10 Últimos

viernes, 17 de febrero de 2017

¿Por qué luce inviable que los 59 partidos políticos se legalicen? Por @puzkas


Por Eugenio G. Martínez


El proceso de renovación de la nómina de inscritos de los partidos políticos pondrá a prueba no solo la capacidad organizativa de las organizaciones, sino el concepto unitario de los partidos que integran la Mesa de la Unidad Democrática (MUD). El calendario aprobado por el Consejo Nacional Electoral (CNE) obligará a las organizaciones que forman parte de la MUD a “disputarse” entre ellas, no solo a los militantes en cada estado, sino el uso de los puntos de validación dispuestos por el organismo comicial.

La infraestructura técnica que desplegará a partir de este sábado 18 de febrero el CNE para adecuarse a la exigencia de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, hace inviable que la mayoría de las 59 organizaciones políticas que deben renovar su nómina de inscritos para evitar la ilegalización, logren registrar a sus militantes en la plataforma biométrica del CNE. Para evitar la ilegalización, cada partido político debe contar con el respaldo de 0,5% de los electores inscritos en 12 estados.

 ¿Por qué el rector Luis Emilio Rondón dice que los partidos solo tienen 14 horas para renovarse y la rectora Tania D’ Amelio indica que son cuatro días?

La diferencia entre ambas declaraciones radica en la forma en la que se está interpretando la normativa redactada por el CNE.

Según las Normas para la renovación de nóminas de inscritos de las organizaciones con fines políticos, cada organización política dispondrá de dos días para entregar al organismo comicial el listado de sus militantes en 12 estados. Al concluir este proceso la organización dispondrá de dos días para lograr que las personas que se encuentran en los listados acudan a las puntos de validación habilitados por el CNE para registrar la huella de los militantes de cada partido. Esta etapa de registro de huellas (que solo se realizará los días sábado y domingo durante siete horas diarias) representa el verdadero proceso de renovación.

Si un militante que se encuentra en las listas entregadas por los partidos al CNE no logra registrar su huella en el lapso de 14 horas, no se considerará como parte del 0,5% que respalda a cada partido.


 ¿Por qué se considera que el proceso es inviable para la mayoría de los partidos?

De los partidos que integran a la MUD, la organización Avanzada Progresista (Lara) será una de las primeras que deba intentar validarse. Según el cronograma diseñado por el CNE, entre los días jueves 16 y viernes 17 de febrero, el partido del gobernador Henry Falcón, junto a cinco organizaciones adicionales, deberá entregar al CNE el listado de sus militantes en 12 estados.
El sábado 18 de febrero y el domingo 19 de febrero, el partido deberá llevar a sus militantes a que se registren biométricamente en alguna de las captahuellas dispuestas en los estados donde el partido argumentó contar con 0,5% de los militantes. En este proceso, el partido del gobernador Henry Falcón deberá competir con la Organización Kilométrica de Venezuela, Movimiento Progresista de Venezuela, Movimiento por una Venezuela Responsable y Sostenible, La Fuerza del Cambio y Vamos Adelante.

Este proceso de “competencia” por los escasos puntos de validación tendrá su clímax el 11 y 12 de marzo. Según el cronograma del CNE, los partidos Alianza Bravo Pueblo, La Causa R, Proyecto Venezuela, Copei, Acción Democrática y Primero Justicia deben registrar a sus militantes ese fin de semana.

 ¿Seis partidos políticos no pueden conseguir el apoyo de 0,5% de los electores en 12 estados durante un fin de semana?

Por la escasa infraestructura desplegada por el CNE la tarea parece imposible de cumplir, especialmente si los partidos políticos no colaboran entre sí distribuyéndose estratégicamente los estados en los que deben validar, y repartiéndose además el uso de los equipos biométricos del organismo comicial.

Si se compara el proceso de captura de huellas por el que deberán pasar los militantes de los partidos políticos con el proceso de captura de huellas de las personas que firmaron avalando que se solicitara un referendo revocatorio presidencial en 2016, se puede argumentar que seis fuerzas políticas necesitan al menos cinco días continuos para lograr registrar el número mínimo de militantes que requieren en cada estado.

Por ejemplo: si los partidos Alianza Bravo Pueblo, La Causa R, Proyecto Venezuela, Copei, Acción Democrática y Primero Justicia deciden validar a sus militantes en el estado Miranda, entre las seis organizaciones deberán registrar durante 14 horas a 60.951 militantes (a razón de 10.159 militantes por partido).

Para que esto sea posible deben poder registrar sus huellas en las 24 captahuellas desplegadas en la entidad (2.540 diariamente en cada captahuella).

Durante el proceso de la recolección de firmas para avalar la convocatoria del referendo revocatorio presidencial en el estado Miranda, la oposición logró que 73.662 personas registraran sus huellas. Es decir, es posible hacerlo. No obstante, existen dos diferencias básicas entre estos procesos. La recolección del firmas para el revocatorio duró 5 días y el CNE habilitó para este proceso 32 captahuellas.

En la tabla anexa se puede analizar el escenario en caso de que los seis partidos que les toca registrarse cada semana decidan hacerlo en el mismo estado.




¿Y los partidos no pueden ponerse de acuerdo y distribuirse los estados?

Aunque cada fin de semana las organizaciones políticas lograran una acuerdo de cooperación y se dividieran en dos grupos para maximizar los esfuerzos, la cantidad de registros diarios que deben generarse en las captahuellas desplegadas por el CNE puede hacer suponer que solo 1 fuerza política (de un grupo de tres) logrará que todos sus militantes registren sus huellas. No obstante, la cantidad de validaciones diarias que deben generarse para que tres partidos políticos logren registrar a sus militantes en cada estado luce inviable.

Por ejemplo, en el estado Miranda deberían lograrse 1.270 registros de huellas en cada equipo biométrico del CNE por cada día del proceso, algo que luce inviable si se compara contra el precedente del registro de huellas para avalar el revocatorio.

Por otra parte, no debe olvidarse que el análisis de la ubicación de las 421 captahuellas desplegadas por el organismo comicial demuestra que en los casos de los estados Carabobo, Miranda, Lara o Zulia, el CNE desplegó menos captahuellas en las capitales de los estados, llevando el mayor número de equipos biométricos a los municipios más alejados en cada estado. Este sesgo en la distribución (menos población municpal, pero más captahuellas) dificulta aún más cualquier tipo de estrategia de movilización que los partidos políticos puedan diseñar para intentar mantener la legalidad según las exigencias de los magistrados de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia.


¿Y si una persona firma por varios partidos?

El TSJ prohibió la doble militancia en Venezuela (aunque ya no existe financiamiento público a los partidos políticos). En el caso que una persona firme y registre su huella por varios partidos, el CNE solo tomará como válido el último registro.

Por ejemplo: Si en carnavales un ciudadano firmó como militante de Voluntad Popular y después lo hizo como militante de UNT, ese registro se contabilizará para el partido liderado por Manuel Rosales. No obstante, si ese mismo ciudadano después firma por el Partido Comunista de Venezuela, entonces el registro será válido solo para esta última organización.

 ¿Cómo asignó el CNE los grupos de validación de cada fin de semana?
¿Por qué a Voluntad Popular le toca en carnavales, mientras UNT es el último partido de oposición en intentar renovarse?

Según informó el CNE el pasado 7 de febrero “el orden en que las organizaciones con fines políticos deberán validar sus nóminas dependerá del último proceso electoral en el que hayan participado y de los votos obtenidos en el mismo. Así, el primer grupo está conformado por aquellos partidos que no presentaron candidaturas en las dos últimas elecciones (…) El segundo grupo lo integran los que sí participaron en los comicios del 2015, a los que se le contabilizarán los votos obtenidos en ese proceso y se les dará el mismo orden de atención de acuerdo con su votación”.

Por esta razón, Avanzada Progresista fue asignada para intentar renovar su nómina de inscritos entre el 18 y 19 de febrero, mientras Voluntad Popular tendrá que hacerlo el fin de semana de Carnaval y al partido Un Nuevo Tiempo le corresponderá hacerlo entre el 18 y 19 de marzo.

Según el cronograma del CNE las últimas organizaciones en intentar validarse serán el Partido Comunista de Venezuela, Tupamaros y Bandera Roja, durante el fin de semana del 18 y 19 de abril.

¿Y no existe posibilidad de buscar militantes después del fin de semana asignado?

La posibilidad existe, pero el proceso es poco claro. El CNE ha explicado que culminada la etapa de registro de huellas realizará tres verificaciones distintas a los listados de los militantes:

1. Verificará los datos de los listados entregados por los partidos contra la información del Registro Electoral que se utilizó para las elecciones parlamentarias. Si un ciudadana para el 6 de diciembre estaba inscrito para votar en el estado Miranda y después se cambió para el estado Lara, deberá firmar y registrar su huella en el estado Miranda. Si lo hace en otra entidad (aunque esté registrado para votar en ese nuevo estado en 2017) pudiese considerarse como un intento de fraude.

2. Comparará el registro biométrico logrado durante cada fin de semana contra la base de datos de impresiones dactilares del organismo comicial.

3. Se descartará la doble militancia.

Si después de este proceso alguna fuerza política no ha alcanzado el 0,5% de los militantes, el CNE abrirá un proceso de reparo que durará dos días. En estos dos días todos los partidos políticos que no lograron la meta del 0,5% deberán llevar a sus militantes a registrarse ante el CNE. No obstante, aún no existe precisión sobre si este proceso de reparo será en paralelo con una etapa de arrepentimiento (electores que deseen retirar su firma de respaldo a una organización política) o de impugnación a los listados por supuesto uso ilegal de los datos de electores vivos o ciudadanos fallecidos.

Si no existen interferencias o se agregan nuevas etapas de revisión, todo este proceso debe culminar el 21 de junio de 2017.

16-02-17