10 Últimos

martes, 14 de febrero de 2017

Respeto a la dignidad por @luisaconpaz


Por Luisa Pernalete


Lo mínimo que uno, como maestra, puede hacer para formar ciudadanos es estudiar la Constitución, que como sabemos, es el paraguas de todas las leyes en un país. Yo no me voy a poner con muchas exigencias y esperar que se cumplan los 350 artículos que tiene nuestra CRBV. Aunque podría uno, pero sueño con que podamos contar con el artículo 3, y lo cito textualmente, verán que coincidirán conmigo:

“El Estado tiene como fines esenciales la defensa y el desarrollo de la persona y el respeto de su dignidad, el ejercicio democrático de la voluntad popular, la construcción de una sociedad justa y amante de la paz, la promoción de la prosperidad y bienestar del pueblo y la garantía del cumplimiento de los principios, deberes y derechos reconocidos y consagrados en esta Constitución”. ¿Qué tal? Les juro que no lo inventé, lo copié igualito. Vamos por partes.

1. Los fines esenciales del Estado no son tener a la población sometida, ni  poner todos los recursos a favor de una parcialidad política, sino “la defensa y el desarrollo de la persona y el respeto a su dignidad”. ¡Qué maravilla! Entonces hay que evaluar si los venezolanos nos sentimos respetados en nuestra dignidad, ¿serán dignos los discursos ofensivos de algunos gobernantes? ¿Serán dignas las amenazas reiteradas en cadena nacional?

2. “… el ejercicio democrático de la voluntad popular”, otro fin esencial del Estado venezolano según el artículo que no guía, ¿entonces por qué será tan difícil que unos ciudadanos/diputados puedan entregar una comunicación, digamos, al CNE? ¿Hacer elecciones no es parte del ejercicio democrático?, por dar dos ejemplos.


3. Otro fin esencial del Estado: “la construcción de la sociedad justa y amante de la paz”, ello supone que debe haber coherencia entre fines y procedimientos, como diría Gandhi, entonces el Gobierno no debe propiciar la guerra, la confrontación; entonces comprar armas no puede estar por encima de la compra de medicamentos para los venezolanos; entonces los organismos policiales están para preservar la paz y no para  para amedrentar a los ciudadanos; entonces las OLP -aunque les pongan todas las letras del abecedario- no son coherentes con la construcción de una sociedad amante de la paz; y me temo que los altos niveles de impunidad no expresión de justicia.

4. “Promoción de la prosperidad y bienestar del pueblo”… estoy pensando en que en mis más de cuatro décadas trabajando en zonas populares en el interior del país, mis amistades y conocidos iban mejorando su situación: un año cercaban la casita, el año siguiente techaban el patio, si la nevera se descomponía la arreglaban, en los cumpleaños de los hijos había torta y hasta piñata si eran pequeños, pasaban trabajo pero podían tener espiraciones de mejorar; hoy, estaba recordando que mi comadre Iris -de San Félix- lleva meses sin nevera porque no tiene cómo arreglarla, y mi comadre Isabel -de Maracaibo- a veces no manda a su hija pequeña al preescolar porque no tienen ni para la merienda, “¡Todo se va en comida!”, me dicen, ni les cuento lo delgadas que están las dos… Bienestar y prosperidad son palabras que se fueron de sus conversaciones.

5. Finalmente, el Estado tienen como fin esencial “la garantía del cumplimiento de los principios, derechos y deberes reconocidos y consagrados en esta Constitución”. O sea: que tenemos derecho a los derechos: “manifestar pacíficamente y sin armas” (artículo 68); los niños y las niñas son Prioridad Absoluta (artículo 78), en consecuencia no deberían pasar tanto trabajo… Tengo derecho a soñar que el artículo 3 no se considere una aspiración conspirativa y debo luchar para que sea realidad.

10-02-17