que en este momento es necesario “meter el dedo en la llaga” para que la dirigencia de la oposición aterrice y se dé cuenta de que se está enfrentando a una “narcodictadura”.

Señaló que los partidos de la oposición no deben asistir al proceso de renovación de nóminas de militantes del Consejo Nacional Electoral (CNE), porque este será usado luego para ilegalizar a la tarjeta de la MUD. Urgió a sus compañeros a cambiar la forma de tomar las decisiones. “Tiene que haber un cambio de actitud, dejar de estar a la defensiva y pasar a la ofensiva”.

¿Por qué se tarda tanto la reestructuración de la MUD?

—Creo que no hay voluntad política, no hay comprensión de la dimensión del problema, de los actores, y honestamente, no estamos a la altura de la circunstancia histórica que nos impone el país. Si el Gobierno es malo, la oposición no ha demostrado ser mejor.


¿Qué está proponiendo La Causa R que se cambie en la MUD?

—El cambio lo vemos con una reglamentación. Ninguna empresa, ninguna institución, ningún partido, ningún grupo puede tener éxito si no tiene direccionalidad. Para darle direccionalidad tienes que reglamentarla, especialmente en un equipo tan plural, diverso y disímil como la MUD. La única manera, y es nuestra propuesta, es que contabilicemos el número de diputados que tiene cada fracción, hay 15 grupos políticos distintos que hacen vida parlamentaria y cada uno de ellos tiene prácticamente una suerte de cuota en diputados. Esos diputados se traducen en una suerte de porcentaje y de esa manera se puede tomar decisiones. Cuando hablamos de tomar decisiones en condiciones de consenso, hablamos de que 70 % u 80 % coincidan en adelantar una política, pero tienes que reglamentarla.

Es comenzar a hablarle en otro tono al Gobierno. ¿Me van a inhabilitar las elecciones primarias? ¿Bajo qué argumento? Si el Tribunal Supremo de Justicia prohíbe las elecciones, las hago. ¿Qué vas a hacer para impedirlas? La Causa R quiere hacer una elección primaria. ¿Quién se la va impedir?

Lo otro que pretendemos adelantar es que previo al proceso electoral tiene que haber primarias. Tú no puedes imponer que porque tú tengas 40 diputados todos los gobernadores, alcaldes y concejales y diputados van a ser tuyos. ¿Qué posibilidad tengo yo, como partido pequeño, de crecer en ese mapa? La única manera de que se llegue a entendimiento es por la vía de las primarias. También tiene que haber un cambio de actitud, dejar de estar la defensiva y pasar a la ofensiva.

El Gobierno como buena narcodictadura, porque eso es lo que es, está haciendo lo que hacen todas las dictaduras: desconocer, inhabilitar, poner presos, anular pasaportes, prohibición de salida. Si estás consciente de eso no puedes tratar a este Gobierno como tratabas al gobierno de Luis Herrera, de Lusinchi, de Carlos Andrés [Pérez] o de Caldera. Tienes que cambiar tu metodología de trabajo.

¿Cómo? Es ir al CNE y decirle a Tibisay Lucena y la directiva del CNE, ‘nosotros vamos a las regionales y a las municipales con tarjeta única, no vamos a legalizar ningún tipo de partido, no estamos interesados en eso. Tenemos una tarjeta legal y no le vamos a cambiar el nombre, es así como queremos ir y queremos primarias para alcaldes y gobernadores el 19 de marzo. No estamos pidiendo fecha, te estoy diciendo la fecha, y la quiero hacer contigo, pero las voy a hacer sin ti también’.

Pero ya hay partidos de la MUD que están listos para el tema de la renovación y dicen que van a acudir.

—Es un error estratégico. Cada partido que asista a legalizar su nómina se pone prácticamente a expensas del Gobierno. Si logra legalizarse y pasar la prueba es porque llegó a un acuerdo con el Ejecutivo. Eso es lo que va a pensar la gente. Si no lo recoge, quedaste ilegalizado y todos los que firmaron para legalizar La Causa R, para no usar el ejemplo de otro, toda la nómina de La Causa R que no logró legalizarse, se le resta a la [nómina de la] MUD. Se impide que tú te legalices y también deslegitimas a la MUD, porque no puedes tener doble militancia política.

Yo creo que hay gente que cree que está ante un Gobierno democrático y de esa manera se comporta.

Eso va a pasar con todos los partidos y es un craso error desde el punto de vista político, desde el punto de vista estratégico. Es un flaco servicio a la democracia venezolana y quedamos al desnudo y sin tarjeta. Ahorita tenemos la tarjeta de la MUD.

La gente también dice que esto es una tarea distraccionista del Gobierno, porque por ese motivo no hacen las elecciones de gobernadores.

¿Qué tiene que ver una cosa con la otra? Hay una tarjeta. La tarjeta de la MUD está legalizada y con 112 diputados. ¿Que nos pueden anular a través del TSJ? Que la anulen, pero también pueden anular a la AN. También a los partidos o inhabilitar, como inhabilitaron a María Corina Machado. Lo que no podemos dejar de hacer es cumplir nuestra tarea.

¿Cómo van a lograr que diputados, que son principales y suplentes de un circuito, no se postulen a la vez? Se corre el riesgo de que la MUD pierda curules en la AN.

—No quiero pisarle callos a nadie, porque no es mi tarea polemizar con Juan o con José. Nos eligieron para cumplir un rol, estamos comprometidos con ese rol y estamos trabajando en esa dirección. No me gusta el policamburismo, que estemos asando varios conejos al mismo tiempo. Tampoco es que eso sea un problema de dogma, no es un asunto dogmático, ni principista. Toda esta cultura parlamentaria tiene muchas deficiencias que tienen que ver con la coyuntura y circunstancias históricas que vivimos y aspiro a que tengamos una dirección distinta.

Si Americo De Grazia vive en el estado Bolívar, ¿cómo es que mañana se postula por el estado Zulia? No es una crítica personal a nadie, es en términos generales, eso es una falta de seriedad de la política venezolana. Eso es porque el centralismo, al verse agotados sus espacios para los actores, los ubicas en las regiones menospreciándolas.

¿Cómo va elegir la MUD a su nuevo secretario ejecutivo?

—Si no hay reglamento no hay manera de elegirlo. Creo que el reloj, el tiempo, conspira contra nosotros.

¿Cómo está funcionando el llamado G9?

Yo no asisto al G9, aun cuando mi partido sí asiste. Entiendo que tienen una dinámica de reunión prácticamente todos los días y que deben producir el reglamento y un secretario ejecutivo en las próximas horas, ellos mismos se pusieron el plazo de una semana.

¿Qué va a pasar con el diálogo?

No hay tarjeta en el país en todos los años de democracia, desde el 58 hasta ahorita, que haya sacado más votos que la tarjeta de la Unidad. No pueden venir a decir que es por falta de militancia.

Si no retomamos fuerza y calle, el diálogo es una espada de Damocles que conspira contra nosotros. He llegado a la conclusión de que lo que es bueno para Maduro es malo para los venezolanos y si el diálogo le hace bien a Maduro, le hace mal a los venezolanos. No satanizo el diálogo, pero es ir a un diálogo con fuerza propia, sin arrogancia pero con firmeza. Las regionales no pueden depender de un diálogo. Dependen es de la Constitución.

Tú me dices: los presos políticos. De repente eso puede ser motivo de diálogo, pero las elecciones no. ¿Qué pasa si no nos sentamos? ¿No hay más elecciones en el país? Esas son las preguntas que tenemos que hacernos. No prestarnos para el juego del Gobierno.

Tú tienes que subir también la apuesta, porque ellos suben la apuesta todos los días. Yo entiendo al Gobierno, como toda dictadura está haciendo lo que tiene que hacer, lo que no entiendo es por qué nosotros no hacemos lo que tenemos que hacer. El caso del 26, 27 y 28 de octubre. No hay revocatorio. ¿Qué le impedía a la oposición hacer un revocatorio popular? Eso no era simbólico, eso era mantener al pueblo en la calle. Simbólico son las marchas que terminan en bailoterapia y en aerobics o decir que vamos a hacerle un antejuicio al Presidente Maduro y vamos a tener elecciones en 30 días. ¿Cómo se come eso? Un referendo revocatorio popular sí lo puedes hacer, unas primarias te van a servir para legitimar los liderazgos regionales en las zonas.

Hay muchas cosas que revisar dentro de la MUD. El Gobierno quiere diálogo, pero ¿nosotros no vamos a dialogar primero entre nosotros? ¿No nos vamos a poner de acuerdo? Yo creo que no hay posibilidad alguna, ni remotamente, sin la MUD. Sin la MUD no hay posibilidad de salir de esta tragedia y por eso hablo de la forma en la que hablo, me angustia, preocupa y ocupa que esto funcione de forma distinta, que sea más eficiente, que sus decisiones sean más ágiles. Yo no pido ningún puesto ahí.

Pero la MUD parece incapaz de llegar a ningún acuerdo desde el año pasado.

—Creo que desde hace más de un año. ¿Sabes por qué salimos bien en las elecciones? Porque cada quien se montó su campaña en el hombro y hubo 335 municipios trabajando en la campaña y hubo 24 entidades regionales trabajando en su campaña. Fuimos asertivos, hubo direccionalidad electoral, ahora debe haber direccionalidad política, estratégica. Nosotros no escogimos a los del TSJ, permitimos que nos descalificaran los que fueron nombrados a dedo y los que fuimos escogidos por el pueblo nos dejamos meter el dedo en el ojo, por la inercia, por no tomar una decisión. Las decisiones tienen que ser oportunas. Dejamos correr las cosas, se hizo una cosa discursiva, y ahí estamos pagando los platos rotos. Convertimos una victoria popular en una derrota política.

Foto referencial: Cristian Hernández

12-02-17

http://cronica.uno/de-grazia-gobierno-malo-oposicion-no-mejor/